Biden 30 julio 2021

Administración Biden sanciona a dos oficiales y a la PNR en Cuba 

Las medidas son parte de las reacciones prometidas por el presidente Joe Biden en respuesta a la cruenta represión del régimen cubano

El gobierno de Joe Biden sancionó este viernes bajo la ley Magnitsky a los máximos directivos de la Policía Nacional Revolucionaria en Cuba (PNR), Oscar Alejandro Callejas Valcarce y Eddy Manuel Sierra Arias. Además, designó a la organización represiva como una entidad sujeta a sanciones del Departamento del Tesoro.

Las medidas son parte de las reacciones prometidas por el presidente Joe Biden en respuesta a la cruenta represión del régimen cubano a los manifestantes pacíficos que tomaron las calles de la isla pidiendo libertad.

La Ley Magnitski es una legislación aprobada en los Estados Unidos para castigar a los responsables de violaciones a los derechos humanos y también a acusados de corrupción.

El anuncio se realizó una hora antes de que el presidente Biden se encontrara en la Casa Blanca con un grupo de cubanoamericanos así como el cantante y compositor Yotuel Romero. Un alto funcionario estadounidense dijo en una conferencia con periodistas que la administración Biden quiere enviar más personal a la embajada de EEUU en La Habana, así como medidas sobre el acceso a internet en la isla y el envío de remesas.

El alto funcionario también afirmó que el gobierno continuará reuniéndose con todo el espectro político cubanoamericano y que las medidas que la administración planea tomar tienen como fin mejorar la vida de la gente en la isla y empoderar al pueblo de Cuba.

"Estoy seguro que los chinos y los rusos están sonriendo porque las acciones de los Estados Unidos están estancadas en el pasado. Tenemos que enfocarnos en una política que utilice todos los instrumentos del poder norteamericano empezando con el Título I de la Ley Helms-Burton, pero también actualizar nuestra política y no intentar politizar la libertad de Cuba, un tema que no debe ser una política partidista", dijo el abogado cubanoamericano Jason Poblete, presidente de la Global Liberty Alliance.

Embed

La Ley Magnitski es una legislación aprobada en los Estados Unidos para castigar a los responsables de violaciones a los derechos humanos y también a acusados de corrupción.

Para la coordinadora de CubaDecide, Rosa María Payá, las medidas anunciadas por Biden no están acorde "al momento histórico que se vive".

"Biden debería estar encabezando una coalición de países que denuncien a ese régimen como ilegítimo. Parece que no se entendiera que el reclamo básico del pueblo cubano es el fin de la dictadura", dijo Payá.

Norges Rodríguez, fundador de YucaByte, lamentó que la Casa Blanca esté seleccionando a personas que no son frontales con el régimen a la hora de pedir opinión. "Si la Casa Blanca quiere tener la idea de lo que está pasando en Cuba tiene que hablar con la gente de San Isidro, con los del Movimiento del 27 de Noviembre... Me preocupa que la Administración está priorizando a quienes piden diálogo y no el fin del régimen", dijo.

Orlando Gutiérrez Boronat pidió que se sancione aún más contundentemente al régimen. "Pudieran denominar al Ministerio del Interior como Empresa Criminal Conjunta, porque eso llevaría a una condena internacional inmediata", dijo el coordinador del Directorio Democrático.

El régimen responde

El canciller del régimen, Bruno Rodríguez Parrilla, respondió a la reunión de Biden con activistas cubanoamericanos.

"La reunión del presidente Biden con anexionistas cubanos es una farsa para justificar operación de cambio de régimen contra Cuba. Al gobierno de EEUU solo le interesa la maquinaria electoral en la Florida, mientras ignora reclamo del pueblo cubano, de sus electores cubanos y estadounidenses y del mundo", dijo Rodríguez.

La Oficina para el Control de Activos en el Extranjero (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro incluyó la semana pasada a Álvaro López Miera, un militar y líder político cubano, y a la Brigada Especial Nacional del Ministerio del Interior, en la lista de sancionados.

En esa lista también se encuentran Raúl Castro, quien se retiró del poder este año y su círculo más cercano, lo que incluye a sus hijos Alejandro Castro Espín, que desempeñó funciones militares en el gobierno, Mariela Castro Espín, que dirige la rama oficialista del colectivo LGTB+ de la isla, así como a Deborah Castro Espín y Nilsa Castro Espín.

EEUU también mantiene sancionado al poderoso general Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, exyerno de Raúl Castro y administrador de una gran parte de la economía cubana como presidente ejecutivo del conglomerado empresarial de los militares, el Grupo de Administración Empresarial, S.A. (GAESA).

Sígueme en Twitter y Facebook: @MarioJPenton.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario