Puerto Rico 27 enero 2022

Controversia por los boletos para el servicio de lanchas de Vieques y Culebra

Inconformes con la nueva política líderes comunitarios de las islas municipio

Una nueva política de cambio a los boletos del servicio de lanchas en las islas municipio de Vieques y Culebra será implementada y muchos no están conformes con lo que se acordó.

La Autoridad de Transporte Marítimo (ATM) y HMS Ferries —empresa privada que opera el servicio de lanchas— anunciaron que bajo la nueva política, todo boleto para el servicio a pasajeros se puede cambiar solamente durante las 24 horas posteriores a la compra.

Después de pasadas las 24 horas no se harán cambios, se informó. Los pasajes de carga tendrán una ventana de 48 horas para realizar cambios. Una vez expire ese periodo de tiempo, el boleto ya no es válido. Tampoco se hará devolución de dinero “por ningún motivo”.

“Los pasajeros de Puerto Rico Ferry se beneficiarán de la política de intercambio de boletos recientemente anunciada que brinda mayor claridad a las personas y garantiza que las embarcaciones puedan operar a plena capacidad”, se indicó en el comunicado de prensa.

Matthew Miller, presidente de HMS Ferries, agradeció en la comunicación a los alcaldes de Vieques y Culebra “por su ayuda en la creación de una política de emisión de boletos” que a su juicio servirá mejor a los residentes de estos municipios.

“La claridad que brinda esta política garantizará que los pasajeros y la tripulación tengan un proceso de emisión de boletos consistente, brindando confiabilidad operativa y una mejor planificación de viajes”, expuso el ejecutivo.

Sin embargo, ni el alcalde de Culebra, Edilberto Romero Llovet ni los líderes comunitarios están conformes con la determinación.

Romero Llovet expresó que el cambio se hizo tras múltiples reuniones, en las que también participó su homólogo de Vieques, José Corcino.

Expuso que el acuerdo fue lo mejor que se pudo conseguir porque la empresa había eliminado por completo la posibilidad de cambiar los boletos y la gente estaba perdiendo el dinero.

“No salimos contentos de esa negociación. Uno quiere lo mejor para los residentes, pero eso fue lo que logramos negociar luego de muchas reuniones”, señaló Romero Llovet en declaraciones telefónicas a EL VOCERO.

Dolly Camarero, activista y exlegisladora municipal de Culebra, afirmó que esta política es “perjudicial” porque si se compran boletos por adelantado y surge alguna situación de emergencia, el plazo de 24 horas ya se habrá vencido.

Relató que viaja a la Isla Grande para citas médicas y que si compró el boleto con anticipación y le cancelan la cita el día del viaje, no tendría la opción de cambiar el pasaje.

“El sistema no es funcional para los residentes. Está diseñado para la conveniencia de la compañía privada, no de los residentes, y si este servicio existe es porque en Vieques y Culebra vive gente. Hacen estos cambios sin decirlo al pueblo. No hay discusión, ni participación”, señaló.

Erica Boulogne, miembro de organizaciones comunitarias en Vieques, destacó que son muchos los contratiempos y situaciones inesperadas que suceden y que fuerzan a los residentes a tener que hacer cambios de boleto, como son las condiciones adversas del clima o los desperfectos mecánicos en las lanchas.

“La última vez que utilicé el ferry de carga, la barcaza tuvo un desperfecto con la rampa y nos dijeron que iba a haber dos horas de retraso. Eso imposibilitó que lo que yo iba a hacer para regresar ese mismo día lo pudiera hacer. Esas consideraciones las dejan fuera. Siguen dejando a la comunidad fuera de la toma de decisiones”, manifestó.

“Nosotros tenemos mucho que aportar para que el servicio sea mejor, pero nos escuchan”, agregó.

Boulogne explicó que el servicio de transportación marítima es vital, porque es la “espina dorsal” de todo en Vieques y Culebra para la salud, la educación, la economía y el desarrollo.

Agregó que en la medida que el servicio no responde a las necesidades, lo demás tampoco funciona, por lo que urgió a que haya representación de los residentes en las islas en la Junta de Gobierno de ATM.

“HMS no vino a resolver nuestros problemas, vino a llenarse los bolsillos y nosotros seguimos con la crisis de transporte e inseguridad impresionante. En este proceso quien único gana es la empresa”, sostuvo.

Puntualizó que el gobierno paga $15 mil diarios por el alquiler de las lanchas y en el caso de Breezy Point y Summer Wind, están diseñadas para navegar en aguas de lago y no en mar abierto.

Boulogne señaló que hasta hace unos días, había una embarcación con capacidad para 150 pasajeros cuando la norma es que sean entre 175 o 275 pasajeros diarios en el primer viaje de la mañana. Aseguró que tampoco se les permite llevar carritos de compra por la falta de espacio.

“Es ridículo que nos sigan imponiendo reglas que lo único que hacen es empobrecernos”, afirmó.

Jennifer Figueroa, maestra de educación física desde hace cinco años en Vieques, indicó que ha logrado reunir el equipo necesario para dar las clases y tiene disponible una cancha bajo techo.

El problema es que ella vive en Yabucoa y todos los días viaja a la Isla Nena. Nunca se ha quedado varada en Ceiba, pero han ocurrido situaciones con el servicio y en ocasiones ha regresado a las 10:00 de la noche a su hogar.

Narró que recientemente quiso llevar a un grupo de estudiantes a la Isla Grande de gira, “como se hace en cualquier escuela” y compró solo algunos boletos por adelantado porque no tenía seguridad de que todos los estudiantes irían y ya no se devuelve el dinero.

Agregó que ese día llegaron más estudiantes y como no venden boletos a menores de edad, el grupo no pudo irse de gira.

Al cierre de esta edición no fue posible obtener la reacción de HMS Ferries, y el alcalde de Vieques no estuvo disponible para hacer declaraciones tras presentársele una situación familiar.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario