Puerto Rico 25 marzo 2022

Albergarán a trabajadores importados en antiguas instituciones penales

Es parte de la estrategia que evalúa el gobierno para cubrir la necesidad de mano de obra en el sector agrícola

Al menos dos instituciones penales ya cerradas podrían ser transformadas para que sirvan de hospedaje a extranjeros o locales que trabajen en la industria agrícola.

La iniciativa -que aún está bajo evaluación- es parte de un plan para incentivar la agricultura en Puerto Rico, particularmente de cara a la próxima cosecha de café.

Para el alcalde de Maricao, William Ruiz, se trata de los primeros pasos para empezar a tomar en serio las acciones necesarias que lleven al País a tener seguridad alimentaria.

El secretario de Agricultura, Ramón González, dijo que ya visitó junto a Ruiz lo que se conocía como Campamento Santana en Maricao que funcionaba como cárcel de seguridad mínima juvenil y que cerró hace más de 10 años. A su juicio solo habría que trabajar para modernizar el área de los baños, incluir casilleros o alguna otra solución para que cada persona tenga sus pertenencias resguardadas, así como reparaciones menores.

“Eso va a ser la salvación de la agricultura. Uno de los problemas que venimos enfrentando los agricultores por décadas es precisamente la escasez de mano de obra, principalmente para el recogido de las cosechas. Una de las soluciones que le hemos planteado al Secretario de Agricultura es que utilicemos los edificios que están vacíos cercanos a las zonas agrícolas… En el caso del campamento que hemos identificado está en un lugar privilegiado y estratégico que no solo nos ayudaría en Maricao, sino a toda la región desde Sabana Grande, Yauco, San Germán y eso obviamente nos ayudaría al desarrollo social y económico de toda la región”, declaró Ruiz, quien se describió como cuarta generación de agricultores, en entrevista con EL VOCERO.

“La gestión de traer obreros, empleados de afuera la tiene que hacer el patrono directamente… y durante este año hemos visto que uno de los mayores retos es dónde hospedarlos y tener facilidades adecuadas, así que hemos estado mirando opciones”, afirmó el titular de Agricultura en entrevista separada.

“Con poco esfuerzo podríamos asignar fondos para ponerlos al día. Incluso tienen cocina para que todos ellos la puedan usar o combinarse con alguien que les cocine. Son facilidades bien adecuadas para eso”, señaló.

El alcalde de Maricao estimó en unos $200 mil a $300 mil el costo que podría conllevar la rehabilitación de las instalaciones, aunque hizo la salvedad que por el reciente incremento en la inflación ese estimado podría cambiar.

El secretario apuntó a que la alternativa que se considera es que la agencia asigne fondos de su programa de infraestructura para asistir en los costos de reparación y acondicionamiento y eventualmente el municipio puede cobrarles a los patronos algún cargo para poder darle mantenimiento al lugar.

González dijo que le “gustaría” tener listas las instalaciones de Maricao para agosto o septiembre para la cosecha de café. “Creo que lo podemos hacer”, indicó.

Otra instalación en Jayuya

Además del campamento en Maricao, se está considerando la rehabilitación de La Pica en Jayuya.

En este caso son 300 cuerdas de terreno que como indicó la secretaria de Corrección, Ana Escobar Pabón, aún estaba por determinarse ciertos aspectos técnicos, -como la agencia que tiene la titularidad-, entre otros, para entonces comenzar las negociaciones, con este o algún otro proyecto.

Escobar Pabón dijo que hay otras dos propuestas; una corresponde a una empresa privada que interesa ofrecer servicios de salud mental y otra no detallada por parte del alcalde de Jayuya. La funcionaria espera que antes de que termine el año pueda tener ya una determinación y un traspaso o venta.

El secretario de Agricultura descartó que por haberse tratado de cárceles las personas que vayan a trabajar se sientan presos, o menoscabados, porque ambas instalaciones están enclavadas en áreas bien agradables, que con solo acondicionar el lugar todo cambia.

El funcionario explicó que las instalaciones tendrían que cumplir con requisitos federales y pasar por una certificación.

Necesidad de mano de obra

En este momento que está por empezar la cosecha de café se necesitan de 3 mil a 4 mil personas en la industria, pero cuando se vaya implementando el plan que se trazó a seis años para que en ese periodo la Isla aumente de 15% a 50% la producción de alimentos, se van a necesitar “como 10 mil empleados”, estimó el secretario de Agricultura.

Por su parte, el alcalde de Maricao dijo que la falta de mano de obra es parte del problema que obliga al País a importar la mayoría de los alimentos que consume. Señaló que cuando en el siglo pasado se cambió el modelo económico a partir de la industrialización, no solo se abandonó la agricultura, sino que se le dio un matiz de castigo.

“Si no estudias, te vas para la finca. Eso le decían a uno. Se empezó a demonizar a las personas que trabajaban en la agricultura y nunca pensamos en las consecuencias. Por eso solo producimos el 15% de los alimentos… ha habido un efecto dominó y para poderlo revertir si no queremos importar y si queremos asegurar la comida, hay que motivar a nuestros jóvenes y dar los pasos”, expresó Ruiz, sin ocultar su frustración porque, además -indicó- la paga es muy baja.

La directora del Negociado de Seguridad de Empleo del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos, Angelí López, informó que para 2021 se solicitaron 35 órdenes de empleo o visas bajo el programa agrícola federal H2A para un total de 246 trabajadores. De estos hasta ahora han llegado a Puerto Rico 112 trabajadores y otros están por llegar. Para el año corriente hay 3 solicitudes de órdenes de empleo o visas para 22 trabajadores que “están en el proceso”.

La funcionaria aseguró que algunos patronos no están al tanto o no han sacado el máximo provecho de estas ayudas que podrían beneficiar traer mano de obra extranjera en caso de que no encuentren suficientes trabajadores localmente.

“Hemos orientado a los patronos para que conozcan el programa. Es una alternativa…” y por ello han estado ofreciendo adiestramientos junto con los departamentos de Estado y Familia.

Sobre el uso de edificios en desuso como cárceles o incluso escuelas, que es otra opción que está en la mira, López dijo que desconocía de la iniciativa, pero aseguró que lo ve totalmente factible “y muy beneficioso”.

Dentro de muy poco la necesidad de mano de obra en otras áreas, como la construcción, también será palpable. Manuel Laboy, director ejecutivo de la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (Cor3 por sus siglas en inglés), ha dicho que se estima habrá unos 40 mil puestos de trabajo como parte de las obras de reconstrucción con fondos asignados tras el paso del huracán María.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario