COVID-19 22 septiembre 2020

Aumenta la violencia al interior de la familia

Entidades privadas de servicios destacan una mayor vulnerabilidad a incidentes en medio de la pandemia

Los casos de padres y cuidadores autorreferidos a entidades en busca de ayuda ante la vulnerabilidad de incurrir en actos de maltrato y violencia intrafamiliar han aumentado durante los últimos seis meses, de acuerdo con organizaciones especializadas en prestar los servicios.

En Escape, la principal entidad privada en prevención e intervención del maltrato a menores y violencia familiar en Puerto Rico, se aseguró que han experimentado un aumento de 54% en los denominados casos autorreferidos. Son padres y cuidadores que han admitido haber incurrido en conducta violenta con sus hijos o que han perdido el control en el manejo de sus emociones durante la emergencia del Covid-19.

El cambio en la rutina familiar por la pandemia y los retos que se han sumado —ya sea por la pérdida de empleo, los periodos de cuarentena, los hijos en la casa debido a las escuelas cerradas y la reducción de actividades fuera del hogar— han enmarcado en parte los incidentes, dijeron los especialistas entrevistados.

Yadira Pizarro, directora de Escape, entidad que opera desde hace 37 años, dijo que el incremento en casos “es dramático” y se añade como una emergencia más con grandes repercusiones sociales en el presente y el futuro si no se atiende adecuadamente.

“Desde el inicio de la pandemia vemos aumentos en estos adultos que buscan ayuda porque están perdiendo el control, y no están pudiendo manejar situaciones sin perder la paciencia en la dinámica de la familia”, señaló Pizarro. Añadió que “hay muchos estresores, situaciones de empleo, y no es lo mismo que los niños estén en la escuela varias horas a que estén en la casa”.

Explicó que observar que los padres o cuidadores están reconociendo la situación y que no quieren llegar a incidentes mayores requiere determinación y no siempre eso ocurre. “Lo que evidencia esto es la necesidad de que existan alternativas de mujeres y hombre que sientan que pueden llamar libre de costo para recibir herramientas, y en casos iniciales con dos o tres intervenciones puedan manejar el problema”, destacó.

Comentó que en Escape al presente brindan servicios psicológicos a un promedio de 250 personas semanales. “Este aumento significativo nos preocupa”, sostuvo.

Marcos Santana, de la Red por los Derechos de la Niñez, que ofrece servicios a los albergues para víctimas de maltrato y violencia de género, entre otros, afirmó que sí hay una incidencia incrementada de situaciones en las familias y están buscando ayuda.

“Desde que se declaró la pandemia levantamos la alerta. Se han elevado los niveles de estrés y la incidencia de violencia. Tenemos abuelos criando menores, jóvenes desplazados por orientación sexual, otros quedaron en la calle por cerrar hospedajes, tenemos llamadas de jefas de familia sin recursos. Todo esto genera ansiedad y se dan las situaciones”, detalló Santana.

Por su parte Yesenia Delgado, del Instituto para el Desarrollo de la Juventud, sostuvo que la situación es muy seria y requiere atención inmediata. “Siempre han existido poblaciones vulnerabilizadas, pero la situación del Covid-19 ha recrudecido estas situaciones. Queremos saber dónde están y quiénes son, y qué se está haciendo con estas”, planteó Delgado.

Justo ayer tarde el instituto daba los toques finales al simposio “Poblaciones Vulnerabilizadas y Covid-19: estrategias para visibilizar e intervenir”, el cual se realizará de manera virtual este viernes y sábado. Delgado explicó que el evento surgió justo por la necesidad que manifiestan las familias.

Adfan pide que se refieran los casos

En contraste con los registros en Escape y en otras entidades, los datos del Departamento de la Familia muestran una reducción en casos reportados. Los especialistas lo adjudican a que las escuelas y los lugares de interacción social —donde suele identificarse un número considerable de las situaciones de maltrato o abuso que llegan a Familia— no han estado operando.

Glenda Gerena Ríos, a cargo de la Administración de Familias y Niños (Adfan), aclaró que los números no significan que se ha reducido el maltrato, sino que no se están reportando por la situación actual. Mencionó que entre el grupo de referidos que reciben igualmente están los denominados autorreferidos. “En los que intervenimos, los de mayor incidencia son los de negligencia”, especificó.

Informó que entre el 15 de marzo y el 20 de septiembre se han registrado 4,615 referidos, lo cual muestra una baja de 60% en los casos reportados si se compara con el mismo periodo en 2019, cuando hubo 7,759 referidos.

“Ante las barreras (por la situación del Covid-19) no dejemos que los niños continúen sufriendo en silencio. Ahora los casos (reportados en Adfan) son menos, pero los que sí hemos atendido son de mayor severidad”, señaló la funcionaria. Dijo que al no llegar todos los casos como antes, los que se reportan en medio de la pandemia son los que ya han llegado a unos niveles de maltrato y violencia mayores.

Más acción para la Navidad

Los grupos de servicio a las familias advirtieron que la proyección para diciembre es que se puedan exacerbar los incidentes de maltrato, ya que es la época cuando hay más casos de depresión y se une el factor de un mayor consumo de bebidas alcohólicas. “Esto de la pandemia nos va a acompañar por mucho tiempo y la Navidad es una época complicada, tanto por el maltrato a menores como en violencia de género. Estamos muy preocupados”, expresó Pizarro.

La directora de Escape indicó que hay que dejar de creer que referir los casos al Departamento de la Familia significa que le removerán los hijos del hogar. Urgió a las personas a señalar los casos y comentó que por cada menor maltratado reportado puede haber dos que nunca llegan a denunciarse.

“En la medida en que no se trabajen a tiempo los casos, más tarde los daños emocionales pueden ir desde leves hasta severos, que desembocan en otras situaciones sociales complejas”, agregó.

La directora de Adfan aseguró que hay servicios para las familias. “Hay muchos menores que pudieran estar sufriendo en silencio. Hacemos ese llamado a los vecinos, a los familiares, que si hay un niño que está siendo víctima, se comuniquen con la agencia”, resaltó.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario