Candidato PNP al Distrito 6 impugna certificación de Ángel Morey Noble en la CEE

Samuel Almodóvar Lugo alega que tenía pendiente una queja en el Comité de Quejas y Agravios del PNP cuando la colectividad solicitó que Ángel Morey Noble fuera certificado para el puesto de representante

Samuel Almodóvar Lugo, quien corrió para convertirse en el sustituto de Antonio “Tony” Soto en la Cámara de Representantes por el Distrito 6 de Guaynabo, Cataño y Bayamón, solicitó ayer a la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) que deje sin efecto la resolución que declaró a Ángel Morey Noble como representante.

Almodóvar Lugo, ingeniero de profesión y subdirector de Recreación y Deportes en el Municipio de Guaynabo, indicó que si en o antes del lunes no recibe una respuesta de la CEE, acudirá al tribunal.

“Primero queremos agotar los recursos administrativos”, dijo a El Nuevo Día.

Entretanto, el presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez, indicó que el cuerpo legislativo procedió con la juramentación de Morey Noble basándose en un documento oficial de la CEE. Indicó que como único se puede impugnar la juramentación de Morey Noble sería a través de una querella en la Comisión de Ética.

“Se trata de una controversia electoral en el PNP. Nosotros vamos a esperar”, dijo.

Entretanto, Marrero sostuvo que su cliente, miembro del Partido Nuevo Progresista, radicó su candidatura para la vacante que dejó Soto.

En la carta se indica que Almodóvar Lugo solicitó al PNP activar el Comité de Quejas y Agravios para dilucidar supuestos defectos en el proceso que realizó la colectividad al momento de confeccionar las listas de delegados. Sin embargo, el propio partido, sin completar ese proceso administrativo, solicitó a la CEE que certificara a Morey Noble como único candidato.

La CEE certificó a Morey Noble como Representante del Distrito 6, que comprende Guaynabo, Cataño y Bayamón, el 27 de mayo.

“A la fecha del 2 de junio de 2021, en lo que parece ser una acción concertada entre la CEE y el PNP, el secretario de la CEE incumpliendo con su trabajo, no publicó la certificación del señor Ángel Morey y tampoco notificó a las personas con interés o afectadas a pesar de que existen términos para recurrir de las decisiones y actuaciones de la CEE una vez estas son notificadas”, indicó Marrero.

El abogado argumentó que, debido a que el PNP no ha concluido su proceso decisional en el Comité de Quejas y Agravios, la colectividad tampoco podía solicitar la certificación de Morey Noble, considera que es contraria a derecho y nula.

“Solicitamos la reconsideración del pleno de la CEE para que sea declarada nula, anulada o revocada”, sostuvo Marrero.

El PNP escogió una elección por delegados para llenar la vacante de Soto. Entre otras cosas, se expone en la carta que, como parte del proceso de métodos alternos de nominación para llenar una vacante, todo candidato tenía el derecho a tener acceso, con no menos de 60 días de anticipación a la fecha de la votación, a la lista de electores, afiliados o delegados.

La colectividad, además, le solicitó a cada candidato el endoso de al menos 25 delegados. Según Almodóvar Lugo, el partido “se inventó” ese requisito.

El Nuevo Día tuvo acceso a un informe rendido por el Comité de Quejas y Agravios del PNP, firmado por el exlegislador Leo Díaz Urbina, además de Libardo Hernández Pérez y Edgar González Milán. En síntesis, señalan que los partidos “pueden” requerir la entrega de endosos, siempre y cuando la cifra no sea irrazonable o discriminatoria. No le dan la razón a Almodóvar Lugo, de quien señala intentó impugnar delegados por motivos de sus lugares de trabajo. El comité defiende la lista de delegados repartida ya que fue certificada por el secretario de la colectividad, Carmelo Ríos.

Según el escrito, Almodóvar Lugo radicó su candidatura ante el PNP el 3 de mayo y tres días más tarde solicitó la activación del Comité de Quejas y Agravios al impugnar la elección por delegados, proceso escogido por el directorio de la colectividad. Esta decisión fue supuestamente “por razón de deficiencias procesales durante la reorganización del PNP, entrega tardía y falta de información indispensable de las listas de delegados, entre otras”, reza el escrito.

El Nuevo Día supo que Morey Noble fue certificado como único candidato ya que fue el único que cumplió con la entrega de los 25 endosos.

Almodóvar Lugo, entretanto, fue certificado por Ríos como candidato a la contienda el 10 de mayo, pero ese mismo día el aspirante solicitó a la CEE que paralizara cualquier proceso de certificación ante ese organismo porque había una controversia pendiente en el Comité de Quejas y Agravios del partido.

La CEE finalmente le notificó a Almodóvar Lugo que no tenía jurisdicción en la controversia.

Almodóvar Lugo señala que el PNP no tomó una determinación en cuanto al proceso alterno a seguir para llenar la vacante de Soto dentro de los 60 días después de que se hiciera disponible el escaño en la Cámara. Por lo tanto, el Código Electoral dispone que se debe celebrar una elección especial de pueblo.

“El mecanismo seleccionado debió presentarse con no menos de 60 días antes de la realización de la votación que inicialmente se pautó para el 6 de junio de 2021. No obstante, esto debió estar por escrito formalizado y disponible para todos los miembros de ese partido político. Nada de eso ocurrió...”, indicó Marrero.

“Ambas instituciones (la CEE y el PNP) parecieron actuar en común acuerdo ya que a espaldas de todos los constituyentes, el PNP solicitó y la CEE certificó al señor Ángel Morey Noble como único candidato, a sabiendas de ambas instituciones de que eso no era lo correcto y que debían esperar al resultado del Comité de Quejas y Agravios”, agregó.

El PNP presuntamente falló también en darle acceso a los aspirantes a la lista de electores, afiliados o delegados. En cambio, según Marrero, el PNP proveyó a los aspirantes listas con presuntos errores.

Por ejemplo, Almodóvar señaló que, de 107 nombres en la lista, surgieron nombres repetidos, nombres de personas muertas por más de cinco años, 12 nombres sin dirección, sin teléfono y sin mecanismo para contactarlos, nombres sin dirección o con un domicilio fuera del distrito. De un total de 81 electores presuntamente hábiles para votar y con direcciones, 61 tenían direcciones válidas, pero 20 de las correspondencias fueron devueltas por el correo con un sello que indica que la dirección no existe, que es insuficiente o que la persona no vive en el lugar.

Fuente: elnuevodia.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario