Donald Trump07 mayo 2019

Trump vuelve a la carga

Rosselló le responde que es hora de que acepte "sentarse como adultos" para hablar de la verdadera cantidad de dinero que ha recibido en ayudas la Isla tras el azote de Irma y María

Ante la nueva andanada de comentarios que hizo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre la cantidad de fondos federales asignada a Puerto Rico, el gobernador Ricardo Rosselló le hizo un llamado a sentarse “como adultos” para discutir la verdad sobre los millones recibidos para los trabajos de recuperación tras el azote de los huracanes Irma y María.

Trump buscó nuevamente salir de un tranque con el Congreso por la asignación de dinero a diferentes estados impactados por eventos naturales, atacando ayer los fondos aprobados. Insistió en que la Isla ha recibido $91,000 millones en ayuda federal, cifra que no se acerca a la cantidad real que ha sido enviada a la Isla.

“A Puerto Rico le hemos dado más dinero para alivio del huracán, $91 billones, que a cualquier otro estado en la historia de Estados Unidos. Como ejemplo, a Florida le dimos $12 billones y a Texas $39 billones por los huracanes monstruosos. Ahora los demócratas están diciendo que no a la ayuda a Alabama, Iowa, Nebraska, Georgia, Carolina del Sur, Carolina del Norte y los otros, a menos que le demos más dinero a Puerto Rico”, escribió en su cuenta de Twitter. “Los demócratas no quieren que los agricultores reciban ayuda. Puerto Rico debería estar bien feliz y los demócratas deberían dejar de paralizar la muy necesitada ayuda para desastres”.

Tan reciente como el mes pasado, el presidente norteamericano usó esta misma red para arremeter esta vez contra los políticos puertorriqueños y cuestionar el uso que se les da en la Isla a los fondos federales. Catalogó a los políticos boricuas como incompetentes y corruptos.

Ya son varias las veces que ha insistido en que Puerto Rico ha recibido $91,000 millones en fondos federales para la recuperación del desastre.

Al responder a estas expresiones, el gobernador reiteró su solicitud de reunión con el mandatario, la cual ha pedido por varios meses sin recibir respuesta.

“Solicité una reunión y eso todavía está ahí. Hay unos asuntos de discusión donde puede haber un toma y dame sobre si algo es cierto o incorrecto. En este asunto queda meridianamente claro para todo el mundo —salvo el presidente— que aquí no han llegado $91,000 millones. Él confunde el estimado de costos que dimos en noviembre de 2017, que ya subió, con el capital invertido en Puerto Rico”, dijo el gobernador.

Afirmó que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) ha asignado $5,300 millones, los cuales han ido en su gran mayoría para costear situaciones de emergencia, incluyendo personal.

“La cifra interesante es que los trabajos permanentes —que son lo importante en la reconstrucción— ahí no han rebasado los $300 millones. Es una fracción ínfima de los $91,000 millones”, afirmó Rosselló.

Dijo que espera resolver esto sentándose “como adultos” con el presidente.

“No podemos seguir esta vía en la que el presidente cíclicamente saca los $91,000 millones; nadie le ha aclarado que eso es simplemente incorrecto y que cada vez que hable y diga eso, lo hagan lucir mal”, subrayó el gobernador. “Reitero la posición de que debemos sentarnos para facilitar la reconstrucción para ciudadanos americanos que viven en Puerto Rico”.

Esta nueva descarga de Trump hacia la Isla surge luego del anunció que hizo el dirigente de los Medias Rojas de Boston, Alex Cora, de que no irá el jueves a la Casa Blanca para el tradicional homenaje que el presidente de turno le rinde al equipo ganador del torneo de béisbol de las Grandes Ligas. Cora declinó la invitación por entender que el Puerto Rico aun no se recupera de los daños que causó María, por lo que no se sentiría cómodo de celebrar en la Casa Blanca. Dijo queaunque el gobierno de EE.UU. ha ayudado, queda un largo camino por delante.

Llamado a la junta fiscal

Por otra parte, y ante la decisión del Primer Circuito de Apelaciones de Boston de extender hasta el 15 de julio la moratoria para la permanencia de los miembros de la Junta Federal de Control Fiscal, Rosselló dijo que su prioridad es que el organismo federal atienda lo que a su entender le corresponde.

“La junta no debe estar metida en la operación del día a día del gobierno. No debe hacerlo porque estás creando más gobierno, más estorbo y menos resultado. Hay unos asuntos que la junta está facultada a hacer, pero (decidir el uso de fondos) no es parte de sus facultades”, afirmó el gobernador.

Cantan victoria por los permisos

Rosselló aseguró ayer que su administración ha logrado agilizar el proceso de permisos, a pesar de que todavía no está listo el reglamento conjunto que se supone encamine la reforma de permisos como fue aprobada.

Atribuyó la mejoría en los números a la consolidación de las oficinas regionales.

Rechazó que sea necesaria legislación adicional para mejorar los aspectos que todavía no han implementado.

“La contestación es que no. Ya nosotros iniciamos una reforma de permisología y ahora se están trabajando trámites administrativos, instrumentos que se están divulgando, pero que van al objetivo de reducir el tiempo, la burocracia, aumentar la transparencia y la visibilidad de todos los permisos”, aseguró.

Según Manuel Laboy, secretario de Desarrollo Económico y Comercio, en lo que va de 2019 se han radicado 2,950 solicitudes de permisos de uso, de las cuales se han adjudicado 2,578. En su mayoría, estos permisos de uso, dijo, se han dado en un periodo de siete días. Esto compara con los 23 días promedio que tomó en 2015 adjudicar 8,829 permisos de los 8,893 solicitados. En 2018, dijo, se solicitaron 8,200 permisos de uso de los cuales adjudicaron 8,149 en un promedio de 14 a 16 días.

Sobre los números de Permisos de Uso Automático se informó que en 2017 se concedieron 36, en 2018 fueron 93 y en lo que va de este año suman 41 los adjudicados.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario