Puerto Rico 07 enero 2022

Encaminan cierre de instituciones correccionales por reducción de gastos

Completarán primera fase del plan en el primer trimestre del año

El plan de optimización del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) para reducir gastos operacionales mediante el cierre de cárceles y otras instalaciones correccionales continúa atrasado y ahora deberá completarse en el primer trimestre de este año.

Se trata de la primera fase del plan que fue ideado en 2020 y cuya parte inicial debió estar completada el pasado año.

En declaraciones a EL VOCERO, la secretaria del DCR, Ana Escobar Pabón, confirmó que el plan es cerrar en total seis instituciones correccionales, lo que redundaría en un ahorro de $4 millones anuales. Sin embargo, a la fecha solo se han cerrado dos instalaciones y de las 29 instituciones que le quedan a Corrección, otras tres se deberán cerrar antes de que termine marzo.

Datos relevantes

Los fondos asignados al DCR rondan los $361 millones, con una reducción de $22 millones en el área de nómina.

“Tenemos que ser costo efectivos en los procesos y velar el cumplimiento fiscal de una manera adecuada y prudente porque no hay justificación de mantener 31 instituciones correccionales en funcionamiento cuando tienes una población tan mínima que requiere la total atención de la aplicación de gastos”, dijo la funcionaria, en alusión a la cantidad de instalaciones que tenían cuando la Junta de Control Fiscal les pidió ajustar el presupuesto.

Escobar Pabón, quien confirmó que cuentan con una población de 7,147 confinados, adelantó que están próximos a cerrar el Centro de Tratamiento Residencial de Arecibo, el Instituto Educativo Correccional en Bayamón y el Hogar Intermedio para Mujeres, en San Juan. Entre las tres instalaciones tienen alrededor de 71 confinados.

En 2021, solo lograron cerrar el Centro Agrícola de la Montaña, que ubicaba en La Pica, en Jayuya, y albergaba a sentenciados en custodia mínima; y el Anexo 224 en Ponce, con sentenciados en custodia mínima y mediana.

En la categoría de parcialmente cerradas están el Centro Regional de Guayama 945, el Anexo 304 y 246 de Ponce, y la Institución 308 de Bayamón, que ya está por completar el cierre.

“Hasta ahora esas son las otras que tenemos que estar trabajando para cerrar. Estas últimas no tienen población. Esas son que utilizamos algunas áreas administrativas para hacer algunas tareas. Tenemos allí ubicados algunos empleados”, explicó Escobar Pabón.

El plan de optimización

De acuerdo con la secretaria de Corrección, cuando se originó el plan de optimización en 2020 se analizó -entre otras cosas- el inventario de instalaciones correccionales, las condiciones en que se encontraban, los recursos humanos y el presupuesto por institución.

“Ellos (la junta fiscal) establecieron que este plan de optimización tenía que estar finalizado y entregado para mayo de 2021. Para ello hubo una asignación de $500,000, que se trabajó con la compañía DRL Group, que hizo el análisis”, indicó Escobar Pabón.

Como parte de esa evaluación, la junta fiscal le asignó $5 millones al DCR para reparar las instalaciones a las cuales trasladarían los reclusos de las instituciones que serán cerradas. Ese dinero también deberá cubrir las mejoras de las áreas que serán funcionales para labores administrativas u otras en los edificios que cierren.

“Ese dinero ya nosotros lo hemos recibido y se está utilizando precisamente para esas reparaciones en diferentes instituciones. Es parte de lo que estamos trabajando”, aseveró la funcionaria, quien aseguró que algunas de las estructuras correccionales datan de 1988 y hasta 1950, por lo que ya tienen 20 años o más, lo cual hace que el mantenimiento sea costoso.

Añadió que hay “varias facilidades donde cerramos las unidades de vivienda, no tienen población correccional ubicadas en las mismas, pero en las áreas administrativas tenemos personal” y eso reduce el gasto operacional.

A modo de ejemplo, dijo que en el Complejo Correccional de Guayama está lo que era el Centro de Detención, que se conoce como Guayama 945, y no funciona como vivienda para población correccional hace varios años. En estas instalaciones está la sala de emergencia del Complejo Correccional de Guayama, el Programa de Comunidad y una subdivisión de arrestos.

Por ahora, como parte de la primera parte del plan de optimización, el DCR identifica varias instalaciones pequeñas que pueden funcionar dentro de otras instituciones correccionales.

“Por ejemplo, tenemos el Centro Agrícola de la Montaña. Eso es lo que se conocía como el Campamento La Pica en Jayuya. Ese campamento ya finalizó sus operaciones el día 28 de diciembre. Movimos la población que estaba allí. En total son 19 confinados. Ese proyecto y ese programa se ubicó en el Anexo 2016 del Campamento Sabana Hoyos, en Arecibo”, mencionó.

Añadió que en Sabana Hoyos también se va a estar ubicando el Centro de Tratamiento Residencial, que tiene 21 confinados. Estos van a estar en una sección o edificio del Anexo 728 de Sabana Hoyos. De igual manera, se moverá a esta área el Instituto Educativo Correccional.

“Ese instituto tiene alrededor de 40 confinados y también ya se anticipó el lugar donde se va a estar ubicando. Así que los mismos servicios que ellos reciben en estos lugares se transfieren en su totalidad a esta nueva facilidad para que desde allí opere, funcione y se mejore”, planteó.

La funcionaria dijo que, aunque estas instalaciones debieron cerrarse para el 31 de diciembre pasado, en el caso del Centro de Tratamiento Residencial de Arecibo y el Instituto Educativo Correccional no se pudo completar el proceso porque hay mejoras de planta física que no se pudieron culminar.

“Así que esperamos que antes de que finalice el primer trimestre del año natural 2022 podamos tenerlo listo”, dijo.

Otro lugar donde van a estar relocalizando la población es el Hogar Intermedio para Mujeres. Este centro admite a mujeres embarazadas o con hijos menores de tres años, pero Escobar Pabón afirmó que desde 2018 “no recibimos población embarazada, sentenciada, que pueda ser transferida a este centro y tampoco madres con niños menores de tres años que cualifiquen para estar en el mismo”. Señaló que actualmente hay 10 mujeres allí.

También se están identificando otros dos lugares para manejar la transición del confinado en su regreso a la libre comunidad en Hato Rey y Bayamón.

“Queremos hacer un hogar de adaptación social o un programa como lo tenemos en Arecibo, que es Redes (para varones)”, informó la secretaria del DCR.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario