Puerto Rico 09 marzo 2022

El papa Francisco destituye al obispo de la diócesis de Arecibo

Según el Vaticano, la destitución del monseñor Daniel Fernández se da por su rechazo a la vacunación contra el COVID-19

El papa Francisco destituyó al obispo de la diócesis de Arecibo, monseñor Daniel Fernández, informó este miércoles el Vaticano, después de que este defendiera la objeción de conciencia frente a la vacunación contra el COVID-19.

“El santo padre ha relevado a monseñor Daniel Fernández Torres del cuidado pastoral de la diócesis de Arecibo y ha nombrado administrador apostólico ad nutum Sanctae Sedis de la misma diócesis al arzobispo Álvaro Corrada del Río, S.I., obispo emérito de Mayagüez”, dice escuetamente el boletín de prensa de la Santa Sede.

Según medios vaticanistas, el relevo de Fernández, de 57 años, se debe a que defendió la objeción de conciencia frente a la vacunación obligatoria contra el coronavirus en agosto pasado y en contra de las directrices emitidas unos meses antes por la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede.

“Es posible para un fiel católico tener objeción de conciencia ante la pretendida obligatoriedad de la vacuna contra el COVID-19″, expresó el entonces obispo de Arecibo en un comunicado.

Además, Fernández Torres se negó a trasladar a los seminarios de su diócesis a un nuevo seminario como aprobó el Vaticano hace un año, no ha querido presentar su renuncia, por lo que el Vaticano decidió destituirlo, según la misma fuente.

Según establece el Código de Derecho Canónico, los obispos deben presentar su renuncia al papa a los 75 años, y cuando lo hacen antes debe ser por una razón de peso, normalmente vinculada a su salud.

Alega “persecución y calumnia”

En declaraciones escritas enviadas a El Nuevo Día, monseñor Fernández expresó sentirse “bienaventurado por sufrir persecución y calumnia”.

“Hoy puedo tener la frente en alto y aún siendo imperfecto y pecador, saber que he hecho lo correcto y eso me da mucha paz interior. Me conforta además el significado en hebreo del nombre Daniel, que providencialmente recibí en mi bautismo, ‘Dios es mi juez’”, agregó.

Fernández indicó que contra él no se ha llevado ningún proceso ni se le ha acusado “formalmente de nada”. En cuanto al señalamiento de que rechazó presentar su renuncia, sostuvo que no lo hizo “porque no quise hacerme cómplice de una acción del todo injusta y que aún ahora me resisto a pensar que pueda ocurrir en nuestra Iglesia”.

“Se me informó que no había cometido ningún delito, pero que supuestamente ‘no había sido obediente al papa ni había tenido la suficiente comunión con mis hermanos obispos de Puerto Rico’”, abundó.

“Manifiesto mi comunión en la fe católica, con el papa y mis hermanos en el episcopado, a pesar de mi perplejidad ante una arbitrariedad incomprensible. Y si, de aquí en adelante, puedo servirles en algo, declaro mi plena disponibilidad”, concluyó.

Fuente: elnuevodia.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario