Puerto Rico 16 marzo 2022

Estudio apunta al desplome de la industria de cannabis medicinal si el gobierno no detiene la expedición de licencias

Según el análisis del economista Gustavo Vélez, la saturación pone en riesgo a este segmento que emplea a miles de personas y ha conllevado $500 millones de inversión

A cinco años de su creación por ley, la industria del cannabis medicinal está en “un desplome” que ha reducido de $133,000 a $39,000 la venta promedio de cada dispensario, denunció ayer el economista Gustavo Vélez.

“Es un desplome de ventas, económico, que en la medida que no se atienda puede desestabilizar todo el ecosistema”, auguró sobre el segmento que genera 2,000 empleos directos y un estimado de 5,000 indirectos.

“Tenemos los cultivos, manufactura y transportistas. Estamos hablando de pérdida de capital, de empleos”, advirtió Vélez sobre la industria que ha desplegado $500 millones en capital líquido, debido a las limitaciones de servicios financieros y de crédito que pesan sobre las actividades ligadas a cannabis.

Las expresiones de Vélez se dieron al presentar el estudio “Análisis de saturación del mercado de cannabis medicinal en Puerto Rico”, que la Asociación de Miembros de la Industria de Cannabis Medicinal (Micam) le comisionó a su firma Inteligencia Económica.

Ante el cuadro expuesto por Vélez, el presidente de Micam, José Aleczer Rivera, urgió que la Junta Reglamentadora de Cannabis Medicinal “cierre la convocatoria abierta de licencias”, que hoy tiene otras 311 en fila para su aprobación, y mientras tanto examine el estudio divulgado ayer o produzca uno propio, como le ordena la ley.

Según explicó, la ley 42 de 2017 establece que a principio de cada año natural se debe publicar un estudio que incluya los criterios de área geográfica, tamaño de la industria, proporción entre pacientes y cantidad de dispensarios. En cinco años de establecida la industria, eso no ha sucedido.

Por su parte, Vélez planteó que el regulador no ha tomado en cuenta el “efecto que tiene en todo el ecosistema” la rápida concesión de licencias cuando el universo de pacientes no ha crecido. Por el contrario, se ha reducido de unos 130,000 a casi 120,000.

Embed

Como ejemplo, indicó que en 2020 había 168 dispensarios y la Junta otorgó 90 licencias más en 2021, para un total de 258.

“Es un aumento de 53% muy fuerte, dramático”, expresó. Hoy, ya hay 277. Esto ha hecho que actualmente el promedio de pacientes por dispensario sea de 432, cifra que a mediados de 2020 fue de 980.

No es un tema de (falta de) pacientes. Es el exceso de dispensarios en Puerto Rico”, concluyó Vélez.

En comparación, Hawaii tiene 4,100 por dispensario, Florida 1,692 y el promedio de todas las jurisdicciones con mercado medicinal es de 1,898.

En todos los eslabones

La saturación que recogió el estudio no se limita a los dispensarios, advirtió Alberto Fernández, miembro de la Junta de Directores de Micam y empresario del sector: “Tenemos 47 (operaciones de) cultivo y 37 de manufactura. Tenemos una inversión de $500 millones que produce suficiente cannabis para sobre 400,000 pacientes que no existen y no van a existir”.

PUBLICIDAD

Fernández atribuyó su conclusión a que los cerca de 120,000 actuales corresponden a 3.7% de la población, cuando en otros mercados ese porcentaje no llega a 3% o a penas lo supera como el 3.2% de Florida.

Uno de los efectos más palpables ha sido que “se desplomaron los precios en más de 60%”, mencionó Fernández.

Sobre este particular Vélez presentó que para 2016 la libra de cannabis rondaba los $4,000, mientras que hoy está por $1,400, un punto que estimó insostenible para la industria y en cierta medida para los pacientes, si el mercado se concentra en unos pocos y se dificulta el acceso a los tratamientos.

Llamado a aprobar el uso adulto

Tanto Aleczer Rivera como Fernández hicieron hincapié en que las peticiones a la Junta son apenas para mitigar, porque el daño está hecho.

Ya están empezando a cerrar dispensarios, cultivos, y de manera acelerada lo vamos a ver en los próximos meses”, aseguró Fernández. “El promedio de pérdida de un dispensario es $20,000 mensuales y en un cultivo serían millones al año”.

Aleczer Rivera lamentó que al ver rótulos o construcción en múltiples puntos el público pueda concluir que “da la impresión de que la industria está boyante en Puerto Rico”, cuando ello no se sostiene al examinar los datos.

Por ello, planteó que “la verdadera alternativa es que la Asamblea Legislativa entienda que el uso adulto, recreativo (para público de 21 años o más) es la solución”.

También urgió al Senado a aprobar el Proyecto de la Cámara 1078 “que establece los parámetros para el otorgamiento de licencias y una moratoria”.

“A la Cámara: que considere y apruebe el proyecto 1191 (de la autoría del representante Héctor Ferrer). Da un respiro a la industria y es una herramienta de desarrollo económico”, finalizó.

Los empresarios reiteraron que las presiones son insostenibles para operaciones familiares y de pequeños comerciantes, que se han emprendido con ahorros, préstamos privados o con las viviendas como colateral. Y esto acarrea el riesgo de concentre el mercado en jugadores con mayor capital, no necesariamente locales.

“Estamos en un estado de emergencia”, finalizó Aleczer Rivera.

Fuente: elnuevodia.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario