AEE 15 diciembre 2017

Se esfuma la meta del gobernador

El gobierno no habla de expectativas, sino de problemas confrontados, mientras la economía y la calidad de vida se afectan

Hoy, la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) debía alcanzar el 95% de su capacidad de generación, según las metas que estableció en octubre pasado el gobernador Ricardo Rosselló.

Sin embargo, no se alcanzó la meta y se sigue hablando de la generación -y no del número de abonados y personas que tienen este servicio esencial-, por lo que todo apunta a que la restauración del 100% del sistema energético no será posible en lo que queda de año. Esto concuerda con las expresiones de portavoces del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (Usace, por sus siglas en inglés), que han calculado que el restablecimiento de gran parte de la red podría ocurrir en febrero.

Ayer, tanto La Fortaleza como el director ejecutivo interino de la AEE, Justo González, dijeron en declaraciones escritas separadas que en la reparación de la red eléctrica se han encontrado con “daños más complejos”, por lo que trabajan en un plan maestro.

“La AEE continúa perfeccionando su plan maestro de restauración mientras sigue restableciendo el servicio eléctrico y energizando sectores para restaurarles la electricidad a todos los clientes”, apuntó González.

Al igual que el secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Ramón Rosario Cortés, destacó que el Usace tuviera “retrasos con la trasportación de materiales y brigadas”.

“No obstante, la exigencia del gobernador se mantiene. El Cuerpo de Ingenieros y la AEE tienen que restablecer el servicio en el menor tiempo posible”, dijo.

Pero, el 14 de octubre, Rosselló dijo en conferencia de prensa y en medio de múltiples cuestionamientos que, “para el 15 de diciembre, un 95% (tendría luz). Estamos hablando de clientes servidos y no de generación”. En cambio, logró cumplir con un 50% de generación, no de abonados, para octubre.

El gobierno, en múltiples ocasiones, responsabilizó al Usace de la demora en la reparación, pero precisamente fue ese ente el que no solo advirtió que la meta era irrealizable debido a los daños que dejó el huracán María sino que reveló a El Nuevo Día -desde octubre- que no había suficientes materiales para trabajar en la reparación.

Otro traspié en la reparación de la red eléctrica fue la contratación de Whitefish Energy en vez de que se contactara a la Asociación de Empresas Eléctricas Públicas de Estados, de la que es miembro la AEE.

Bajo este panorama, comerciantes y ciudadanos concurren en que continuar sin luz luego de 100 días del huracán no solo afecta el desarrollo económico del país sino la calidad de vida. Ambas cosas, dijeron los entrevistados, provocan el cierre de negocios, el encarecimiento de productos y la emigración.

El profesor Gerardo Molinary, uno de los portavoces de la urbanización Piñero, en Hato Rey -una de múltiples comunidades sin servicio eléctrico- dijo que ahora su rutina diaria se ha adaptado al uso de un generador. Pero apuntó que, en el caso de los residentes en condominios, es más cuesta arriba porque el generador no puede usarse para lavar ropa y cuando no está prendido no cuentan con servicio de agua potable, que depende de la electricidad. “Se hace imposible vivir en él. No solo se va gente del país”, señaló.

Ramón Leal y José Salvatella, presidente y presidente electo de la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico, respectivamente, dijeron que los comerciantes han tenido que hasta triplicar sus gastos para funcionar con generadores, mantenerlos y suplirles el combustible necesario. Reconocieron que no todos los comerciantes pueden hacer esto. “Todavía no sabemos cuál va a ser el impacto neto hasta que no nos podamos sentar más adelante con toda la información, incluidos los pagos de seguros. Pero 30% de todos los restaurantes de Puerto Rico todavía están cerrados hoy y muchos no van a poder abrir. Esto es gigantesco. Nadie en el país pensaba llegar a tal extremo de que a 100 días de Irma y 84 de María íbamos a estar en la situación tan crítica con la luz”, afirmó Leal.

Por su parte, el presidente del Centro Unido de Detallistas, Nelson Ramírez, dijo que el costo energético del pequeño y mediano comerciante subió de 23 centavos el kilovatio con el servicio de la AEE a 60 centavos el kilovatio con generadores. Estimó que a causa de la falta de luz 5,000 de estos negocios han cerrado.

Fuente: elnuevodia.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario