Comercio28 mayo 2019

Cargada la agenda en la Comisión de Hacienda

Cuatro proyectos ocupan la atención del organismo durante el cierre de la sesión

El calendario de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Representantes, a cargo de evaluar el presupuesto del gobierno, promete un cierre de sesión tan o más complicado que el año pasado.

Las audiencias sobre el presupuesto no empezaron el año pasado hasta el 12 de junio, tres semanas después del mensaje que ofreció sobre el tema el gobernador Ricardo Rosselló Nevares y en medio de una disputa con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF).

Este año, la misma comisión -con igual o mayor tirantez respecto al ente fiscal- evalúa también el Código de Incentivos, el proyecto de apuestas deportivas y en línea, y tiene que producir un proyecto de enmiendas técnicas a la reforma contributiva.

El proceso, quizás, sea extenso, con días kilométricos, y trataremos de cubrir las agencias primordiales que componen el 80% del presupuesto”, dijo el presidente de la Comisión de Hacienda, Antonio Soto.

“Lo que quisiera es que, tan pronto el gobernador remita el presupuesto a la Asamblea Legislativa, empecemos a trabajar sobre el mismo, pero ya hay cosas que tenemos. Hemos requerido información a Hacienda y otras agencias sobre sus operaciones, los programas que tienen y el desglose del gasto por programa”, añadió el representante novoprogresista.

Soto dijo que se reunirá hoy con la directora ejecutiva de la JSF, Natalie Jaresko, para discutir el presupuesto y otras medidas. El legislador espera que luego haya un encuentro adicional entre la JSF, personal de su comisión y representantes del Senado.

Aval en las apuestas en línea

Uno de los proyectos que podría recibir un informe positivo tan pronto como esta semana es el de las apuestas, que además es trabajado con la Comisión de Turismo y Bienestar Social, que preside Néstor Alonso Vega.

Soto explicó que falta por definir las diversas licencias que se venderían a quienes interesen establecer locales para apuestas y fijar un costo a esos permisos, que no estaba contemplado en el proyecto de administración. También quiere incluir ciertos requisitos sobre los lugares desde donde se podrán hacer apuestas de diversos eventos deportivos, y que la medida identifica como hoteles, paradores, casinos, agencias hípicas y galleras.

En un borrador de enmiendas al proyecto, se incluyeronaumentos en los impuestos sobre apuestas presenciales y sobre las apuestas por internet. Igualmente, se modificará la composición de una comisión especial que regirá el sector de las apuestas para aumentar la participación del sector privado.

Sobre el proyecto que establecería el nuevo Código de Incentivos, se trabajan las enmiendas junto al Senado para agilizar el trámite legislativo.

En el Código de Incentivos, estamos trabajando todos los días con reuniones con el DDEC (Departamento de Desarrollo Económico y Comercio), con el equipo técnico y con gente de la presidencia del Senado”, dijo Soto.

“El Código va a quedar bien chévere”, dijo, sin adelantar posibles cambios.

El Nuevo Día supo que se busca atender las preocupaciones de distintos sectores, como la organización Espacios Abiertos, sobre la necesidad de que la legislación procure mayor transparencia en torno al impacto real de los incentivos en el erario y la identidad de las partes beneficiadas.

Otro proyecto pendiente es el de las enmiendas técnicas a la llamada reforma contributiva aprobada el año pasado. Soto recordó que, dentro de esa legislación, que se circunscribió a ciertas enmiendas al Código de Rentas Internas, se harán cambios al artículo que viabilizó las máquinas tragamonedas.

Un reglamento presentado por la Compañía de Turismo para viabilizar el funcionamiento de esas máquinas fue rechazado por el Senado, precisamente para legislar las enmiendas y que se someta un nuevo reglamento.

A modo de ejemplo, Soto dijo que, en la medida aprobada el año pasado, no se incluyó un periodo de transición para que todas las máquinas nuevas comiencen a reportar su actividad en los sistemas del Departamento de Hacienda. Inicialmente, se contempló un plazo de 18 meses, que será reducido a 12 meses. Mientras, se otorgarán licencias provisionales a los primeros operadores.

No había período de transición. Era apaga el interruptor y entra el sistema nuevo”, resaltó Soto.

La operación de esas máquinas -que podrían rondar las 25,000- es clave para que opere un fideicomiso que todavía no ha sido convertido en ley para el retiro de los policías. Ese pote propuesto se nutriría del 50% de los ingresos generados por las máquinas de juegos de azar.

Fuente: elnuevodia.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario