Puerto Rico 16 marzo 2022

Contra acuerdos y de forma general Educación implementa la "equidad"

De acuerdo a la carta, firmada por el secretario de Educación, Eliezer Ramos Parés, el tema deberá ser incluido de manera "transversal" en todas las materias a partir de este mes de marzo

El Departamento de Educación ordenó la implementación del llamado currículo sobre “La equidad y el respeto entre todos los seres humanos”, que a su vez reemplaza y empaña la petición por Orden Ejecutiva (OE) del gobernador Pedro Pierluisi de establecer un currículo con perspectiva de género.

La directriz, contenida en la Carta Circular 032-2021-2022, provocó que las cinco organizaciones que forman parte del Comité de Prevención, Apoyo, Rescate y Educación de la Violencia de Género (PARE) advirtieran con cesar su participación en el ente y exigieran una reunión con Pierluisi y la secretaria del Departamento de la Familia —y presidenta del Comité—, Carmen Ana González Magaz.

De acuerdo a la carta, firmada por el secretario de Educación, Eliezer Ramos Parés, el tema deberá ser incluido de manera “transversal” en todas las materias a partir de este mes de marzo, “como un medio para prevenir la violencia en cualquier de sus manifestaciones (agresión y microagresiones)” y “se organizará por medio de la reconstrucción de la experiencia educativa mediante tres principios fundamentales”, que son: desarrollo de pensamiento crítico y creativo, desarrollo de valores humanos y la atención a la pluralidad humana.

“Nuestra sociedad, como todas las sociedades, está inmersa en un mundo donde las diversas formas de: ser, sentir, actuar, aprender, pensar, entender, participar, amar o creer, entre otras, es la norma. Este desafío vinculado a la creciente y compleja interdependencia del mundo globalizado en que vivimos, acarrea la apremiante necesidad de aprender a valorar dicha diversidad y a convivir respetuosa, solidaria, digna y empáticamente para alcanzar el bienestar colectivo”, describió Ramos Parés.

La carta circular deja en manos de todo el personal educativo, especialmente el docente, de implementar sus disposiciones y también ordena a las escuelas a proveer un período salón hogar el cuarto miércoles de cada mes escolar para presentar “actividades que favorezcan la utilización del pensamiento crítico y creativo, la integración de valores humanos y la atención a la pluralidad humana como un medio para prevenir la violencia y fomentar el desarrollo de una sociedad sensible, inclusiva e igualitaria para el logro del bienestar colectivo”, también a partir de este mes.

“Efecto negativo”

En una carta de dos páginas, las cinco organizaciones que forman parte del Comité PARE adelantaron que su participación en el ente —creado por la OE que decreta un Estado de emergencia por la violencia de género— está garantizada solo hasta finales de marzo, pues la Carta Circular tendría un efecto negativo en la labor del Comité hasta la fecha.

De acuerdo a las entidades, compuestas por Fundación Alas a la Mujer, Red de Albergues de Violencia Doméstica de Puerto Rico, Coordinadora Paz para las Mujeres, Proyecto Matria y el

Centro de la Mujer Dominicana, Educación ni tuvo la deferencia de comunicarles sobre la publicación de la Carta Circular.

La doctora Sonia Flores Cortés, de la Fundación Alas a la Mujer, señaló que el subcomité de Educación del Comité PARE —el cual dirige— adiestró a personal de Educación el pasado viernes sobre perspectiva de género. No obstante, la Carta Circular fue enviada el día antes, el 10 de marzo.

“Nuevamente el Departamento de Educación actúa en contra de los acuerdos y conversaciones que se han dado en PARE y con eso genera un clima de desconfianza que será muy difícil de subsanar”, expuso Flores Cortés, quien lideró los esfuerzos para implementar el currículo con perspectiva de género en las escuelas.

Por su parte, Vilma González, de Coordinadora Paz para la Mujer, reiteró que las organizaciones rechazarían cualquier currículo que no sea capaz de puntualizar que la desigualdad de género es una forma de violencia.

“Nosotras sabemos que hay que hablar de equidad de manera inclusiva. Sin embargo, esta carta circular ni siquiera es capaz de incorporar lenguaje inclusivo y no pudimos encontrar en ella ni siquiera una línea que permita entender que hay una intención real del Departamento de Educación de erradicar la desigualdad por género en el sistema de educación pública”, manifestó González en declaraciones escritas.

De acuerdo a lo establecido por organizaciones como el propio Comité PARE, la perspectiva de género enfatiza la equidad entre los distintos géneros y educa para frenar el machismo y el discrimen hacia las mujeres, personas transgénero y no-binarias, entre otras. También supone enseñar que el género no limita las capacidades ni dicta los intereses.

“Sin medidas de prevención, como lo es la educación con perspectiva de género, no vale la pena seguir añadiendo medidas punitivas que solo ponen un parcho después de los eventos violentos y los feminicidios. Si el gobierno no ha entendido esto que es vital para que PARE dé resultados, estamos perdiendo el tiempo”, declaró, por su parte, Romelinda Grullón del Centro para la Mujer Dominicana.

Aunque ahora Ramos Parés lo anuncia como su directriz, las exclusiones de contenido y cambios surgieron tras un compromiso de Ramos Parés con la senadora del Proyecto Dignidad, Joanne Rodríguez Veve, quien desde un principio se opuso a la implementación de un currículo con perspectiva de género.

Según la senadora, los cambios previenen que se violente el principio de una educación pública no sectaria.

¿Cómo funcionará?

La Carta Circular expone las bases legales y propósitos para implementar el curso, además de ofrecer los lineamientos generales de cómo ponerlo en marcha.

El documento contiene 18 páginas, en las cuales solo menciona la palabra género en dos ocasiones: una es el título de la Carta Circular 32-2016-2017 que derogó y la otra es la mención a leyes federales que prohíben la discriminación.

Tampoco hace distinción de géneros en la carta ni utiliza lenguaje inclusivo, ya que especifica que “el uso, en singular o plural, de los términos: niño, estudiante, maestro, docente, educadores, director, secretario y cualquier otro que pueda hacer referencias a ambos sexos, incluye tanto al masculino como al femenino”, o lo mismo que continuar la invisibilización de las mujeres.

Según el documento, los maestros deben integrar el tema de manera transversal mediante el uso de “la mayéutica o el método socrático”, para propiciar una serie de preguntas que “permitan a los estudiantes identificar situaciones (estereotipos) o comportamientos problemáticos (prejuicios) e impulsen un proceso de cambio para prevenir el discrimen que se manifiesta por medio de agresiones o microagresiones”.

Estas preguntas incluyen: “¿Qué te llama la atención de…?”, “¿Qué sientes cuando…?”, “¿Qué se podría cambiar o modificar…?”, “¿Qué sabes sobre…?” y “¿Por qué es un dilema?”. Las preguntas suponen cambiar basado en el “dilema” presentado, según la Carta Circular.

Por otra parte, el documento incluye como uno de sus pilares el desarrollo de valores humanos, que incluyen:

• dignidad

• libertad

• confiabilidad

• responsabilidad

• respeto

• bondad

• equidad

• justicia

• civismo

• trabajo

• perseverancia

• resiliencia

La misiva también deja sin efecto la Carta Circular 32-2016-2017, “Política Pública sobre la Equidad de Género y su Integración al Currículo del Departamento de Educación de Puerto Rico como Instrumento para Promover la Dignidad del Ser Humano y la Igualdad de Todos y Todas ante la Ley”.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario