Puerto Rico 15 agosto 2022

Denuncian falta de mantenimiento y reparaciones en escuelas públicas a días del inicio de clases

Planteles aquejan viejos problemas: falta de limpieza de áreas verdes y exteriores, manchas en paredes y limo en el suelo y estructuras rotas, entre otras

Los estudiantes de la escuela elemental Antonio Paoli, en Vega Alta, apenas han pisado su escuela en los últimos tres años escolares. A días para el inicio de clases, el plantel aún requiere trabajo para recibirlos de nuevo.

Desde principios de este año, se han realizado labores de reconstrucción en el plantel, como parte del programa de reparación de columnas cortas, que abarca a cientos de escuelas.

Los trabajos se supone que iban a iniciar en agosto pasado, por lo cual empleados y estudiantes fueron trasladados a una escuela cercana. Pero cuando todo se atrasó, llegó la directriz para retomar las clases presenciales en enero de este año. En febrero, tuvieron que retomar las clases a distancia para dar paso a las labores de construcción.

“Nos dijeron que se tardaban 45 días en reparar las columnas cortas. Luego de eso, encontraron seis muros (con daños), y también había que arreglarlos”, relató la madre de una estudiante, quien solicitó no ser identificada porque, además, es empleada del Departamento de Educación.

PUBLICIDAD CONTINÚE PARA VER MÁS CONTENIDO

Estar cerrada por tanto tiempo cobró factura sobre el plantel, aseguró. Los divisores en madera que separan tres salones tienen polilla y apenas están sujetados por tornillos provisionales. Hay filtraciones en varios salones, algunas ventanas no abren y la cancha -que fue destruida por el huracán María- aún no puede ser usada.

La construcción culminó, y la escuela fue entregada la semana pasada.

“Desde antes, las maestras están metidas en los salones, están pintando, se han metido también los esposos a ayudar, hay una mamá, tenemos a los abuelitos dentro de la escuela cortando grama. Es una misión”, contó.

Mientras, en la Escuela Vocacional Santiago Rivera García, en Yauco, las labores de reconstrucción aún no han iniciado. En el edificio de clases académicas, todavía se ven, en columnas, las grietas en forma de X causadas por los terremotos que iniciaron en 2020, esas que los expertos han apuntado por los pasados dos años y medio que son claro indicio de daño severo.

Para este año académico, la comunidad escolar recibió varias opciones para dar clases presenciales, pero no se ajustan a sus necesidades, aseguró el maestro de Español Orlando González. En Yauco, no hay escuelas completamente aptas, por lo que se les ofreció, el año pasado, utilizar las antiguas instalaciones de la Universidad Ana G. Méndez, pero resultó que el edificio tiene daños en el techo. Otra opción que ha propuesto Educación es reubicar la matrícula en una escuela en Guayanilla para las clases académicas y que los alumnos regresen a Yauco para los cursos vocacionales, detalló el educador.

PUBLICIDAD

“Serían 15 minutos (de viaje) si no hubiera tapón, pero, en ese tramo, están construyendo uno de los puentes, el que está sobre el río Luchetti, que se inundó en el huracán María, y con el temblor empeoró. Están en proceso de construir el puente, y ese tramo ahora te puede tomar una hora”, indicó González.

Así que los alumnos tomarán clases, la mayor parte del tiempo, a distancia. Una vez a la semana, acudirán al plantel, en el edificio de cursos vocacionales, el cual se puede utilizar, apuntó el maestro. Los de noveno grado irán los lunes, los de décimo, los martes, undécimo grado tendrá clases presenciales los miércoles y duodécimo grado, los jueves. Cada viernes irá un grado distinto.

“Esto fomenta el rezago académico. No porque el estudiante no pueda o no sea bueno, porque no tenga la capacidad o porque el maestro no sea bueno, sino porque las condiciones en que el sistema nos está obligando a trabajar propician que haya un rezago académico”, expresó el docente.

Al momento, el plan a mediano plazo es instalar vagones para uso de la escuela vocacional, como se ha hecho en otros planteles de la zona sur. Pero estos llegarían, como pronto, en octubre, señaló González.

El nuevo año escolar comenzó el viernes, con la llegada de los maestros a las escuelas públicas. Las clases darán inicio este miércoles, de acuerdo al calendario anunciado por el Departamento de Educación.

“Todavía tienen problemas”

Los problemas de infraestructura y falta de mantenimiento se repiten alrededor de la isla, apuntó el presidente de la Asociación de Maestros, Víctor Bonilla Sánchez. Fotos de planteles en Bayamón, Canóvanas y Vega Alta, entre otros, compartidas con este diario, presentan el mismo panorama: falta de limpieza de áreas verdes y exteriores, manchas en paredes y limo en el suelo causado por la humedad, estructuras como jardineras o gradas rotas, y verjas erigidas en medio de patios o edificios para mantener fuera a los estudiantes de las áreas que aún tienen daños causados por huracanes o terremotos.

PUBLICIDAD

“Hay cientos de escuelas que no están aptas para recibir estudiantes por problemas de infraestructura. Le puedo mencionar pintura, escombros... Lo que me está curioso es que todavía tienen problemas con electricidad desde María”, expresó Bonilla Sánchez.

Un informe de la organización magisterial basado en 40% de las 843 escuelas públicas de kínder a duodécimo grado indica que 331 no están aptas. El líder magisterial estimaba tener un cuadro completo los próximos días, a medida que los maestros reporten las situaciones en sus escuelas.

“La infraestructura, la falta de pintura por fuera, deja mucho que desear en muchas de nuestras escuelas, y eso se vio alrededor de toda la isla”, coincidió, por separado, la presidenta de la Unión Nacional de Educadores y Trabajadores de la Educación (Únete), Liza Fournier.

Varios de los problemas detectados, como los patios sin desyerbar, es posible que se resuelvan poco antes que regresen los estudiantes, reconoció el secretario general de la Asociación de Maestros Local Sindical, Ángel Javier Pérez. Pero situaciones que requieren más tiempo, como pintar edificios o reparar filtraciones en techos, se quedarán desatendidas, lamentó.

“Tenemos un Departamento de Educación que recibe fondos federales, recibe mucho dinero... Vamos a buscar una solución”, expresó.

Pérez indicó que el reclutamiento de maestros para llenar las vacantes que surgieron al finalizar el pasado año escolar se ha realizado durante el verano. No obstante, lamentó que, a mediados de la semana pasada, todavía faltaban cerca de 400 docentes por reclutar.

“Nosotros no debemos conformarnos con que en años pasados eran muchos más (los maestros que faltaban por contratar al empezar las clases). Cuando tú me digas que estamos en 100% y yo visite 10 escuelas y lo confirme, entonces estamos conforme. Que estén trabajadores sociales, bibliotecarios, consejeros académicos, que esté la enfermera, que estén los guardias escolares, que esté su director”, indicó el secretario general.

PUBLICIDAD

El secretario de Educación, Eliezer Ramos Parés, sostuvo que el número de “sobre 300″ vacantes de maestros que había dado previamente “se había reducido prácticamente a la mitad” para finales de la semana pasada. No obstante, al cierre de esta edición, la agencia no había dado la cifra exacta.

Ramos Parés reconoció que no todas las escuelas públicas de la isla estarán en las mejores condiciones para recibir estudiantes. La semana pasada, anunció que se realizarán reparaciones en 240 escuelas que se encuentran en “condiciones críticas”.

Ayer, el secretario y la directora ejecutiva de la Autoridad de Edificios Públicos (AEP), Ivelysse Lebrón, anunciaron la firma de un acuerdo que otorgará $18 millones en fondos federales a esa corporación pública para ampliar los trabajos de reparación en escuelas, entre ellos, la compra e instalación de equipos para mejorar los baños, luminarias y trabajos eléctricos, así como la compra de pizarras y mallas para palomas.

KOOM4RNSSVGTLBDES73NIJ5ZNM.jpg
El secretario de Educación y la directora ejecutiva de la Autoridad de Edificios Públicos anunciaron ayer un acuerdo colaborativo para ampliar las reparaciones de escuelas públicas.

El secretario de Educación y la directora ejecutiva de la Autoridad de Edificios Públicos anunciaron ayer un acuerdo colaborativo para ampliar las reparaciones de escuelas públicas.

Ramos Parés sostuvo que los preparativos para el regreso de los estudiantes “van a todo vapor”.

“He estado igualmente visitando y supervisando escuelas, algunas quejas que llegan de directores, se canalizan. Prácticamente, (los trabajos de mantenimiento en) casi la mitad de las escuelas están por convenio a través de los municipios, que han estado dando el mantenimiento. Me consta que las brigadas de la AEP, igualmente, han intensificado sus labores estos últimos días en preparación a lo que va a ser (…) el día 17, el recibimiento de nuestros estudiantes”, expresó.

Sostuvo que la instrucción es que las clases serán presenciales. Sin embargo, advirtió que se pueden dar circunstancias en las que la mejor opción para una comunidad sea la educación a distancia.

“No está sobre la mesa posponer el inicio del semestre escolar. Más o menos cuántas escuelas van a estar en remoto, no todas entonces van a estar presencial desde el 17, no lo tengo, pero no es la instrucción. La realidad es que estamos dando alternativas presenciales”, manifestó.

Ramos Parés reconoció que una de las excepciones será la escuela vocacional de Yauco, ya que tiene “muchos retos” para reubicar a su matrícula.

“Esta escuela tiene dos edificios: tiene un edificio que es moderno que aguantó el tema de los terremotos y tiene un edificio viejo (que sufrió daños). La posición nuestra es que requiere una sustitución y eso está en conversaciones con FEMA todavía. Así que, si amerita una construcción nueva, va a tomar tiempo. La decisión que se ha tomado es tener un parque de vagones, se espera que para octubre esté”, expresó.

Indicó que, en otros municipios del sur, se ha trabajado para ampliar la disponibilidad de edificios seguros para los alumnos. Por ejemplo, señaló que, en Guánica, reabrirán escuelas adicionales, y esta semana se inaugurará una escuela modular, compuesta por vagones, en Guayanilla.

El lado académico

Este año, en las escuelas públicas se estrenarán nuevos currículos para prácticamente todas las materias, producto de una revisión que arrancó en 2021.

Fournier lamentó que los maestros recibieron apenas una orientación de una hora el viernes sobre los cambios.

“Te aseguro que muchos maestros pasarán su domingo (ayer) estudiando los currículos nuevos para ver cómo podrán hacer la planificación para esta semana”, destacó.

El presidente de la Asociación de Maestros indicó que se prevé que este será un semestre “de transición” mientras se comprenden a cabalidad los nuevos estándares y mapas curriculares que deberán aplicarse en los salones de clases.

Tanto el secretario de Educación como la secretaria auxiliar de Servicios Académicos, Beverly Morro, explicaron la semana pasada que los cambios curriculares se basaron, en parte, en asegurar que el rigor del contenido académico esté a la par con el nivel de desarrollo cronológico del niño. Por años, maestros levantaron bandera para señalar que la revisión curricular previa, que arrancó en 2014, tenía contenido para algunos grados que era muy elevado.

El rezago académico en los estudiantes de escuela pública ha sido documentado durante años, recordó el director ejecutivo de la Fundación Flamboyán, Carlos Rodríguez Silvestre. Se mostró optimista con que el Departamento de Educación esté tomando pasos para atenderlo.

“Después de pasar huracanes, terremoto y ahora pandemia, ya los mismos rezagos que reportamos en el 2018, pues los estamos viendo ahora más exacerbados. Toda la información que se está recibiendo, inclusive, fue reconocida por el secretario de Educación, por las investigaciones que se han hecho en diferentes áreas, que hay un rezago marcado en la lectura. Se está viendo esto en las edades que llamamos preventivas, donde se estaban dando las intervenciones principales de kínder a tercero, y lo estamos viendo en poblaciones de grados más altos”, indicó.

La repentina transición hacia la educación a distancia, en marzo de 2020, creó un disloque en la enseñanza cuyo impacto real aún se desconoce.

“No tenemos evidencia científica (que demuestre que la educación a distancia impactó negativamente el aprendizaje), pero no hemos recibido ningún argumento en contra de que eso no haya afectado”, apuntó Rodríguez Silvestre.

Fuente: elnuevodia.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario