Puerto Rico 21 marzo 2022

Director ejecutivo de AEE sobre necesidad de cambiar al gas natural: "La sangre se me hierve"

El director ejecutivo de la AEE estima que la compra de combustible para el próximo trimestre llegará a $300 millones

Al director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Josué Colón, le “hierve la sangre” cuando en medio de la discusión sobre el aumento que se avecina en la factura de la luz —ante el alza en el precio del petróleo— no se discute lo que entiende es la verdadera raíz del problema. A su juicio, otra sería la historia si hace 15 años el País hubiera iniciado el cambio hacia la generación a gas natural.

Esa es una de las muchas declaraciones de Colón durante la extensa entrevista con EL VOCERO, en la que aseguró que la AEE sigue sumando gastos por asuntos de emergencia que no se atendieron ni adecuada ni inmediatamente tras el paso de los huracanes Irma y María.

¿Consideras que toda la información sobre compra de combustible en la AEE debe ser pública?SíNoVote View Results

Ante la situación energética de la Isla, el funcionario hizo una advertencia: las proyecciones sobre el gasto en la compra de combustible apuntan a que se triplicará para el próximo trimestre.

Además, el director ejecutivo de la AEE evaluó el desempeño de LUMA Energy en sus primeros 10 meses de gestión y los problemas que considera tienen algunos negocios dedicados a la venta de placas solares.

Cambios que no se hicieron

“A mí la sangre se me hierve por no decir otra cosa porque… deberíamos tener toda la flota de generación de la Autoridad hace 15 años atrás funcionando ya en gas natural y no es así. ¿Y por qué ocurre eso? ¿Porque la Autoridad no quiso hacerlo? No. Es porque desafortunadamente hubo personas —a mi parecer a propósito— que se dedicaron a entorpecer el progreso de Puerto Rico, a crear caos, desinformación y hoy estamos hablando otra vez de los mismos temas”, expresó.

A preguntas de este diario, Colón expresó que su señalamiento no significa que exdirigentes de la corporación pública y algunos “gobiernos” no hayan sido “imprudentes en el ejercicio de sus funciones”, lo que también atrasó los planes de cambiar a fuentes de energía renovable.

“Eso también es verdad, pero la realidad es que a través del tiempo se han hecho esfuerzos para migrar la energía de Puerto Rico lejos de los derivados del petróleo… nos quedamos atrás como el rabo del perro”, dijo.

Ante el reto, asegura que está enfocado en que la mayor cantidad de unidades generatrices sean transformadas al uso de gas natural. De lograrlo, indicó, no habría impactos tan severos cuando se afecte la producción de petróleo a nivel global y se cumpliría con regulaciones de calidad ambiental que desde el 2016 establecen a San Juan y a Guayama como las áreas donde más contaminación hay.

Informó que a corto plazo ya se repararon las unidades más eficientes porque usan combustible más barato y aseguró que estarán disponibles cuando aumente la demanda de servicio. A mediano plazo, agregó que se adelantará la conversión de las unidades que faltan de la Central San Juan a gas natural. Según insistió, de cumplirse con estos trabajos, se ayudará a estabilizar el cargo que pagan los consumidores.

“Durante la transición a energía renovable tenemos que asegurar que tenemos la producción suficiente o la capacidad de producir la demanda de energía y esas unidades tienen que estar en cumplimiento con la regulación federal. Y la única manera para que esas unidades —y ya lo demostramos en Costa Sur y San Juan— para que puedan estar en cumplimiento, es quemando gas natural porque reduce todas las variantes de contaminación en 60% a 70%”, explicó, y fue enfático en rechazar que garantizar la producción energética atrase la transformación al uso de energías renovables.

Lo que se espera

Sobre el aumento solicitado por LUMA a nombre de la AEE, Colón expuso que “vienen tiempos difíciles” y señaló que durante este trimestre la corporación gastó $105 millones por encima de lo proyectado en la compra de combustible. El funcionario subrayó, nuevamente, que para el próximo trimestre el gasto llegará a los $300 millones.

Actualmente, hay una solicitud ante el Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR) para aumentar en 16% la factura a los clientes residenciales con respecto al trimestre anterior, para ajustar la diferencia entre lo proyectado y lo que se pagó por combustible. Según se indicó, si el cliente tiene un consumo de 800 kilovatios/hora (kWh) el incremento en la factura se traduciría a unos $34 dólares mensuales.

Colón explicó que el combustible subió 75% en menos de dos meses por el conflicto bélico en Europa. También informó que la generatriz de San Juan usó más diésel del proyectado y que las unidades de Costa Sur usaron más Búnker C. Se ha informado que ambos combustibles son más caros.

“Los dos suplidores de la Autoridad, Naturgy y New Fortress, tuvieron problemas por distintas razones… y no fueron capaces de suministrar todo el gas”, señaló. Sostuvo que los “contratiempos” de New Fortress incluyeron reparaciones sin avisar a la AEE con los seis meses de adelanto que se requiere por contrato. Colón agregó que un equipo legal está trabajando las reclamaciones a ambas empresas y espera que en unos seis meses puedan concluir el proceso y recuperar parte del dinero, lo que se traduciría en un pequeño crédito a los abonados.

Aclaró que aunque en el trimestre hubo un déficit en la compra de combustible, también se reportó un pequeño ahorro en la compra de energía a Ecoléctrica y la carbonera AES, que salieron de servicio para mantenimiento por más tiempo de lo proyectado, lo que implicó un “ahorro” de entre $8 y $ 9 millones.

Colón añadió que la cantidad neta que hay que recuperar es de $96.8 millones y que esperan que sea cubierta con el aumento de 16% a la tarifa de la luz.

Según Colón, aunque la AEE hizo ajustes al inicio del ataque ruso a Ucrania para comprar combustible y llenar los tanques —para que estuviesen más de 90% llenos— eventualmente esa compra se usará y no quedará más remedio que afrontar el alto costo que se sigue registrando a nivel mundial. Rechazó que la AEE esté en posición de hacer compra de combustible a mayor escala cuando bajen los precios, porque la corporación está en quiebra y no tiene dinero y en todo caso el ahorro se desvanecería, con lo que se tendría que pagar por almacenaje.

Rechazó que haya $400 millones en una reserva de la corporación pública, producto de lo que se ha dejado de pagar desde el 2017, cuando la AEE se acogió a la quiebra bajo el Título III de la ley federal Promesa.

“Eso de ese fondo no es cierto. No existe ese dinero. La autoridad está en quiebra, no está pagando deuda y no está cobrando nada para pagar deuda”, señaló.

Los generadores

A cuatro años y medio del paso de los huracanes Irma y María, aún no se pueden usar los tres megageneradores que se instalaron en Palo Seco y que costaron $60 millones cada uno debido a que no cumplen con regulaciones federales y la Agencia de Protección Ambiental (EPA) federal las “arrestó”.

Colón indicó que dio instrucciones de levantar lo que faltaba y que debió estar “desde el día uno”, lo que ha costado sobre $1.5 millones adicionales. Recientemente, la EPA autorizó a hacer las pruebas de rigor y el director ejecutivo espera que los generadores estén disponibles para verano.

¿Alguien debería responder por no hacer lo que se suponía?, se le preguntó.

“Bueno, esa parte yo la dejo a la prensa. Lo mío es resolver los problemas y que el pueblo de Puerto Rico tenga un servicio de energía mejor y eso ha costado esfuerzo y dinero”, apuntó.

Nota a LUMA

A 10 meses de la entrada de LUMA como operador del sistema de transmisión y distribución de la AEE, así como encargada del área de servicio al cliente, Colón repasó las gestiones del consorcio, admitió que el comienzo “fue accidentado” y entiende que aún le falta para llegar a su nivel “óptimo”.

“La respuesta no era la correcta, las averías pasaban días y no se atendían, no se comunicaban bien, no tenían buenas relaciones con la prensa, mucho menos con los alcaldes. Eso está en récord… Veremos si se sostienen en el término del contrato”, puntualizó.

Colón proyectó que en dos años se comenzará a ver el avance en las obras de reconstrucción del sistema afectado por los huracanes y que están a cargo de LUMA, y que en todas las dependencias de gobierno han tenido un lento avance. No obstante, aseguró que se harán las mejoras a las represas, hidroeléctricas y las unidades generatrices.

Según entiende, la opción de placas solares en los techos no es costo eficiente para una gran parte de la población y aseguró que se requiere de mejor fiscalización a las empresas que las venden, porque están poniendo a mucha gente a hipotecar las casas con productos que no llenan verdaderamente las necesidades.

“Puerto Rico es un país pobre. No todo el mundo tiene esa capacidad y aquí hay gente vendiendo sueños. Por eso, desde el punto de vista de gobierno yo tengo que velar porque haya una garantía y una seguridad energética para todos. Por eso tenemos que hacer proyectos de manera tal que quien tiene recursos y el que no los tiene pueda tener la confianza de que va a tener el servicio de energía 24 horas, los siete días, el año entero”, puntualizó.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario