dictadura 29 marzo 2021

Venezuela padece severa crisis con disfraz de bienestar en redes

La realidad venezolana es compleja. Unos muestran vida de lujo y derroche, mientras otros viven en la miseria y escarban en la basura

Desde hace varios meses en las redes sociales se vienen publicando una serie de videos y fotografías que representan a una Venezuela que no se parece al país en quiebra, donde la gente muere de hambre o de mengua y donde la dictadura ha destruido el aparato productivo, los servicio públicos y el sistema de salud. Un caos por el que unos cinco millones de venezolanos han abandonado el territorio nacional sin importar exponer su vida a cambio de buscar una oportunidad para sí mismo y para la familia.

El diplomático destaca que esa Venezuela de fachada, bodegones y escoltas en coches blindados no es viable. Recalca que es una dinámica perversa, fatua, ficticia, que gravita sobre una economía soterrada y oculta. “Un circuito de dinero sucio que se mezcla con remesas y tapaderas, donde el valor del emprendimiento, el trabajo productivo y competitivo no existe. Una máquina de lavado y dinero fácil de patas cortas. La otra Venezuela muere o se marcha, mientras observa a los pocos privilegiados en su borrachera celestina y encapsulada. Una Venezuela depauperada, pariendo niños con hidrocefalia de vientres rotos y secos, subalimentados, que no garantizan la vida. Una Venezuela que se marcha, que consume de cloacas y comen de desechos. Una Venezuela humillada que ve a otra comer, beber y disfrutar hasta la saciedad mientras los olvidados por su propia revolución bonita, no pueden llevar a sus hijos al colegio, caen en la delincuencia, van con pies descalzos y sin esperanza de nada. Esa Venezuela de contrastes mucho más profundos que cualquier pasado y diferencias insalvables, no puede coexistir porque pronto estallará en una explosión social y criminal que es la anomia”.

Para la psicólogo y activista político Belsaí Yanez existe un derroche de dinero, que no tiene que ver con los industriales que intentan trabajar por el país, sino con aquella gente que se muestra en viajes constantes a Los Roques, fiestas con gastos millonarios. “Es un sector ligado a la boliburguesía. Un sector minoritario, pero con poder económico y con poder político que está completamente secuestrado en algunos sectores allegados al régimen. Mientras hay una Venezuela donde la gente gana un sueldo miserable sobre todo el personal de la administración pública y hablamos de sectores tan fundamentales como educación y salud. Y no solo ellos sino otros sectores sometidos a sueldos y salarios que los coloca en una posición casi de indigente”.

El activista asegura que cada vez más hay un mayor abismo entre ese sector que ha saqueado al país y el resto de la población que termina no teniendo acceso a nada ni siquiera el caso de las vacunas. Resalta que ese sector es de altísimos privilegios. “Esa ha sido una práctica que desde hace tiempo viene ejerciendo el régimen, pero en los últimos años se ha agudizado muchísimo más especialmente a partir de la manera ilegal como manejan el oro y otros minerales preciosos que se extraen Venezuela como el coltán. Donde no hay ningún tipo de regulación, sino que quedan a la disposición de lo que decida la dictadura”.

Recalca que ese manejo de los minerales preciosos ha inyectado a la economía una circulación de dólares que no es habitual y al no venir de la parte productiva es un dinero que maltrata a la economía del país.

Compleja realidad

“Hay muchas Venezuela. Pareciera que un hay país que se está disparando y otro no. Realmente no es así. Si ves los números, Venezuela [pareciera que] está mejor que en años anteriores, pero solo si lo comparas con la propia Venezuela del 2015, 2016 o 2017. En este momento no hay escasez y la curva de la hiperinflación es menos inclinada; pero eso no quiere decir que esté bien. Si ves los números puedes asegurar que el país está muy mal. ¿Está mejor? Sí. ¿Está bien? No, para nada”. Así lo asegura Carlos Palumbo, director ejecutivo de la Asociación de Industriales y Comerciantes de La Urbina y de la Asociación de Industriales de Los Ruices y de la California Sur.

“En esencia hay industriales que están apostando en el país, que creen en Venezuela y que están tratando de hacer lo mejor posible, pero eso no quiere decir que la nación se haya recuperado ni mucho menos. Esas tendencias negativas como la caída del Producto Interno Bruto (PIB) o la hiperinflación se han ido aplanando, pero sigue habiendo serios problemas económicos que hay que solventar y atender”, destacó.

Recalca que a su juicio las imágenes que se ven en las redes sociales de personas comiendo en lujosos restaurantes no significa que haya habido una mejoría en la economía, ni de que todos los que están allí son enchufados. “Hay gente que después de tanto tiempo quiere darse un gusto y acude a estos sitios, pero no quiere decir que el país haya mejorado. Hay mucho por hacer para la recuperación económica de la nación”.

Fuente: diariolasamericas.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario