COVID-19 04 junio 2021

Nueva orden ejecutiva: Puerto Rico se acerca a la apertura total

La Coalición Científica, cuerpo asesor de Pierluisi, le había recomendado al primer ejecutivo más flexibilización para personas inoculadas, puesto que las vacunas han probado ser "efectivas y seguras"

A partir del próximo lunes, las personas vacunadas contra el COVID-19tendrán mayor libertad, luego de que el gobernador Pedro Pierluisi flexibilizó -mediante orden ejecutiva- muchas de las restricciones impuestas para contener el virus.

PUBLICIDAD CONTINÚE PARA VER MÁS CONTENIDO

Además, bares y chinchorros al aire libre no tendrán límite de capacidad, pero se deberá mantener el distanciamiento de seis pies entre personas que no sean parte de la misma unidad familiar.

Este paso surge luego de que estadísticas oficiales sobre el virus en la isla reflejaran una baja en su transmisión, informó el gobernador en conferencia de prensa.

“Todos los indicadores siguen bajando y estamos viendo las tasas de positividad (de COVID-19) más bajas (desde el inicio de la pandemia en el país)”, dijo Pierluisi.

Hoy, se reportaron tres muertes por COVID-19 en Puerto Rico, lo que asciende a 2,512 el reporte de personas fallecidas por este virus en la isla. Por otra parte, ya se han confirmado 122,117 casos por prueba molecular, mientras que había 107 personas hospitalizadas por complicaciones asociadas a esta enfermedad, incluyendo 15 adultos y dos menores conectados a ventiladores mecánicos. Mientras, la tasa de positividad del virus se encontraba hoy en 2%, cuando la meta era 3%, informó el secretario de Salud, Carlos Mellado.

La reapertura anunciada hoy es la mayor que se ha visto desde el inicio de la pandemia en Puerto Rico en marzo del año pasado cuando, tras la confirmación de los primeros casos y muertes por el virus, el gobierno optó por la imposición de un cierre de emergencia para proteger a la población de esta enfermedad.

Como parte de los nuevos cambios, se informó que personas contagiadas con el virus podrán culminar su aislamiento a los diez días del inicio de síntomas o prueba positiva, siempre y cuando no hayan tenido fiebre en las últimas 24 horas y hayan mejorado otros síntomas asociados. Sobre las mascarillas, las personas deberán usarlas en establecimientos abiertos al público en general, no así en espacios privados en los que todos los asistentes estén completamente vacunados.

Por otra parte, el gobernador comentó que la nueva orden elimina el requisito de que los establecimientos hagan cernimiento a sus visitantes, como la toma de temperatura, lo que dijo será ahora una recomendación. Mientras, desfiles, procesiones, ferias, fiestas patronales y festivales podrán realizarse entre las 5:00 a.m. y 12:00 a.m., a la vez que se autoriza la apertura de lugares de acampar, sujeto a las guías que emita el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales.

“Seguimos acercándonos a la apertura total y a darles beneficios a los que estén vacunados”, reiteró el gobernador, quien anticipó que espera “cantar victoria”, cuando, en mes y medio o dos, la isla alcance inmunidad colectiva contra el virus.

En cuanto a la otorgación de incentivos para fomentar la vacunación, indicó que los titulares de Salud y de Hacienda evalúan alternativas. Pierluisi también anticipó que, a partir de agosto, se espera la llegada de cruceros a San Juan.

“Las vacunas son seguras”

LaCoalición Científica, cuerpo asesor del gobernador en este tema, le había recomendado al primer ejecutivo más flexibilización para personas inoculadas. Ese renglón incluye a los que hayan recibido las dos dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna o la única dosis que requiere la Janssen y hayan transcurrido dos semanas o más.

“La evidencia científica que se ha recopilado sobre la vacunación contra el SARS-COV-2 indica que las mismas son efectivas y seguras. Nuestros análisis, que son consistentes con análisis científicos a nivel internacional, indican que la vacunación está funcionando para Puerto Rico, y sugieren que contribuye a la disminución de casos y contagios, síntomas menos severos, reducción de hospitalizaciones y vidas salvadas”, señaló el doctor José Rodríguez Orengo, quien es parte de la Coalición.

El grupo le había recomendado al gobernador flexibilizar el uso de mascarillas en espacios abiertos en los que no haya aglomeraciones o entre vacunados compartiendo en espacios cerrados. Además, habían sugerido que lugares comerciales, como restaurantes, puedan separar salones para actividades exclusivas de personas vacunadas y con personal completamente inoculado certificado por Salud.

Sin embargo, la Coalición resaltó que el uso de espacios cerrados sin mascarilla sigue siendo un riesgo para personas no vacunadas, por lo que no recomendaron cambios sustanciales que afecten comportamientos y riesgos entre no vacunados.

Por ello, exhortaron a que, en actividades que dependían de dispensas, como graduaciones, se exija evidencia de vacunación como primera opción, en vez de pruebas negativas del virus. Urgieron a que los campamentos de verano sigan modelos que luego sirvan a reaperturas escolares.

“Sugerimos que se requiera vacunación para niños mayores de 12 años. De estar todos los niños y personal vacunado, no es necesario el uso de mascarillas, ni distanciamiento”, comentó el doctor Víctor Ramos, también parte de la Coalición.

Mientras, el grupo recomendó que menores de 12 años, sector aún no autorizado para recibir esta vacuna, continúen con el protocolo de uso de mascarilla y distanciamiento social, además de que se le impongan restricciones para el uso de salones cerrados para evitar el contagio.

Durante la conferencia de prensa, Pierluisi y Mellado exhortaron insistentemente a la vacunación, resaltando su efectividad, así como anunciando que habrán más flexibilizaciones que solo aplicarán a personas que estén completamente vacunadas contra el virus y presenten evidencia de ello.

De hecho, la nueva orden establece que personas vacunadas no tienen que hacer cuarentena si estuvieron expuestas a alguna persona contagiada con el virus.

Reaccionan a la orden

Shimmy Mchugh, propietario de la discoteca Brava, en El San Juan Hotel en Isla Verde, anticipó que no planifica reabrir, a pesar de lo dispuesto en la nueva orden ejecutiva.

“A pesar de que nos estamos muriendo por abrir, me inclino por esperar y evaluar bien la nueva orden ejecutiva. Si es que tenemos que cerrar a las 12:00 a.m., eso en realidad a nosotros no nos funciona. Es a esa hora que la gente comienza a llegar a la discoteca. Además, no nos queremos arriesgar a abrir para que luego se revierta la orden y tengamos que cerrar nuevamente. No sería justo para los empleados”, dijo Mchugh.

Por lo pronto, dijo que intentará abrir parcialmente para eventos privados. Su expectativa es reabrir en algún momento de agosto cuando se pueda operar sin restricciones.

Fuente: elnuevodia.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario