COVID-19 03 diciembre 2020

Organizaciones salubristas piden medidas rigurosas de manera inmediata para frenar el COVID-19 en Puerto Rico

Expertos en este campo han estado solicitando al gobierno controles más drásticos, los que están bajo consideración de la gobernadora Wanda Vázquez

Varios organismos de salud llevan varias semanas pidiéndole al gobierno que tome medidas más rigurosas para tratar de hacerle frente al acelerado avance en los contagios de COVID-19, incluyendo el cierre parcial del país.

El Fideicomiso de Salud Pública, por ejemplo, sugirió que se decretara una orden para que todo el mundo permaneciera en sus hogares desde este lunes pasado, por un mínimo de dos semanas.

La entidad advirtió que el período podría extenderse hasta que se reporten unas 315 hospitalizaciones diarias durante una semana y que el Sistema Municipal de de Investigación de Casos y Rastreo de Contactos haga sus pesquisas en 24 horas. También, hasta que los rastreos de contactos se ejecuten en 48 horas, luego de que el caso índice entre al BioPortal.

El doctor José Rodríguez Orengo, director del Fideicomiso, resaltó que el país se mantiene en riesgo naranja o sustancial de COVID-19, cuando se recomienda que la gente se quede en su casa si no hay un sistema robusto de muestreo del virus y rastreo de contactos.

“No queremos impactar la economía, especialmente en estos días (festivos), pero es necesario hacer algo”, dijo al advertir que los casos y hospitalizaciones están altas, a pesar de la limitación de disponibilidad de pruebas la semana pasada por el cierre del Día de Acción de Gracias.

El Departamento de Salud, mientras tanto, le envió un informe a la gobernadora con sus recomendaciones, centradas en un cierre parcial, también de dos semanas, del 7 al 21 de diciembre.

La agencia urgió a que centros comerciales, tiendas al detal y por departamento tramiten sus ventas en línea o por recogido de servi-carro. Además, exhortaron a limitar el tiempo permitido en supermercados, farmacias, gasolineras y evaluaciones médicas, y recomienda la atención por cita en ciertos servicios, como mecánicos, técnicos de reparación y salones de belleza.

Salud también exhortó al cierre de cines, teatros, casinos, piscinas y bibliotecas públicas, lugares culturales y centros de juego para niños y adultos. Además, la agencia pidió volver a prohibir el transporte colectivo, las fiestas familiares de seis personas o más y las visitas a centros de cuidado de adultos mayores. Por otro lado, la agencia recomienda se le pida a los viajeros una prueba molecular negativa 72 horas antes de su llegada y el seguimiento del Sara Alert por 14 días.

También sugiere que las iglesias hagan sus celebraciones de forma virtual y reduzcan actividades presenciales a seis personas o menos.

Por su parte, el Task Force Ciudadano publicó en su página de Facebook las opiniones de uno de sus miembros, el doctor Ricardo Jaén, sobre las opciones que está barajando la gobernadora. Entre estas, menciona el decretar Ley Seca de viernes a lunes, modificar el toque de queda, que los restaurantes operen solo por “carry out” o “delivery” y prohibir reuniones de más de seis a ocho personas.

“Si el gobierno no ha podido manejar las últimas órdenes ejecutivas, dudo mucho que cualquier cambio a la orden actual será respetada por la ciudadanía, que sabe que pueden violentarla por falta de fiscalización”, escribió el doctor Jaén.

Embed

El infectólogo Miguel Colón coincidió en que hay que reforzar el cumplimiento de la orden ejecutiva y cerrar los negocios que violen los protocolos por un mínimo de una semana.

“Tarde o temprano vamos a caer en un “lockdown”. Yo lo haría “full” el 1 de enero, porque ahora (en Navidad) la mayoría lo va a violar”, dijo.

Resaltó que también se debe hacer mejor distribución en las hospitalizaciones de COVID-19 pues, según dijo, la mayoría de las admisiones se concentran en cuatro hospitales: el de la Universidad de Puerto Rico en Carolina, HIMA San Pablo en Bayamón, Hospital Metro Pavía en Santurce y Auxilio Mutuo.

El epidemiólogo Juan Carlos Reyes, por su parte, comentó que el sector económico debe ser creativo e implementar formas de operación que minimicen el riesgo de contagio, por ejemplo en áreas al aire libre.

“Con un solo asintomático en un restaurante, los demás se pueden contagiar cuando se quiten las mascarillas”, dijo al advertir que toda actividad en espacios cerrados se debe eliminar.

Resaltó la mayoría de los casos no surgen de actividades familiares, sino de un caso índice que trae el virus a la familia.

“Si la gobernadora no hace algo diferente, va a morir mucha gente entre diciembre y enero”, dijo al exhortar a una mayor implementación de la orden ejecutiva.

El doctor Víctor Ramos, presidente del Colegio Médico, advirtió que impera un repunte grande de casos que amerita se tomen acciones inmediatas. Sin embargo, anticipó que restringir el toque de queda podría ser contraproducente al provocar aglomeraciones de personas.

Fuente: elnuevodia.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario