Puerto Rico 09 agosto 2022

"Esto no puede volver a ocurrir": investigarán fallas en generadores de energía del Hospital Universitario

Luego que el domingo se experimentaran problemas con la electricidad en el hospital ubicado en Centro Médico, las plantas de emergencia no funcionaron

La Administración de Servicios Médicos (ASEM) investigará las razones por las que no entraron en funcionamiento los dos generadores eléctricos que tiene como medida de contingencia el Hospital Universitario, en Río Piedras, durante fallas en el sistema energético ocurridas el domingo en la tarde cuando áreas de la institución quedaron a oscuras.

Una de las posibilidades que analiza la administración es si las continuas fluctuaciones en el voltaje que precedieron el evento del domingo pudieron haber afectado los dos generadores, los cuales, aseguró el director de la ASEM, Jorge Matta, reciben mantenimiento rutinario. “Claramente esto hay que investigarlo, porque esto no puede volver a ocurrir y si tenemos que tomar cartas en el asunto de cosas o protocolos que se tengan que cambiar, así será”, expresó Matta.

Anticipó, sin embargo, que hasta ahora los técnicos le han indicado que los generadores están en “buen estado” y que no se trató de un “un ‘issue’ de mantenimiento”. “Fue un mal rato, definitivamente, pero todos los protocolos estaban funcionando. No hubo ninguna situación con ningún paciente”, aseveró el funcionario.

Una avería en la línea principal mantuvo al Hospital Universitario operando con un bajo voltaje desde el domingo en la tarde y forzó a la institución a cancelar las cirugías electivas y citas a las clínicas programadas para ayer. El problema mantuvo al hospital sin sistema de acondicionadores de aire. También afectó la iluminación en algunos pasillos, los ascensores y la operación de algunos equipos no vitales.

En el momento de la emergencia, habían 130 pacientes internados, incluyendo cuatro menores. De estos, 17 estaban conectados a un ventilador. “A pesar de las adversidades, hemos continuado dando servicios a nuestros pacientes y, al momento, no ha habido una eventualidad extrema que haya puesto en riesgo la vida de nuestros pacientes”, aseguró Bianca Castro, administradora del Hospital Universitario.

Matta indicó que hubo que mover pacientes de habitaciones que no tenían servicio eléctrico. “Mayormente, lo que sufrió daño fueron los pasillos, el aire, los elevadores, eso fue lo más crucial. Pero el hospital, en sí, tenía bajo voltaje, pero tenía luz”, expresó Matta.

Fue el lunes, cerca de las 10:00 a.m., que finalmente LUMA Energy reparó la avería eléctrica que mantenía al hospital operando a medias. Según Matta, el consorcio a cargo del sistema de generación y distribución del país estaba listo para realizar los trabajos el domingo, pero le solicitaron espacio hasta ayer. “Nosotros le pedimos que no lo hicieran, porque literalmente lo que conllevaba eso era que el hospital se fuera en un ‘shutdown’, un domingo, a las seis o siete de la noche, y no era lo más conveniente”, argumentó.

La meta, agregó, era que LUMA realizara las reparaciones con los generadores funcionando, pero no fue posible. “Nuestras brigadas respondieron inmediatamente a la avería afectando partes de Centro Médico. Estamos coordinando con el hospital para hacer las reparaciones necesarias en el momento que sea mejor para el hospital”, reaccionó la compañía privada.

Otra posibilidad que investiga ASEM es si ocurrió un evento de “inverse power”, que es cuando la energía corre en contra del flujo normal. “Incluso, el diseñador del sistema (de conexión de los generadores) está aquí porque le pedí que quería una investigación completa por si hay que incorporarle algún elemento adicional en el diseño”, explicó Wilfredo Martínez, director de Ambiente de Cuidado de la ASEM.

Martínez alegó que la falla les tomó por sorpresa, ya que el equipo se somete a un continuo mantenimiento, como requiere el proceso de acreditación y licenciamiento de la institución. “Todo este evento se está documentando porque se le presenta a ellos… Las agencias acreditadoras en realidad están conscientes de que estos eventos ocurren. En este caso, en particular, ellos realmente van a querer ver nuestra respuesta”, detalló. Dijo que un otro evento similar a este ocurrió en el 2011, tras el paso del huracán Irene.

Varios empleados consultados por El Nuevo Día y que prefirieron no ser identificados cuestionaron lo ocurrido y el proceder tanto de la administración como de LUMA Energy.

“Todos los servicios se vieron afectados. En un hora los celadores de la Utier hubieran hecho ese trabajo y lo hubiesen hecho ayer (el domingo)”, expresó un trabajador.

Reafirma reclamo

Tras lo ocurrido, el presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, Carlos Díaz Vélez, reafirmó su reclamo para que se decrete un estado de emergencia en el sistema de salud. Describió el incidente como “inconcebible”.

“El Hospital Universitario es sumamente importante. Recibe los pacientes después que salen de sala de emergencias y es el taller de los médicos especialistas y subespecialistas. Esto no puede volver y menos en una temporada de huracanes. Esto es insostenible”, señaló en entrevista con este rotativo.

Insistió en que la institución debió haber tenido un plan para eventos, como este, en el cual fallen los generadores. “Sabemos que el sistema eléctrico está malo, pero no podemos permitir que los pacientes sufran las consecuencias. Si hay un sistema eléctrico débil, hay que tener un tercer sistema de resguardo. La vida no hay manera de recuperarla”, señaló.

Es más insostenible aún, indicó, cuando se toma en consideración los millones que ha recibido el gobierno en fondos federales tras el huracán María. “Es absurdo que estas cosas ocurran”, insistió Díaz Vélez. “Imagínate la presión que tuvo que pasar el personal para evitar que falleciera un paciente. Hay que sentir empatía”, agregó.

Respecto al reclamo para declarar un estado de emergencia, Díaz Vélez explicó que ha sido bien recibido por legisladores y funcionarios, como el secretario de Salud, Carlos Mellado, con quienes se ha reunido. “Saben que se le está cayendo encima el sistema de salud”, afirmó.

Por su parte, Gerson Guzmán, presidente de la Unión General de Trabajadores (UGT), arremetió contra LUMA Energy y los responsabilizó por la interrupción del servicio y, sostuvo que lo ocurrido es una razón adicional para exigir la cancelación del contrato otorgado al consorcio.

Reconoció que las plantas eléctricas del hospital fallaron, pero sostuvo que esto ocurrió tras varios apagones. “Se habla del fallo de los generadores de la institución, pero es importante que el país conozca que éstos dejaron de funcionar luego de activarse en tres ocasiones consecutivas, luego de igual número de apagones”, dijo el líder obrero.

Fuente: elnuevodia.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario