Puerto Rico 05 octubre 2020

Acuerdo sobre proceso de votación en cárceles

A los funcionarios electorales asignados a estas instituciones se les hará una prueba molecular 72 horas antes de las elecciones generales

A los funcionarios que entrarán a las cárceles para que los reos ejerzan su derecho al voto se les realizará una prueba molecular de coronavirus (COVID-19) 72 horas antes de las elecciones generales, explicó el presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), Francisco Rosado Colomer.

La realización de la prueba es parte de un acuerdo entre la CEE, el Departamento de Salud, la Guardia Nacional y el Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR).

Según dijo, Salud realizará la prueba a los funcionarios del distrito de Carolina, mientras que la Guardia Nacional se encargará del resto de la Isla.

Durante las primarias hubo controversia por las pruebas, pues se informó de incongruencias en las instrucciones sobre si los funcionarios debían tener la prueba molecular o la serológica y el tiempo que tomaría en tener los resultados.

El secretario de Corrección y Rehabilitación, Eduardo Rivera Juanatey, reaccionó en declaraciones escritas a EL VOCERO que “en aras de garantizarle el derecho al voto a los confinados, a la misma vez que su derecho a la salud y la vida, el procedimiento será el mismo que se llevó a cabo durante las pasadas primarias”.

“En conversaciones con la CEE, se permitirá la entrada exclusivamente del personal necesario para garantizar que el proceso se lleve a cabo, lo cual se realiza mediante los funcionarios de colegio de cada partido político. A cada uno de estos se les requerirá una prueba molecular realizada con no menos de 5 días de antelación al día de la votación de los confinados”, expresó.

“Aquel funcionario que no cuente con un resultado negativo a la prueba molecular el día de la elección, no podrá ingresar al sistema correccional. Los mismos funcionarios de colegio de cada partido fungirán a su vez como los observadores del proceso y se les solicitará entrar con toda la protección requerida para el proceso de las primarias pasadas; es decir, mamelucos, guantes, mascarillas, ‘face shield’ y continua desinfección de manos durante todo el proceso, tanto a los funcionarios como a los confinados”, agregó.

Alternativas sobre la mesa

En la CEE, según dijo Rosado Colomer, se están considerando todas las alternativas para evitar el contagio con Covid-19 durante el voto adelantado y las elecciones, pero no han decidido si utilizarán los métodos utilizados en las primarias, como tener un número de teléfono disponible para que los electores con una prueba positiva de Covid-19 puedan votar.

Al momento, señaló, consideran alternativas como proveer equipo de seguridad a los funcionarios electorales y permitir que los electores puedan votar desde sus vehículos. En las primarias de agosto al menos dos colegios realizaron votos por servicarro.

“Es uno de los asuntos que se está evaluando. El Comité de Reglamentos, compuesto por los comisionados alternos, está considerando las alternativas. Una opción es que el maletín de las unidades tenga equipo de protección similar al que van a tener los funcionarios en las cárceles, de forma tal que el elector permanezca en su vehículo y la junta salga a coger el voto”, explicó. “La otra alternativa es por teléfono, pero esos dos mecanismos todavía están bajo evaluación”, detalló.

Reglas del escrutinio

Previo a las primarias, la CEE alquiló el Coliseo Roberto Clemente para contar allí los votos, en vez de hacerlo en uno de los edificios de la CEE, como es lo usual. La decisión se tomó para prevenir los contagios con Covid-19. Aun así, el escrutinio se detuvo precisamente porque se reportaron varios casos positivos.

El presidente del organismo electoral informó que luego de discutirlo con el Departamento de Salud, realizaron cambios a la forma en que se realizará el escrutinio. Por ejemplo, cada funcionario electoral tendrá un espacio asignado que debe utilizar en todo momento. Las mesas serán separadas y se limpiarán las estaciones en cada receso.

Así, dijo, se evitará que haya que paralizar el proceso de escrutinio si se reporta un caso positivo a Covid-19 entre los funcionarios electorales.

“El Departamento de Salud nos ha dicho que, si tenemos un positivo, no hay que detener la totalidad del evento si tenemos un control de los funcionarios. Probablemente tengamos 76 mesas en seis filas de 11 mesas. Para el control, tenemos que saber qué funcionario está en cada mesa. De esa forma, si tenemos un positivo en una mesa, solo esa mesa y las cuatro circundantes tienen que detener en lo que se realizan las pruebas”, dijo. “Vamos a tener distanciamiento suficiente y cuando tengamos los recesos, se van a limpiar las mesas”.

Los funcionarios, dijo, deberán usar mascarilla y los escudos faciales o ‘face shields’.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario