Puerto Rico 14 enero 2022

Ayuda de $600 para el personal hospitalario

Los pagos se harán a finales de este mes y principios de febrero

El gobierno entregará un incentivo de $600 a los profesionales de la salud que estén trabajando en los hospitales públicos y privados, así como al personal que trabaja en los centros de rastreo de covid-19 del Departamento de Salud.

El gobernador Pedro Pierluisi expuso que el dinero tiene la finalidad de ofrecer ayuda al personal de la salud que lleva ya casi dos años trabajando en la pandemia y que experimenta cansancio en medio del repunte que mantiene las hospitalizaciones por encima de los 900 casos.

“Para apoyar personas que laboran en hospitales, estaré ofreciendo un incentivo de $600, usando fondos del Plan de Rescate Americano, conocido como ARPA. El personal elegible serán empleados o contratistas que trabajen de manera presencial y a tiempo completo y con un ingreso máximo de $55,000 durante el año natural de 2021”, detalló el gobernador.

Explicó que la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) recibirá las solicitudes y la expectativa es que los pagos se realicen a finales de este mes y principios del próximo.

Indicó que para reducir los casos positivos y las hospitalizaciones “tenemos que seguir arreciando esfuerzos para protegernos todos, continuando el uso de mascarilla, distanciamiento y desinfección, así como la vacunación y el refuerzo”.

El incentivo

El personal elegible serán empleados o contratistas que trabajen de manera presencial y a tiempo completo y con un ingreso máximo de $55,000 durante el año natural de 2021.

Por su parte, el secretario de Salud, Carlos Mellado, informó que los hospitales están en 58% de ocupación y “es importante que entendamos el sacrificio que cada una de estas personas hace”, en alusión a los empleados de hospitales.

“Estamos ante una ola de la variante ómicron, pero en este momento es importante que entendamos que estamos en una posición diferente porque tenemos un porciento de positividad de 36% y 1,256 casos por cada 100,000 habitantes y un alto número de hospitalizaciones”, añadió el secretario.

En conferencia de prensa ayer, el gobernador y el secretario indicaron que no están considerando activar la Guardia Nacional para establecer centros de tratamiento ambulatorios, como se consideró al principio de la pandemia. Tampoco está en planes pedir ayuda del Ejército de Estados Unidos para que envíe personal médico.

De acuerdo con Mellado, los hospitales no han solicitado este tipo de auxilio al gobierno.

“En este momento los hospitales no han pedido ese tipo de ayuda de activación. Es una herramienta que Puerto Rico tiene. Una ocupación en hospitales de 58%, viéndolo sin saber lo que está pasando con el personal, no es una cantidad considerable”, indicó.

Mencionó que es preciso vaciar las salas de emergencia para que retornen los pacientes que necesitan acudir al hospital por otras condiciones y que se han negado a ir para evitar el contagio con el covid-19.

Agregó que se autorizará la dispensa de medicamentos antivirales desde las salas de emergencia, para reducir el tiempo de las personas en el hospital y evitar que tengan que acudir a las farmacias a buscar medicamentos que podrían estar disponibles en las salas de emergencia.

“Este año, 1,570 puertorriqueños murieron con la prevalencia más alta de cáncer y fallo renal y esta situación pandémica ha llevado a pacientes a no ir a salas de emergencia con un dolor de pecho”, expresó. “Tienen que acudir a los hospitales. En colaboración con los hospitales vamos a descongestionar estas salas y poder dar el tratamiento adecuado. Las hospitalizaciones van a subir, eso lo sabemos, pero estamos en comunicación con ellos para atender eso”, aseguró.

Indicó que el Departamento de Salud habilitará carpas en el Hospital Universitario Dr. Ramón Ruiz Arnau, en Bayamón, y también en Centro Médico para ofrecer tratamientos contra el coronavirus, como los antivirales.

Ayer el gobernador impuso la Ley Seca entre la media noche y las 5 a.m., y ordenó el cierre de negocios durante este horario. El aforo se redujo a 75% en espacios abiertos y 50% en espacios cerrados que vendan bebidas y alimentos. Esto incluye coliseos, teatros, cines, barras deportivas, chinchorros, restaurantes y cafeterías.

Para los eventos con más de 250 personas, la orden exige evidencia de vacunación y el resultado negativo al covid-19.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario