Puerto Rico 06 diciembre 2021

Desaparecidos decenas de menores bajo custodia del Departamento de la Familia

La agencia los clasifica como "evadidos" y asegura que los están buscando

Al menos 33 menores —entre 14 y 20 años— bajo la custodia del Departamento de la Familia (DF) se encontraban desaparecidos a octubre pasado. En abril de este año la cifra llegó a estar en 54 menores.

Sin embargo, tanto la secretaria de la Familia, Carmen Ana González, como la titular de la Administración de Familias y Niños (Adfan), Glenda Gerena, defendieron las gestiones para localizar a los menores y, según González, no se trata de “desaparecidos” sino de “evadidos”.

Detallaron que los menores se evaden por distintas razones, como problemas con otros menores en los hogares donde están ubicados, porque regresan a su núcleo familiar aunque haya maltrato, se “autoubican” con familiares o amigos y otros no quieren “seguir las normas de los hogares o los procedimientos”.

Aunque en una vista pública de la Cámara de Representantes realizada en agosto de este año, Gerena declaró que la “mayoría” de los evadidos tenía “faltas” —que es como se denomina cuando un menor comete un acto delictivo— en declaraciones a EL VOCERO informó que de los 33 menores desaparecidos, solo tres se encuentran en esa situación.

“Nos crea gran consternación. Un solo menor evadido obviamente nos preocupa porque necesitamos saber las razones por las cuales se evaden de los lugares donde han sido ubicados por el departamento”, declaró la secretaria González.

En ocasiones, aunque no pudo ofrecer el dato, son los padres o familiares quienes los “esconden” y según Gerena es por ello que siempre se hace una visita al hogar de donde se removió al menor y les hacen la exhortación a que notifiquen si saben dónde están.

“Mensualmente se hacen unas gestiones. Todas las semanas. Se hacen alertas de protección a través de la línea de maltrato de menores. Se hacen unas querellas a la Policía. Nosotros tenemos acuerdos de colaboración con el área de menores desaparecidos de la Policía de Puerto Rico. Se hacen búsquedas de los menores constantemente y puede aparecer uno que otro”, sostuvo Gerena.

Indicó que cuando tienen información de que el menor pudo haber salido del País, se comunican con la Interpol y con el Centro Nacional de Menores Desaparecidos.

Las funcionarias tampoco suministraron datos de cuán frecuente ocurre la evasión de menores. Según se indicó, otra posible forma de tratar de localizarlos es cuando usan las tarjetas del Programa de Asistencia Nutricional (PAN) o del Plan Vital.

¿Menores o adultos?

La administradora de Adfan enfatizó que la mayoría de los menores cuyo paradero se desconoce está entre los 19 y 20 años, y para algunas situaciones la ley los considera adultos.

Los datos de la agencia apuntan a que hay 11 menores de 19 años que estaban bajo la custodia de Familia y cuyo paradero se desconoce. Hay, además, ocho desaparecidos de 20 años. Del mismo modo hay tres menores desaparecidos de 14 años, dos de 15 años, dos de 16 años, cuatro de 17 años y otros cuatro de 18 años. De inmediato no estuvo disponible el desglose por género.

Las funcionarias aseguraron que los hogares sustitutos son visitados mensualmente y que son inspeccionados. No apuntaron a la posibilidad de que el maltrato o las fallas de seguridad en estos hogares sean los detonantes para que los 33 menores hayan desaparecido.

Aunque EL VOCERO solicitó los datos desde hace una semana, las funcionarias no pudieron informar cuántos hogares han sido sancionados por incumplimiento como resultado de las inspecciones, cuántos menores han sido removidos por incumplimiento en los hogares sustitutos o cuántas cancelaciones de licencia a los hogares de la agencia se han emitido.

La secretaria de la Familia señaló que “desde hace tiempo” se ofrecen talleres a las personas que administran y trabajan en los hogares sustitutos, así como al personal de trabajo social, para que puedan entender lo que han vivido los menores que están bajo su custodia y puedan manejar con ellos el proceso de ajustarse a vivir en un nuevo lugar. Los talleres cubren temas como disciplina, desarrollo y crianza asertiva.

Según la página web de Familia, es requisito que las personas a cargo de los hogares reciban adiestramiento en primeros auxilios y se certifique que no tienen antecedentes de maltrato o negligencia a menores.

González descartó que la falta de trabajadores sociales haya incidido de alguna manera en que ocurran las desapariciones. Expuso que tiene 194 plazas disponibles, y llenarlas sigue siendo cuesta arriba debido a que muchas personas preparadas en trabajo social se han ido de Puerto Rico tras los huracanes, los sismos y la pandemia de covid-19.

Fuerte crítica a la agencia

La abogada Niorly Mendoza, integrante de la Comisión Rosa Ward de Derecho de Familia del Colegio de Abogados, criticó que a estos menores se les catalogue como “evadidos” en lugar de “desaparecidos” porque implica —según la definición del diccionario— que la persona eludió afrontar una dificultad, un compromiso o un peligro. Entiende que debido a que la custodia la tiene Familia, es esa agencia de gobierno la que está en menoscabo de su responsabilidad como custodio.

“No es que el menor hizo algo malo y se evadió… porque solo está bajo la custodia, no está reteniendo su libertad en un hogar sustituto. Y la custodia provisional del menor es del Departamento de la Familia en defensa de su mejor bienestar, así que no puedo pensar que la palabra evasión es la correcta. El menor está desaparecido de la custodia o salió de alguna forma de la custodia por negligencia del departamento”, afirmó la letrada. “Por eso es importante la semántica. Si estoy protegiendo, no es lo mismo si estoy criminalizando. No puedo usar el mismo término indistintamente”, explicó.

Mendoza indicó que el problema es que un menor desaparecido automáticamente está en riesgo —porque el Estado no lo custodió apropiadamente— y si no regresa se supone que la Policía “ande como loca buscándolo”.

Agregó que un menor removido de su hogar ha pasado por un trauma y si no se le busca activamente y se atienden las situaciones sociales y emocionales puede caer en una conducta delictiva. Cuando son niñas, puntualizó, se corre el riesgo de que alguien las utilice sexualmente y el problema social crece exponencialmente.

Insistió en que si un menor regresó con algún familiar y Familia tiene la sospecha, es deber de los funcionarios de la agencia que se cite a ese adulto, se enfaticen las consecuencias y se resuelva el asunto. Sin embargo, hacerlo no libera de responsabilidad a la agencia, aseguró la abogada.

Mendoza también sostuvo que la falta de datos y estadísticas en Familia es un problema . Agregó que recientemente, durante la discusión de un proyecto de ley, se vio la falta de información sobre las custodias de los menores.

Expuso que si no hay estadísticas no se puede establecer dónde están los problemas y se atrasa o se impide la búsqueda de soluciones.

Aún considerando que quienes tienen 18 años o más son considerados adultos bajo ciertas leyes de Puerto Rico, aún quedan once menores en esa edad cuyo paradero se desconoce y la situación es preocupante, sostuvo Mendoza.

“¿Cuán difícil puede ser mover recursos para investigar qué pasó con 11 menores? Es inaceptable que no se sepa y que no se pueda contestar… Se necesita más seguridad si no sabemos cómo se investiga el entorno de ese hogar… Si no sabemos si se está evaluando desde el marco sicosocial, si no hay estadísticas, si no se sigue el método científico, no puedes dar resultados en tu gestión y obviamente a nivel social vamos a tener los mismos grandes problemas”, sentenció.

Seguirán investigando

El representante independentista Denis Márquez adelantó que continuará la pesquisa legislativa sobre este asunto y adelantó que incluirá el aspecto de las inspecciones a los hogares sustitutos.

“Lo que yo recibí de Adfan fue información de que hay colaboración con la Policía para buscar a esos menores… pero en la última vista pública en que se tocó el tema no vi urgencia, ni preocupación, ni ese sentido de inmediatez, particularmente con los menores que están entre 11 a 18 años. Todos son vulnerables, pero estos son los más vulnerables y no parece que (las agencias concernidas) estén muy pendientes”, manifestó el legislador.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario