AEE 30 octubre 2018

En veremos la seguridad en la bahía de San Juan

La Guardia Costera de Estados Unidos todavía no ha determinado si es seguro transportar y almacenar gas natural líquido en la costa de San Juan

La Guardia Costera de Estados Unidos todavía no ha determinado si es seguro transportar y almacenar gas natural líquido en la costa de San Juan y está en espera de un estudio que realiza la empresa New Fortress Energy, ahora en carrera para ofrecer este servicio a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

José M. Rosario, jefe de prevención de la Guardia Costera, afirmó que todavía no están listos para determinar que el proyecto es uno seguro.

Confirmó que hace varios meses New Fortress Energy comenzó el proceso de permisos.

Cuando se le preguntó si esto es un proyecto seguro, dijo que “no estamos en la etapa de determinar eso. Cuando llegue esa etapa, se harán vistas públicas para que el pueblo pueda proveernos cuáles son los riesgos que ellos consideran”.

“Ahora mismo ellos (la empresa) nos proveyeron toda la información de cuál es el propósito y las operaciones que tendrán. Basado en lo que nos están diciendo, nosotros les decimos si están en la línea adecuada basado en las regulaciones. De ahí ellos empiezan a hacer un estudio más detallado sobre la seguridad del pueblo y eso se hace en conjunto con nosotros”, afirmó. “Ellos nos dan su punto de vista y nosotros le damos la información basado en nuestro punto de vista y de acuerdo a los reglamentos”.

La Autoridad de Energía Eléctrica publicó una solicitud de propuesta (RFP, por sus siglas en inglés) para llevar gas a las unidades 5 y 6 de la Central San Juan. Al menos cinco compañías enviaron sus propuestas —incluyendo New Fortress— una empresa que tiene desde marzo un acuerdo de confidencialidad con la AEE precisamente para este proyecto.

Latente el riesgo

La propuesta permitiría llevar gas a estas unidades, pero no se ha anunciado la forma exacta cómo se haría. Un informe preparado por Siemens para la AEE en marzo de 2017 habla del riesgo de llevar gas natural a San Juan y recomienda transportar el gas en grandes cantidades a un tanque de almacenaje para manejar el costo.

Al preguntarle a Rosario los riesgos de transportar gas por estas aguas, contestó que “como le decimos a todo el mundo, toda operación tiene un tipo de riesgo, pero estamos involucrados y por eso hay agencias que se envuelven en esto y por eso tenemos muchos procesos a seguir”.

“Cualquier operación que requiera transferir gas dentro del puerto tiene que cumplir con dos documentos primordiales y hay que proveer los permisos para este tipo de operación”, dijo Rosario. “Hay que seguir eso para asegurar que sea una operación segura y tomar en cuenta la seguridad del público y del puerto de San Juan”.

La AEE encamina esta idea en momentos en que el Senado se apresta a aprobar la política pública energética de la Isla. Esta propuesta tiene como norte que toda la energía que se usa en el País sea renovable. Los autores de la medida, el vicepresidente del Senado, Larry Seilhamer y el portavoz de la delegación popular, Eduardo Bhatia, aseguraron que las dos ideas no son incompatibles.

“Esto es una transición. Esto va a tomar como 25 a 30 años para que muevas todo a energía solar o renovable. La gasificación es una forma de lo que se llama un combustible de transición. Lo tienes que hacer y la pregunta es, de lo que tienes disponible —petróleo, carbón...— cuál es el menos dañino”, dijo Bhatia. “Ese es el que hemos encontrado que es menos dañino y el que la Environmental Protection Agency nos dice que nos movamos a eso”.

Sobre la seguridad de transportar gas por esta área, Bhatia indicó que “nos preocupa tanto como le preocupe al Coast Guard, que son los profesionales en esto y han regulado esto antes”.

En una vista reciente sobre el proyecto para crear la política pública energética, varias organizaciones levantaron bandera sobre los planes de usar gas natural en la AEE.

José Menéndez, presidente del comité ejecutivo del Sierra Club de Puerto Rico, dijo en ponencia escrita que es un error pretender impulsar el uso del gas natural.

“La modernización de las centrales existentes a base de petróleo para su conversión a gas natural muy posiblemente representaría costos extremadamente altos que terminarían siendo absorbidos por los consumidores en las tarifas eléctricas “, afirmó.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario