Comercio 08 octubre 2018

Comerciantes en el Viejo San Juan botan chispa con los vendedores ambulantes

Afirman que operan sin permisos del Gobierno.

Los comerciantes del Viejo San Juan están furiosos ante lo que consideran una “competencia desleal” por parte de vendedores ambulantes que venden sus mercancías -sin aparentes permisos del Gobierno- en el área de los muelles de la bahía, por lo que exigen a la Compañía de Turismo, a la Autoridad de Puertos y al Departamento de Hacienda que atiendan su denuncia.

Entre los querellantes se destaca Juan Fernández, dueño de la Farmacia Luma – ubicada en la calle San Francisco-, quien lidera una campaña para levantar firmas entre negociantes a fin de exigir a las agencias gubernamentales acción “inmediata” para resolver la situación que alegan afecta también a los artesanos de la zona.

“Queremos la renuncia de quien firma y permite esta barbaridad de competencia desleal contra el comercio del Viejo San Juan…. De no eliminar estos puestos de inmediato o requerir que exhiban sus patentes, permisos y registros de comerciantes como lo tenemos que hacer todos los demás, convocaremos a una manifestación y a un cierre de negocios durante la horas y días que sea necesario”, expresó por escrito el comerciante que lleva más de 30 años establecido en el lugar.

Similar inquietud tienen los encargados de la tienda de recordatorios puertorriqueños The Souvenir Shop, al catalogar como “injusto” que los días en que llegan varios cruceros a la isla la primera opción de compras que tengan son los kioscos de vendedores ambulantes, particularmente aquellos que no tienen permisos visibles en sus mesas y que tienen en venta productos que son réplicas de marcas famosas.

“Ni siquiera sabemos si pagan permisos y rinden impuestos al Gobierno como nosotros… y son ellos, precisamente, lo primero que ven los turistas cuando llegan y muchos ni siquiera suben hasta acá… en ese sentido crea desventaja. Una buena idea sería colocarlos, si acaso, más para acá y darle la oportunidad a la gente de que llegue hasta los comercios del Viejo San Juan”, dijo Arkeila Tejada, encargada de la tienda establecida hace más de 10 años.

Mientras, la artesana Katerina Vélez, de la tienda Mi Pequeño San Juan, un taller de casitas y réplicas de fachadas de lugares históricos de la ciudad amurallada, expresó que otra preocupación latente entre los comerciantes es la práctica de que algunos guías turísticos abordan a los turistas cuando bajan de los barcos y los llevan a centros comerciales fuera de la isleta.

“Le están dando mucha prioridad al negocio fuera del Viejo San Juan… lo que nos han comentado es que de la misma Compañía de Turismo fomentan llevar a los turistas a los 'malls' y no llegan hasta acá… Deberían darnos prioridad a los que estamos aquí y facilitar a los turistas que lleguen hasta acá arriba”, expresó la artista al destacar que aún cuando se han registrado más visitas de cruceros, no se ve un aumento dramático en el consumo de los comerciantes del Viejo San Juan.

Puerto Rico registró el año pasado la llegada de unos 1.2 millones de pasajeros de cruceros, lo que constituyó una cifra récord, y la entrada de 152 millones de dólares a la economía local. Para 2018 se espera superar el número y alcanzar los 1.7 millones.

Primera Hora realizó ayer un recorrido por los muelles del Viejo San Juan, y eran pocos los vendedores ambulantes apostados en el área.

Sólo unos pocos -todos vendedores de réplicas de marcas famosas de carteras y gafas- estaban en la zona pero declinaron hablar con este diario.

Ninguno tenía visible algún permiso, patente o autorización para la venta de productos en el área.

Se supone que es el Departamento de Hacienda, la agencia en autoridad para intervenir en este tipo de situaciones.

Este diario solicitó ayer una reacción a los portavoces de la Compañía de Turismo y del Departamento de Hacienda, pero ninguno estuvo disponible para una entrevista inmediata.

Fuente: primerahora.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario