Puerto Rico 03 junio 2022

Bajo fuego la medida que limitaría el aborto

Se genera nueva polémica por enmienda sobre los casos de embarazos por violación

A menos de un mes de que culmine la tercera sesión ordinaria de este cuatrienio, la medida que crearía la Ley para la Protección del Concebido en su Etapa Gestacional de Viabilidad continúa generando controversia en el Senado, principalmente por una enmienda que aborda los casos de embarazos por violación.

Ayer, la medida pasó el cedazo de la Comisión de Asuntos de Vida y Familia, presidida por Joanne Rodríguez Veve, tras rendir un informe positivo recomendando su aprobación y convocar una reunión ejecutiva para que se votara sobre la legislación. Esta fue aprobada en votación interna con 10 votos a favor y cuatro en contra.

Los legisladores que se opusieron a la medida fueron Ana Irma Rivera Lassén, de Movimiento Victoria Ciudadana (MVC); Migdalia González, del Partido Popular Democrático (PPD), María de Lourdes Santiago, del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y el senador independiente José Vargas Vidot.

Entre los que votaron a favor están Rodríguez Veve; los populares José Luis Dalmau (presidente del Senado), Ramón Ruiz, Albert Torres, Rubén Soto, Ada García, Marially González y Javier Aponte Dalmau y los novoprogresistas Marissa Jiménez y Henry Neumann.

¿Crees que las víctimas de violación deben tener la opción de que les induzcan un parto prematuro después de las 22 semanas de gestación?SíNoVote View Results

Con esta votación, la controvertible medida pasa ahora a la Comisión de Reglas y Calendario del Senado, por lo que podría ser atendida en la sesión ordinaria en cualquier momento. Sin embargo, para que sea aprobada en el pleno necesita un mínimo de 14 votos y de obtenerlos pasaría entonces a la Cámara de Representantes.

De hecho, Dalmau indicó que la medida sufrió “muchas” enmiendas que fueron recogidas en las vistas públicas y los planteamientos realizados por distintos sectores. De igual manera, defendió la enmienda sobre los casos de embarazos por violación.

“Una mujer que sufre una violación tiene derecho a abortar dentro de las primeras 22 semanas… Anteriormente, se prohibía que abortara. Ahora se permite que aborte”, abundó Dalmau, uno de los siete autores de la medida, quien indicó que el cambio fue planteado a Rodríguez Veve por una senadora, la cual no identificó. “La enmienda es para que víctimas de violación pudieran abortar antes de que la criatura sea viable”, puntualizó el líder senatorial.

El Proyecto del Senado 693 dispone que, en caso de un embarazo por violación, de no cumplirse con ninguna de las excepciones médicas dispuestas, si la madre no desea continuar con su embarazo en algún momento luego de cumplidas las 22 semanas de gestación “podrá optar por que le induzcan un parto prematuro”.

Esto “siempre y cuando el médico determine que la inducción del parto prematuro no pondrá en peligro la vida de la madre y ofrezca posibilidades de sobrevivencia a la criatura luego del parto”. En este caso, la madre podrá utilizar los recursos provistos para dar a su hijo en adopción, incluyendo llevar a cabo una entrega voluntaria.

Para la senadora Santiago, la enmienda sobre los casos de violación es una “bien chocante”.

“La única alternativa que tendrían después de las 22 semanas en la ausencia de la declaración de un médico o un caso de emergencia clínica es que la sometan a un parto prematuro inducido y que recurran -si así quieren- a la entrega voluntaria (del recién nacido)”, expresó.

De igual manera, González -presidenta de la Comisión de Asuntos de las Mujeres del Senado- expresó que “nosotros no queremos obligar a nadie a hacer determinada cosa, sino permitir que la persona sea la que pueda tomar la decisión”. Adelantó que su comisión rendirá un informe negativo, recomendando que no se apruebe la medida.

Esto contrasta con el informe rendido por la Comisión de Asuntos de Vida y Familia del Senado, el cual es uno voluminoso y, entre otras cosas, incluye las mismas imágenes que se presentaron en las vistas públicas de fetos de más de 22 semanas, así como una publicación religiosa. En total, se realizaron cuatro vistas públicas sobre la medida.

El Artículo 3 de la legislación establece que, para propósitos de esta ley, se presumirá viable todo concebido en el vientre materno con 22 semanas o más de gestación. Indica que esta presunción puede ser rebatida por un facultativo médico debidamente licenciado y autorizado a ejercer la medicina en Puerto Rico.

Las excepciones

Asimismo, se dispone que, a partir de la semana 22 de gestación, solo podrán llevarse a cabo procedimiento de terminación de embarazo cuando la decisión esté fundamentada en el juicio médico informado; cuando se diagnostique una anomalía fetal; y cuando un médico “rebata la presunción de viabilidad determinando, a la luz de las mejores prácticas de la medicina, que el concebido de 22 semanas o más de gestación no podrá sobrevivir independiente de su madre fuera del vientre materno”.

Defiende el proyecto

En entrevista con Las Noticias de TeleOnce, Rodríguez Veve afirmó que en el caso de los embarazos por violación se estableció en el proyecto que “si una madre está saludable y ese bebé de cinco meses y medio o más está saludable también y ya el médico determina que pueda sobrevivir fuera del vientre, en esos casos no se puede terminar con la vida de ese bebé, pero sí la madre tendrá la opción de procurar un parto prematuro para entonces no tener que estar los nueve meses embarazada”.

Para la senadora novoprogresista Nitza Morán, se debe ser neutral al evaluar un proyecto como el del aborto y considerar escenarios que van mucho más allá de restringir esa práctica. En ese contexto, señaló que hay que preguntarse qué pasará con ese menor una vez sea traído al mundo, las opciones que tendrá, si realmente tendrá una calidad de vida.

“Se convierte en ley, salvamos una vida porque no cabe duda de que estamos salvando un niño, pero va a ser un niño en un vientre de una madre no deseado”, agregó la senadora.

De igual manera, Rivera Lassén destacó que “cualquier presunción de viabilidad, yo recuerdo perfectamente que también el panel médico dijo que eso no se podía tener, que tenía que ser de caso en caso”.

De otro lado, ocho organizaciones civiles publicaron un extenso informe negativo sobre la medida, mientras que otras 26 lo endosaron. Algunos de los grupos que se oponen son el Proyecto Matria, el Colegio de Profesionales del Trabajo Social, Inter Mujeres Puerto Rico y la Asociación de Psicología.

“Esto lo hacemos con el más alto nivel de responsabilidad hacia el País, pero también desde un compromiso inquebrantable con el derecho a la intimidad, a la vida y a la paz de las mujeres y personas gestantes que habitan Puerto Rico”, agregaron estas entidades.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario