Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a americateve. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
18 de noviembre de 2019

Anticipan golpe letal para tiendas de uniformes

Empresarios sostienen que tomarán acción legal contra el Departamento de Educación por no seguir su reglamento

18 de noviembre de 2019 - 08:43

Las fábricas, tiendas y suplidores de uniformes escolares, auguran un panorama devastador en su economía tras el anuncio del Departamento de Educación (DE) de que para el próximo año escolar 2020-2021, el sistema público de enseñanza adoptará una nueva política pública de uniformes escolares.

En vista de ello, la Asociación de Industriales de Uniformes, LLC, incorporada en tiempo reciente, adelantó a EL VOCERO que próximamente tomará acción legal contra el DE apoyándose en el Reglamento General del Estudiante del Sistema de Educación Pública.

“El Reglamento dice que antes de cambiar los uniformes deben esperar 12 meses académicos porque los comerciantes piden sus telas con anticipación. Le vamos a radicar un Mandamus al secretario del DE para que cumpla con su propio reglamento”, informó el licenciado Luis Guillermo “Tato” León, quien representa a la entidad y entiende que con el cambio de uniformes solo se beneficiarán las grandes cadenas.

La entidad también anticipó que entre esta y la próxima semana visitará las oficinas del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio, ya que tiene una división que atiende situaciones que van en contra del desarrollo económico del País.

“Si esto se da cerraremos las puertas después de 20 años, porque más de la mitad de mis ventas son de uniformes de escuelas públicas. Se quedarían sin trabajo mis empleadas que trabajan desde su casa cosiendo y ganan entre $300 y $400 semanales. Se afecta el fabricante de telas y el que vende el hilo, botones y zippers. Nos han dañado el mercado”, reaccionó María Socorro Medina, propietaria de Jo-Mar Uniforms, fábrica y tienda de uniformes.

Este también es el caso de Dagoberto Rodríguez, dueño fundador de DM Uniforms, quien asegura que esta decisión terminará con la industria de la aguja en Puerto Rico, ya maltrecha.

“En la temporada alta tengo cerca de 12 empleados que se van a afectar, porque el 90% de mis ventas son de uniformes escolares. Tengo dos locales, tendré que cerrar uno y reducir personal. Esto fue de la noche a la mañana y ahora mismo tengo un inventario de $80,000 en telas ¿Qué voy a hacer con eso?”, expuso el comerciante y añadió que la industria ya se había afectado notablemente en los últimos años con la reducción de estudiantes y éxodo de puertorriqueños a Estados Unidos.

Alegan información incorrecta

Murad Said, dueño de la empresa Oceanic Inc. —quien vende exclusivamente uniformes escolares y quien describe el impacto que experimentará con el repentino cambio como desastroso— entiende que el secretario del DE está mal informado.

“Muchas de estas tiendas dependen de las ventas de ´back to school´ y el precio que dijo el secretario de DE es incorrecto. No está bien informado. El precio regular por pieza es de entre $10 y $15. El set de pantalón y camisa esta entre $20 y $25. Los padres no tendrán ningún ahorro con este cambio”, aseguró el empresario.

Este aseguró que el efecto de esta nueva medida es uno en cascada que impactará a más de 200 pequeños comerciantes que son los que les dan vida a los cascos urbanos y que sostienen a sus familias con las ventas de uniformes escolares.

“Esto afecta a la economía local de compañías con empleos fijos y a tiempo completo como la mía, que emplea a cuatro personas y en verano entre 12 y 15 personas. Esta decisión también traerá desigualdad social porque unos estudiantes tendrán ropa de marca y otra ropa más económica”, alegó Said.

Tocan el tema de seguridad

José Hernández, supervisor de la tienda de telas Alonso Sobrino, se mostró preocupado por la seguridad de los estudiantes que no estarán identificados por la falta de insignias con los nombres de las escuelas.

“Si al secretario no le importa la seguridad de los estudiantes, lo exhorto a que renuncie. Sin el logo cualquier persona podrá entrar a la escuela a hacer barbaridades y si un niño se fuga a un centro comercial, el guardia no tendrá manera de identificarlo. No sé quién lo asesoró y quién le dio los numeritos del precio de los uniformes”, declaró.

Hernández aseguró que van a matar la industria de la aguja que, además de casi desaparecer con la partida de las 936, tiene el reto de subsistir con los altos costos de energía eléctrica.

“Fabricar no es barato. Hay que traer muchos vagones de afuera que ahora serán menos, lo que significarán menos impuestos para el gobierno. Se va a afectar la economía general del País. ¿Qué vamos a hacer con el inventario y con los más de 3,000 empleados que se van a quedar sin empleo?”, cuestionó el supervisor de la tienda de telas, quien sostiene que que perderá cerca del 30% de sus ventas.

FUENTE: elvocero.com

18 de noviembre de 2019 - 08:43

Deja tu comentario

¿Querés estar informada/o las 24hs?

Suscribite a nuestro Newsletter