Puerto Rico 01 octubre 2021

Aprueban un alza de menos de un centavo en kilovatio por hora

Negociado de Energía no avala aumento de 2.49 centavos solicitado por LUMA

En el ciclo de facturación por el servicio de energía eléctrica que comienza hoy y se extiende hasta el 31 de diciembre, los clientes de LUMA Energy recibirán un alza de 0.007 centavos en el costo de kilovatio hora, según aprobado anoche por el Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR).

El negociado determinó que al aprobar esa cantidad de menos de un centavo y no lo que había solicitado LUMA originalmente, que era 2.49 centavos en el kilovatio hora, esto le permite “salvaguardar el interés público”. Añadió que no se puede permitir que se recobre de los consumidores la totalidad del gasto por concepto de compra de combustible que se solicita.

La resolución resalta que la precaria situación financiera y operacional de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) ha sido el resultado de una prolongada ineficiencia. “La práctica reiterada de la autoridad de indiscriminadamente pasar a los consumidores gastos no prudentes ha resultado en una incapacidad de bajar las tarifas y de mejorar la calidad del servicio. En fin, ha creado una propensión a la ineficiencia fiscal y operacional. Es indispensable atajar la ineficiencia de la autoridad y que esta se encamine hacia una disciplina financiera y operacional”.

En su determinación, el NEPR ordenó a LUMA -que opera el sistema de transmisión y distribución de energía- y a la AEE presentar “una actualización del proceso de análisis y potencial reclamo a sus aseguradoras (de LUMA) o las aseguradoras de la autoridad respecto a los eventos de junio a agosto de 2021, o cualquier evento posterior”, lo cual podría subsanar cualquier deficiencia en los ingresos de ambas producto de la compra de combustible más caro para operar el sistema eléctrico por la falta de generación de los pasados meses. Ordenó, además, que se le provea información sobre el “contrato entre la autoridad y New Fortress Energy para el suplido de gas natural en las unidades San Juan 5 y 6”.

“El Negociado de Energía fue creado para asegurar que la política energética que establezca el pueblo de Puerto Rico por medio de sus representantes electos sea efectivamente implantada, siempre velando por el interés público. Parte esencial de esa política pública es asegurar el buen funcionamiento del sistema eléctrico y la estabilidad en los precios de energía en Puerto Rico”, indicó el presidente del organismo, Edison Avilés Deliz.

Cuestionan el incremento

Para el economista José Caraballo Cueto, un aumento en la tarifa de luz es “insólito”, en momentos en que se está proveyendo el servicio más deficiente.

“Lo que uno esperaría es que si das un servicio de menor calidad y de forma interrumpida, el precio sea más económico”, destacó.

En términos económicos, expuso, un aumento tendrá repercusiones en al menos tres áreas mayores. Por un lado significa un aumento en el costo de vida en el País, lo que a su vez se traducirá en un incremento en los niveles de pobreza y en la cantidad de personas que migran, entre otros aspectos sociales.

Asimismo, aumenta el costo de hacer negocios, lo que a su vez afecta la competitividad, lo que puede provocar la pérdida de empleos, y se afecta la producción en la economía real.

“Una tercera vía en la que esto se verá reflejado es que un aumento podría provocar un caos entre los bonistas de la AEE que estaban buscando, como parte de su acuerdo (para el pago de la deuda), que se aprobara un aumento para que a ellos se les pueda pagar, pero si se aprueba un aumento en la tarifa quizás se le achica esa posibilidad...”, advirtió el también profesor universitario.

En otras palabras, la aprobación de una tarifa especial como parte del acuerdo con los acreedores de la AEE puede tirar muy por encima las proyecciones que al final se le pasarían a los abonados o dan al traste con esa renegociación.

Caraballo recordó que la Junta de Control Fiscal ha insistido en que hay que bajar el costo de la electricidad y que no debe subir de 20 centavos el kilovatio hora para no afectar la competitividad de la Isla, “pero un alza nos proyecta por encima de eso, lo que es una contradicción”.

Adolfo González, presidente de la Asociación de Centros Comerciales, afirmó que definitivamente un aumento es un golpe bien duro, “aparte del problema del mal servicio, la inestabilidad y falta de confiabilidad del sistema que afecta a todos los negocios”.

El ejecutivo destacó que desde el paso del huracán María han sido años difíciles. Agregó que para los inquilinos de los centros comerciales este aumento se combina con el alza al salario mínimo que debe entrar en vigor dentro de tres meses, pero que desde ya ha tenido también su efecto porque para retener empleados ya muchos dueños de negocios han tenido que ir haciendo el ajuste.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario