Puerto Rico 03 julio 2020

Esperanzado el gobierno en la buena voluntad de los viajeros

Habrá un rastreo para el que no presente un resultado negativo de COVID-19, pero a nivel estatal las autoridades no pueden impedir que entren a Puerto Rico

El desarrollo de la plataforma que utilizará el gobierno de Puerto Rico para recopilar la información de los pasajeros que lleguen a Puerto Rico se encuentra en un 85% de su desarrollo, aseguró este jueves el general José Reyes, ayudante general de la Guardia Nacional de Puerto Rico (GNPR).

“Esa aplicación diariamente se interconecta con la aplicación que va a utilizar el Departamento de Salud para darle rastreo a aquellos pasajeros que no presentan su prueba molecular, su resultado de laboratorio negativo”, explicó Reyes en entrevista con El Nuevo Día.

La plataforma la desarrolla la Compañía de Turismo de Puerto Rico (CTPR) en conjunto con Aerostar, la empresa que administra el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín, mientras la aplicación móvil que utilizaría Salud para el rastreo es Sara Alert, que es utilizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) con sede en Atlanta.

Aunque se requerirá a los viajeros presentan la prueba diagnóstica con un resultado negativo realizada durante las últimas 72 horas previo al viaje, el gobierno estatal no tiene autoridad para negarle la entrada a un viajero no cumpla con presentar el resultado negativo de la prueba.

“Como territorio Puerto Rico no tiene esa facultad porque el tráfico aéreo lo controla el presidente de los Estados Unidos en su facultad de comandante en jefe y está delegado a la FAA (Administración Federal de Aviación)”, reconoció Reyes.

“Puerto Rico cono territorio sí puede establecer unas medidas de salubridad y eso es lo que han hecho las distintas órdenes ejecutivas, seguir aumentando las medidas de salubridad”, sostuvo. Las nuevas medidas entrarán en vigor el 15 de julio.

Una vez la aplicación esté lista, el gobierno la compartirá con las aerolíneas y plataformas de ventas de boletos aéreos, explicó el ayudante general. La idea es que al momento de comprar el boleto, la persona complete la información que le será requerida, como el nombre completo, dirección de residencia, dirección en la que se le podrá localizar en Puerto Rico, teléfono, correo electrónico, entre otros datos.

En el aeropuerto, al viajero –ya sea turista o residente– se le solicitará el resultado negativo de la prueba diagnóstica. De no presentarlo, se le requerirá a la persona que cumpla con una cuarentena de 14 días y que acuda a realizarse la prueba molecular en un laboratorio en Puerto Rico y Salud iniciará el rastreo. Con un resultado negativo, se levantaría la cuarentena. A través de la aplicación Sara Alert, Salud le enviará mensajes diarios a la persona, con preguntas como si presenta síntomas relacionados al COVID-19. “Lo que exige la orden ejecutiva es que la persona conteste a esos mensajes”, dijo Reyes. Si la persona no responde los mensajes, Salud se comunicará vía telefónica.

Si tampoco responde a las llamadas, “lo próximo es que el Departamento (de Salud) van a ir a visitarte acompañado de la Policía, para ver por qué no estás siendo parte de ese rastreo o si en efecto estás violentando ese rastreo”, explicó el ayudante general. Una violación a la orden ejecutiva puede conllevar una multa de hasta $5,000 o hasta seis meses de cárcel.

Todo lo anterior es en teoría.

“Pensar que 6,000 pasajeros diarios que llegan a Puerto Rico, puedas monitorearlos personalmente a cada uno de ellos, cuando lo multiplico por 14 días –que es el periodo de cuarentena– son 84,000 personas. No hay 84,000 grilletes, no hay 84,000 policías para dar ese monitoreo 24 horas, 7 días a la semana”, reconoció Reyes. “Así que apelamos a la conciencia de nuestro pueblo, a la responsabilidad de nuestro pueblo, que lo han demostrado durante los pasados 100 días”.

El gobierno también apela a la conciencia de los hoteles, paradores y dueños de hospederías que rentan sus servicios a través de plataformas como Airbnb.

“La responsabilidad de cumplir con esta orden ejecutiva es tan importante para el pasajero como para el que lo recibe”, apuntó Reyes.

Asimismo, indicó que, mientras las nuevas medidas entran en vigor y de desarrolla la logística, los vuelos comerciales continuarán llegando solamente a través del Aeropuerto Internacional Luis Muño Marín. Inicialmente, los vuelos comerciales a través del Aeropuerto Rafael Hernández en Aguadilla y Mercedita en Ponce serían reanudados el 6 de julio, pero eso se retrasó hasta agosto, indicó el ayudante general.

A las 6:00 a.m. de hoy, la cantidad de cernimientos médicos realizados en el Luis Muñoz Marín era de 295,545, desde que iniciaron el 16 de marzo, informó Reyes. Pero en términos de pruebas, desde el 17 de abril solo 33,042 viajeros se han sometido al examen serológica –con 625 resultados positivos– y apenas 1,614 a la prueba molecular o diagnóstica. De estas últimas, el ayudante general indicó que menos del 3% han arrojado un resultado positivo.

Fuente: elnuevodia.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario