Puerto Rico 04 septiembre 2020

Contra el reloj la CEE

La renuncia de su presidente le añade más complicaciones en ruta a las elecciones generales

La Comisión Estatal de Elecciones (CEE) deberá completar en tiempo récord la reorganización de su cúpula a dos meses para las elecciones generales y el plebiscito estadidad sí o no, y resolver con premura los tropiezos que podrían alterar el calendario electoral.

Con la renuncia del juez Juan Ernesto Dávila, quien hasta ayer en la tarde fue el presidente de la CEE, el tiempo no avanza a favor de la agencia. La dimisión surgió a un día para que se cumplieran los dos años desde que el entonces gobernador Ricardo Rosselló lo nominó y fue nombrado en el cargo.

Los comisionados electorales de los diferentes partidos políticos dijeron ser conscientes de las implicaciones de la renuncia en fecha tan cercana al 3 de noviembre, cuando serán las elecciones generales y el plebiscito, pero esperan evitar —hasta lo último— los cambios en el calendario electoral.

Esta hoja de ruta ya ha experimentado atrasos por las accidentadas primarias de agosto y los contagios de personal de la CEE con el Covid-19. Sobre la mesa está pendiente la difusión de campañas publicitarias para las elecciones generales, las solicitudes de voto adelantado, el cierre del registro de electores y la certificación de candidaturas.

También falta por aprobar los colegios de votación, así como la preparación, impresión y distribución de las papeletas oficiales para las elecciones y el plebiscito.

La urgencia para los comisionados electorales de los cinco partidos políticos está en alcanzar un consenso para seleccionar al sustituto de Dávila de entre los cuatro candidatos que sometió ayer el Partido Nuevo Progresista (PNP).

El nuevo Código Electoral dispone que si los comisionados no logran un acuerdo en un plazo de 30 días de haber surgido la vacante, la gobernadora Wanda Vázquez deberá nombrar a un presidente de la CEE. De ser así, debe conseguir el consejo y consentimiento de dos terceras partes del total de los miembros de la Cámara y el Senado.

El comisionado electoral designado del PNP, Héctor Joaquín Sánchez, dijo a EL VOCERO que aún tiene esperanzas de que las elecciones puedan celebrarse el 3 de noviembre. Además, reconoció la importancia de agilizar la evaluación para elegir al nuevo presidente, aunque aceptó que por el momento la CEE quedaría al mando de los comisionados electorales y del secretario de la dependencia.

“No vamos a detener los procesos. Los comisionados nos vamos a reunir con urgencia para detener la situación que tenemos con las Juntas de Inscripción Permanente (JIP) porque al día de hoy (ayer) es que están llegando los materiales que están requiriendo para la inscripción de electores. Otro impacto de la salida de Dávila es la firma de contratos y reclutamiento”, indicó Sánchez.

Mencionó que “lo bueno” es que ya se procesó el pago a la imprenta para la impresión de papeletas, a la que se adeudaba $1.7 millones por trabajos relacionados a las primarias. Añadió que ya se le hizo la solicitud de compra y ayer se le entregó al Departamento de Hacienda la orden para el pago del 50% correspondiente a las papeletas para las elecciones.

En el último calendario electoral —revisado el 18 de agosto— la fecha límite para la inscripción de electores es el 14 de septiembre, y es el mismo día de apertura para las solicitudes de voto adelantado. Ese día también es la fecha en que la CEE debe comenzar a distribuir las papeletas oficiales y de muestra en medios electrónicos para que los electores se familiaricen con su contenido, las candidaturas y conozcan las instrucciones.

“Esto es algo único (la salida de Dávila), pero si los comisionados trabajamos con el próximo presidente y llevamos un buen lenguaje y comunicación vamos a lograr sacar adelante estas elecciones”, expresó Sánchez, quien reconoció el atraso en el asunto de las papeletas y reiteró la importancia de que ayer concluyera el escrutinio en el PPD para proceder a certificar las candidaturas que se plasmarán en las mismas.

“Tenemos que en menos días entregarle las papeletas a Dominion Voting System para que las evalúe y luego se puedan enviar a la imprenta Printech para la impresión”, señaló.

A votar por los reglamentos

Los comisionados electorales se aprestan además a votar sobre el reglamento de las elecciones generales y el del voto ausente. “Esos reglamentos se aprobaron en marzo y lo que hay son enmiendas, así que ese tema se pospone hasta la llegada de un nuevo presidente”, agregó Sánchez.

En tanto, el comisionado electoral del Partido Popular Democrático (PPD), Nicolás Gautier, dijo que existe un acuerdo para no revelar ninguno de los cuatros nombres que propuso el PNP para llenar la vacante de Dávila y la de presidente alterno de la CEE. “Nos vamos a tomar un tiempito porque tenemos que evaluar estos nombres y saber que son los indicados para que puedan dirigir esta institución”, expresó.

Gautier opinó que la salida de Dávila es una determinación “en la dirección correcta” y reclamó una evaluación “concienzuda” del sucesor. Entretanto, el PPD se dispone a entrar los datos finales de las primarias al sistema y suministrar la información al secretario de la CEE para certificar a los candidatos del partido.

Reto mayor para el nuevo incumbente

Roberto Iván Aponte, comisionado electoral del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), explicó que la CEE “estaba descabezada” y que por ello hay un atraso en la mayoría de los eventos del calendario electoral. “Creo que ahora nos toca —mientras se escoge ese presidente— mover todos los proyectos y que sean atendidos con carácter de urgencia”, sostuvo.

Al hablar de los asuntos pendientes, Aponte comentó que “algunas cosas habían empezado, pero por la falta de capacidad de este presidente (Dávila) nunca habían concluido o se le había dado seguimiento”.

Su expectativa es que para la próxima semana puedan seleccionar un nuevo presidente. “El reto mayor para el nuevo presidente es adquirir el conocimiento en poco tiempo para manejar la CEE, y en segundo lugar tener la habilidad para llegar a consenso con todas las partes”, señaló.

Dávila es el primer presidente que renuncia a la CEE faltando poco tiempo para el proceso electoral. “Oro al señor por el bien de Puerto Rico, de la CEE y de los comisionados electorales. No quiero ser una distracción en este momento de nuestra historia. Ahora bien, debe quedar claro que en todo momento he actuado dentro del marco de la ley y teniendo como norte el mejor bienestar de Puerto Rico”, expresó en declaraciones escritas.

Las querellas del PPD en contra de Dávila, ante el Tribunal de Apelaciones, se tornaron académicas ayer tarde luego de la dimisión del funcionario.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario