Puerto Rico 18 agosto 2020

30% de los comercios podrían cerrar permanentemente

Ante el duro golpe económico que ha significado el coronavirus en Puerto Rico

El secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel Laboy Rivera, aseguró a EL VOCERO que ante el duro golpe económico que ha significado el coronavirus en Puerto Rico, se estima que entre 20% a 30% de los 43 mil comercios existentes en la Isla cierren permanentemente.

La mitad de los empleos que genera el sector privado —sobre 600 mil— provienen de pequeños y medianos comercios con menos de 50 empleados, que han sido los más afectados por la pandemia. Estos constituyen el 95% de los 43 mil establecimientos privados existentes en la Isla.

“El punto de referencia es que entre un 20% a un 30% de los comercios existentes se verán obligados a cesar operaciones permanentemente. De ahí estamos tratando de mitigar el impacto y que sean los menos posibles. Esto es una realidad y va a tener un serio impacto económico”, enfatizó Laboy.

De acuerdo con el DDEC, el sector económico más impactado es el turismo, que previo a la emergencia generaba 77,500 empleos aproximadamente y aportaba un 7% del Producto Interno Bruto (PIB) de la Isla. Sobre un 25% de la fuerza laboral turística ha quedado desempleada de forma permanente.

“El más afectado es el turismo. Le siguen las ventas al detal y el sector de restaurantes, que muchos no tienen la capacidad para operar al 50%. Se perdieron 100 mil empleos de marzo a mayo; con la reapertura se ganaron 20 mil, pero ahora con el aumento de contagios y el retroceso de la apertura, esperamos lo peor”, comentó Laboy.

El secretario señaló que —aunque están en mejor posición económica para responder al coronavirus— la crisis que ha ocasionado la pandemia ha sido la peor que le ha tocado manejar en su paso por el DDEC.

“Los huracanes fueron desastrosos por demás, pero teníamos una hoja definida de cómo nos íbamos a recuperar. Pero, con el coronavirus no sabemos cuándo va a acabar. Es un atentado directo a la salud que le está creando una presión enorme al sector privado. El estado necesita colectar sus contribuciones para brindar servicios y esto tiene un efecto en cadena peligroso. Esto es lo más grave que hemos enfrentado”, puntualizó el funcionario.

Según comentó Laboy, hay más de $1,400 millones del Cares Act que aún no se han desembolsado; una segunda ronda de estímulos federales que se están negociando en el Congreso y dinero del Programa de Desarrollo Comunitario para la Recuperación de Desastres (Cdbg-Dr) que podrían utilizarse para mitigar el impacto que ha tenido el virus sobre la Isla.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario