Polizón cubano ya tiene sentencia firme de asilo político

Ya es firme la sentencia de asilo político dictada por un magistrado de inmigración a favor de Yunier García Duarte, en el joven cubano que en agosto último llegó al Aeropuerto Internacional de Miami (MIA), en la barriga de un avión procedente de La Habana.

El Ministerio Fiscal decidió no recurrir el dictamen, de ahí que el joven en menos de un año es elegible para solicitar la residencia permanente en EE.UU.

“Me siento realmente muy feliz desde el momento que recibí la noticia de que había vencido el plazo, que el fiscal no iba a apelar y que me quedaría en EE.UU.”, dijo García Duarte de 26 años, desde Atlanta, en el estado de Georgia, donde reside con familiares.

Su abogado Willy Allen, que lo representó desde el primer momento sin cobrar honorarios, recordó que el fallo es irreversible.

“Lo que quiere decir que, en 10 meses, mi cliente puede solicitar la residencia permanente en el país y yo diría que en 18 meses será residente legalizado en EE.UU.”, comentó el letrado.

García llegó a Miami escondido en la bodega de un avión procedente de La Habana, el pasado 16 de agosto. Fue enviado al Centro de Detención de Krome, en el suroeste de Miami, donde el Servicio de Inmigración retiene a los migrantes sin papeles. Ahí permaneció unas 5 semanas.

El 24 de septiembre, un juez le otorgó el asilo, tras reconocer que tenía evidentes razones para temer represalias políticas si era devuelto a su país, pero los representantes del Ministerio Fiscal dijeron que era prudente recurrir el veredicto porque el joven había cometido un delito penal.

El plazo venció, los fiscales no apelaron. Yunier es hoy asilado político y planea rehacer su vida en Atlanta, Georgia.

“Me encanta esta ciudad, muy bonita y tranquila, las personas son muy educadas y eso realmente me ha impactado mucho, comentó el joven que dice no perder tiempo y que pronto comenzará un curso de técnico en refrigeración mientras estudia inglés. “Ya he aprendido algunas cosas”.

Como asilado político tiene derecho a ciertos beneficios como ayuda económica, asistencia médica temporal gratuita, cursos de capacitación, así como la reclamación inmediata de familiares, entre otros.

“Él no ha solicitado ninguno de esos beneficios. No le ha hecho falta. Puede reclamar a su hija menor de edad, no así a la madre de la menor, porque no estaba casado legalmente. Lo más importante es que será un orgullo para nuestra comunidad porque estoy seguro de que sabrá comportarse y progresar en EE. UU”, afirmó orgulloso Allen.

Preguntado si estaría dispuesto a realizar la hazaña otra vez, Yunier no vaciló en contestar:

“Yo creo que sí, porque realmente en este periodo que he estado acá, he visto muchas cosas que me gustan, sobre todo, que uno se siente libre y eso me encanta”.

Fuente: martinoticias.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Deja tu comentario