Puerto Rico 18 noviembre 2021

DACO visita supermercados para verificar el peso de los pavos

Aunque han encontrado un par de discrepancias, los comercios las han corregido de inmediato para evitar multas

El Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) realiza un operativo en todas las regiones para constatar que los pavos a la venta en los supermercados pesan lo que dice el empaque, y aunque han encontrado un par de irregularidades, hasta ahora no han multado a ningún comercio.

En entrevista con Edan Rivera, secretario de la agencia, este indicó que son 25 comercios aproximadamente los visitados desde la semana pasada y el operativo continuará hasta el miércoles próximo.

Por el momento, las discrepancias encontradas en las visitas las han podido subsanar sin mayores contratiempos. “En términos generales, se está cumpliendo con la reglamentación del DACO, y en los casos donde ha habido alguna discrepancia, que han sido los menos, el comercio ha cumplido”, aseveró el secretario.

Explicó que el proceso de repesar los pavos toma tiempo y en cada establecimiento los inspectores se toman entre dos y tres horas en revisar las muestras escogidas. Durante las visitas han aprovechado para verificar que el comercio cumpla con el precio anunciado y que haya suficiente inventario, en caso de que tengan el producto en especial.

Los inspectores utilizan las balanzas calibradas que lleva la propia agencia para pesar los pavos. Para calcular su peso, obtienen la tara –que es el peso neto del producto, sin la envoltura, y al pesar el producto lo comparan con lo que indica la etiqueta. Se supone que ambos sean iguales. Si hay una discrepancia positiva significa que el pavo pesa más de lo que dice la etiqueta y es beneficio para el consumidor.

Pero si la cifra es negativa, se interpreta como que hay menos producto del que dice la etiqueta. El secretario mencionó que en una de las visitas encontraron que toda la muestra –unos 12 pavos aproximadamente- dieron un número negativo.

En ese caso, se ordenó descartar el lote porque no estaba en cumplimiento. “Investigamos quién y cómo lo pesó y si la balanza del comercio estaba calibrada. La balanza sí estaba calibrada y mandamos entonces a sacar el producto de las neveras, que volvieran a pesarlos todos y los rotularan nuevamente con el peso correcto”.

Rivera estimó que dicho supermercado tenía unos 40 pavos mal rotulados, pero aseguró que se corrigió la situación de inmediato en presencia del DACO.

En otro supermercado, la tara estaba incorrecta y tres pavos de la muestra no dieron el peso que decía la etiqueta, y se procedió a identificar el lote y a cambiarle la etiqueta al resto para que tuvieran el peso correcto.

El titular del DACO no identificó a ninguno de los dos supermercados, ya que, según él, ambos comercios actuaron con diligencia para enmendar el error. “Lo que se busca es el cumplimiento. No hubo mala fe de los comercios y se pudo arreglar al momento. Si no se hubiese podido arreglar, se incautaba el producto y podría conllevar multas”.

De otro lado, el funcionario indicó que la agencia investiga una querella de una consumidora en Arecibo que alegó que fue a un supermercado a comprar un pavo en especial y le dijeron que no quedaban, y según ella, el comercio se negó a darle un “raincheck” o un producto sustituto al mismo precio.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario