AEE 28 mayo 2021

Tres de los cinco sindicatos que representan a empleados de la AEE desaparecerán

La Utier y la UEPI son los gremios que seguirán en la corporación pública tras la entrada de LUMA este próximo martes

La Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) confirmó que tres de los cinco sindicatos que representan a sus empleados desaparecerán a partir del 1 de junio, fecha prevista para que el consorcio LUMA Energy asuma la operación y mantenimiento del sistema eléctrico.

Irizarry estimó que, luego de este próximo martes, la AEE se quedará con 1,011 empleados, de los cuales 595 serán unionados. Los otros 416 serán gerenciales, temporeros y de confianza.

De los unionados, 559 serán de la Utier y 36, de la UEPI. Una “ínfima parte” estará en el Sistema de Retiro de Empleados de la AEE, mientras que el resto trabajará en el Directorado de Generación, que no estará bajo el control LUMA.

Anticipan plantilla unionada

En una declaración enviada a El Nuevo Día, LUMA reiteró su expectativa de tener una plantilla unionada y negociar convenios colectivos con los representantes que sus trabajadores escojan.

El consorcio recordó que sus empresas matrices, Quanta Services y ATCO, tienen 10,000 empleados sindicalizados y mantienen “relaciones constructivas” con los sindicatos. “Damos la bienvenida a los sindicatos”, afirmó.

LUMA estableció que “el derecho a la negociación colectiva es el derecho de los empleados individuales en un lugar de trabajo a reunirse y elegir un representante, sobre la base de una mayoría de votos, que luego negociará con su empleador los términos y condiciones de empleo”.

“Como empleador del sector privado, la relación entre LUMA y cualquier sindicato potencial que represente a los empleados se regirá por la Ley Nacional de Relaciones Laborales”, agregó el consorcio, tras reafirmar que, “en este punto, estamos enfocados en nuestros preparativos para el comienzo del servicio el 1 de junio”.

Sobre la posibilidad de una fuerza laboral unionada en LUMA, los presidentes de la Utier, Ángel Figueroa Jaramillo, y de la UEPI, Miguel Cruz, afirmaron que no es una prerrogativa del consorcio, ya que la ley federal viabiliza la organización sindical en talleres privados. “Que LUMA diga que da la bienvenida a los sindicatos no es una benevolencia. La ley federal lo permite; no es que LUMA quiera o no quiera”, dijo Figueroa Jaramillo.

Defienden sus talleres

Por otro lado, los presidentes sindicales defendieron la permanencia de la Utier y la UEPI a partir del 1 de junio, ya que tendrán empleados en Generación.

“La Utier va a seguir existiendo y, si es que LUMA llega, haremos público lo que tenemos planificado para nuestro futuro sindical. Pero, lo que sí puedo decir es que rompieron el cascarón y habrá multiplicación de trabajadores. La Utier va a crecer mucho más”, dijo Figueroa Jaramillo

“La UEPI no desaparecerá. Nos quedaremos con menos unionados que ahora porque son pocas plantas, pero seguiremos operando”, añadió Cruz.

Por otro lado, adelantaron que realizan gestiones con miras a seguir representando a los empleados de la AEE que sean trasladados a otras dependencias públicas, aunque en ellas haya otros sindicatos.

En el caso de la Utier, se evalúa “montar una estructura” que permita la representación de los trabajadores transferidos, explicó su presidente. Mientras, la UEPI, que pertenece a la Central Puertorriqueña de Trabajadores, está en conversación con los presidentes de los capítulos en las agencias “para llegar a un acuerdo”, indicó Cruz. En ambos casos, el panorama será más claro cuando se sepa finalmente cuántos empleados de la AEE fueron reclutados por LUMA y cuántos pasaron a otras dependencias públicas.

La Asociación de Empleados Gerenciales de la AEE no es un sindicato oficialmente reconocido, pero su presidente, Abraham García, contó que “trabajamos enmiendas a nuestro reglamento para atemperarlo” y mantener como miembros o socios a los trabajadores que sean trasladados.

Libros abiertos

Entretanto, Figueroa Jaramillo tildó de “totalmente falso” las versiones que apuntan a que la Utier se niega a que se establezca una nueva unión en LUMA, porque ello conllevaría abrir los libros financieros del sindicato que preside.

“Anualmente, la Utier tiene que rendir informes económicos auditados al Departamento de Estado y la Junta de Relaciones del Trabajo de Puerto Rico. Es falso que no queramos abrir los libros, pues lo informes, con detalles de ingresos y gastos, están ahí. La unión no tiene problemas (económicos). Claro está, en la medida que se pierden trabajadores hacemos los ajustes, pero no estamos en quiebra. Eso es totalmente falso, y es tan falso que nunca nos han hecho un señalamiento”, acotó.

Insistió en que el contrato de LUMA “violenta” la intención legislativa de la Ley 120-2018 (Ley para Transformar el Sistema Eléctrico de Puerto Rico), “que dice que se reconocerán los convenios colectivos y derechos adquiridos de los trabajadores” en la transición.

Fuente: elnuevodia.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario