Puerto Rico 20 diciembre 2018

Cuesta arriba evitar prohibir peleas de gallos

La expectativa del gobierno local es que la pieza sea aprobada

Para las comisiones de Recreación y Deportes de la Cámara de Representantes y el Senado, solo resta trabajar sobre la inminente prohibición del gobierno de Estados Unidos a las peleas de gallos en la Isla, con iniciativas que van desde cabildear en el Congreso hasta la formalidad de una expresión legislativa.

La iniciativa incorporada en el proyecto federal de Ley Agrícola de 2018, conocida también como “Farm Bill”, espera por la firma del presidente estadounidense Donald Trump. La expectativa del gobierno local es que la pieza sea aprobada, aunque reconocen que puede existir un tranque respecto a este proyecto en el Ejecutivo federal.

Prohibición “atropellada”

El presidente de la comisión cameral, José “Che” Pérez Cordero, radicó una resolución concurrente para solicitar a Trump que declare inaplicable en la jurisdicción de Puerto Rico la prohibición sobre las peleas de gallos que contiene la medida. A esta gestión se unieron otros representantes como Urayoan Hernández y Joel Franqui Atiles.

Opinó que la prohibición de las peleas de gallos en la Isla se dio de manera “atropellada” y sin el espacio para que el gobierno pudiera expresarse. “Tenemos que utilizar el periodo de un año que es cuando va a entrar en vigor la prohibición. También tengo que ser bien sincero en esto... es bien cuesta arriba lo que nos toca enfrentar, pero hay que intentarlo”, comentó.

Busca prepararse para cabildeo

“Estaré haciendo una serie de vistas públicas con todos los componentes de la industria para poder recopilar los datos e ir preparados (a cabildear) con números y con argumentos al Congreso de Estados Unidos”, detalló. Algunos de los datos que busca obtener la comisión incluyen la cantidad de empleos directos e indirectos que genera esta industria y las pérdidas que provocaría en el fisco su prohibición.

“Creo que son mucho más de 27,000 empleos porque no creo que dentro de las estadísticas se estén contabilizando las personas que trabajan con las artes gráficas, los distribuidores de comida y de bebidas. Todo esto se va a ver afectado si se prohíben esas peleas y obviamente, el asunto de la aplicación y de cómo implementar esta prohibición si apenas tenemos los recursos para resolver algunos de los problemas que enfrenta nuestra sociedad”, señaló.

Estos datos podrían ser suministrados, según dijo, a la comisionada residente Jenniffer González para que impulse nueva legislación para levantar la prohibición. Explicó que el Congreso tenía la visión de que la industria requiere de mayor regulación en la Isla.

En tanto, el presidente de la comisión senatorial, Axel “Chino” Roque, favoreció la iniciativa de Pérez Cordero, aunque señaló que la estrategia debe enfocarse en persuadir a los nuevos legisladores demócratas que recién llegaron al Congreso federal.

“Cualquier gestión que se haga en el Congreso, o que se intente con el gobierno federal, es válida. Tenemos que prácticamente —si ya el tranque no es inminente— trabajar de ahora en adelante en un cabildeo intenso para pedir una exención”, expresó.

Señaló que para el gobierno local será difícil remplazar los 27,000 empleos que se impactarán con la prohibición. “El gobierno de Puerto Rico, los representantes y el Departamento de Recreación y Deportes tenemos que hacer un frente común en el Congreso para que nos permitan una exención (de la ley) en cinco años”, expresó.

“Lo que nos resta de ahora en adelante es trabajar con la comisionada residente (Jenniffer González) y los nuevos congresistas demócratas para impulsar una enmienda a esa prohibición”, agregó.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario