COVID-19 02 septiembre 2021

Dan clases en la UPR de Arecibo con salones llenos y sin implementar medidas para evitar el COVID-19

Profesores y alumnos alertan sobre presuntas fallas que podrían dar paso a contagios

El jueves pasado, el profesor Ángel Betancourt García impartió uno de sus cursos a los más de 15 estudiantes que, sin más distanciamiento entre ellos que el que se requiere para poder caminar entre pupitres, se han reunido de forma presencial para tomar clases en el recinto de Arecibo de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

El profesor del Departamento de Administración de Empresas denunció que días después, la administración del recinto le envió una comunicación para pedir que excusara al estudiante por motivos de salud, pero no informaron el contagio con coronavirus. Eso llegó el lunes, en un mensaje a los cinco profesores que le dieron clases al universitario el día antes de su diagnóstico.

PUBLICIDAD CONTINÚE PARA VER MÁS CONTENIDO

Como medida preventiva, él optó por informar a los estudiantes de la misma sección sobre un caso positivo y no los reunió de forma presencial el martes.

“Yo he tenido dos estudiantes (que resultaron positivo a COVID-19) en mi salón. La primera semana tuve uno, que no ha regresado (a clases presenciales). En mi departamento (Administración de Empresas) ya van cinco”, destacó.

Profesores y estudiantes del recinto de Arecibo de la UPR han manifestado su preocupación ante lo que consideran son fallas de la jefatura del recinto en implementar medidas para evitar contagios con COVID-19 ahora que se restablecieron las clases presenciales.

El martes, al menos dos profesores presentaron denuncias ante la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés), tanto en carácter individual como a nombre del capítulo de Arecibo de la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU). Uno de ellos, el profesor de Humanidades José F. Alberty Monroig, cursó misivas tanto al rector, Carlos Andújar, como a la presidenta interina de la UPR, Mayra Olavarría, sin obtener respuestas concretas.

Entre los principales señalamientos de Alberty Monroig se encuentra la cantidad de estudiantes por salón, ya que se autorizaron grupos de 25 a 30 alumnos, en promedio. El profesor destacó que los grupos se crearon en parte bajo una presunción de que el recinto contaría con equipo tecnológico -como pizarras electrónicas, cámaras y y mejor conexión a internet- que permitiría atender a alumnos de manera presencial y a distancia a la vez, lo cual no sucedió.

“El problema estriba en que ellos no pudieron reaccionar a tiempo a que la tecnología no llegaría y no querían dar su brazo a torcer”, expuso Alberty Monroig.

“La administración dice que como hay unos purificadores de aire en los salones, pues se puede tener esa cantidad de estudiantes sin distanciamiento. Pero aquí todo es un complemento que te va a ayudar (a reducir el riesgo de contagios), la mascarilla, el distanciamiento, es un todo, eso dicen las guías internacionales”, añadió el profesor de Humanidades, quien tiene cuatro estudiantes que desde la semana pasada le han notificado que se harían la prueba de COVID-19 porque tienen síntomas asociados o estuvieron en contacto con un caso positivo.

Sin embargo, el rector de Arecibo, Carlos Andújar Rojas, refutó los señalamientos y aseguró que en la institución se implementan con rigurosidad los protocolos establecidos por el Departamento de Salud y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

“En relación a las quejas por parte de algunos profesores, nos sorprende dicha información, ya que hemos sido diligentes en la publicación y divulgación de los protocolos y guías a seguir en nuestra unidad académica para atender las situaciones referentes al COVID-19, dentro de los salones de clase y en las facilidades de nuestra institución”, expresó Andújar Rojas en declaraciones escritas.

“Somos una institución que le enseña a sus estudiantes los beneficios de usar el método científico para resolver problemas de todo tipo. No hay razón alguna para el escepticismo cuando nuestro enfoque está 100% fundamentado en la ciencia y en prácticas basadas en la evidencia”, añadió.

En el recinto de Arecibo, este semestre se ofrecen 499 secciones de sus clases de forma presencial, así como 216 laboratorios y 29 prácticas, seminarios e investigaciones, de acuerdo con datos provistos por la Administración Central de la UPR. De forma híbrida o en línea, solo ofrecen 92 secciones.

En su informe más reciente sobre contagios de COVID-19, la administración arecibeña informó a la comunidad universitaria que se reportaron cinco casos positivos de coronavirus la semana pasada, indicó el representante estudiantil ante la Junta Universitaria, Luis Jiménez Vázquez. La semana previa, se reportaron siete casos positivos.

No obstante, esto no concuerda con la información que recibe el liderato estudiantil, sostuvo Jiménez Vázquez.

“Nosotros nos enteramos de, al menos, 10 casos (la semana pasada). Inclusive me llegó información de una persona que estaba en la universidad con síntomas, dio positivo, y no vi que hicieran una desinfección ni clausuraran nada. La administración lo que dice es que ellos hacen un rastreo de la persona como tal y el argumento de ellos es que como no se contagió en la universidad, pues no cuentan como brote a pesar de que es gente que estuvo en el recinto”, expresó el líder estudiantil.

El rector reafirmó ayer que los contagios que han sido detectados no surgieron dentro de recinto, sino que las personas se contagiaron en otros lugares.

“La Oficina de Salud y a Seguridad no ha escatimado en recursos para que garanticemos la salud de todos los miembros de la comunidad universitaria”, indicó Andújar Rojas, al destacar que han contratado más personal de mantenimiento y se invirtió en equipo de purificación de aire para los salones, entre otras medidas.

Por su parte, el vicepresidente de Asuntos Estudiantiles de la UPR, José L. Perdomo, sostuvo que la Administración Central recibe diariamente un informe de los 11 recintos sobre los contagios detectados entre estudiantes y empleados.

“Esta acción nos permite visualizar y monitorear la situación en el sistema universitario, y de ser necesario tomar decisiones, a tiempo, que eviten la propagación del virus entre la comunidad universitaria”, destacó Perdomo en declaraciones escritas.

El Plan de prevención del COVID-19 para el reinicio de clases presenciales en la Universidad de Puerto Rico en Arecibo, revisado el 15 de agosto, establece que un estudiante con un resultado positivo de COVID-19 no puede tomar clases presenciales hasta que obtenga un resultado negativo en prueba molecular o un certificado médico que indique que no es contagioso. Este debe notificar el diagnóstico al director de su departamento, al Decanato de Estudiantes y la Oficina de Servicios Médicos. Los estudiantes completamente vacunados que hayan tenido contacto con un caso positivo pueden continuar asistiendo a clases, pero deberán realizarse una prueba diagnóstica de tres a cinco después del contacto y usar mascarilla en espacio cerrados por 14 días. Los no vacunados que hayan tenido contacto con un caso positivo deberán quedarse en cuarentena por 14 días.

Sin embargo, dicha guía no precisa cuáles son los canales de comunicación para informar oficialmente a los docentes y los demás estudiantes si estuvieron en contacto con un caso positivo.

El presidente del capítulo de Arecibo de la APPU, el profesor Juan Luciano, señaló que hay profesores que han acordado con sus estudiantes continuar los cursos a distancia. No obstante, el viernes se circuló una comunicación de la Oficina del Rector informando que los cursos debían ofrecerse en modalidad presencial.

“Es una bomba de tiempo. No es que nos estemos negando a trabajar, es que si estuvimos año y medio virtual, podemos estarlo ahora”, señaló.

Luciano cuestionó a qué se debe la insistencia de la jefatura del recinto de Arecibo de ofrecer la mayoría de sus cursos de forma presencial, mientras que recintos más grandes, como Río Piedras, han optado por tener la mayoría de sus secciones en modalidad híbrida.

Pero ante la falta de claridad sobre cómo se atienden los contagios en el recinto, Betancourt García se comunicó con el Departamento de Salud para que determinen si la administración universitaria cumple con los criterios para operar de forma presencial.

“La administración universitaria nos exige estar presencialmente pero no actúan responsablemente, se hacen de la vista larga. Nunca he visto desinfectando salones entre clase y clase. No se preocupan ni por los estudiantes ni por los empleados”, denunció el profesor.

Fuente: elnuevodia.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario