Puerto Rico 26 enero 2022

Federales investigaban lavado de dinero en caso de Raphy Pina

Documentos desellados revelan los ángulos iniciales de la pesquisa

Mientras en corte abierta la Fiscalía federal y los abogados del productor de música urbana Rafael “Raphy” Pina Nieves se cruzaban en argumentos sobre la posesión constructiva de las armas de fuego allanadas en una residencia suya en Caguas, en mociones confidenciales radicadas días antes que comenzara el juicio en su contra se discutió prueba recopilada por una fuente confidencial sobre supuestos señalamientos de lavado de dinero.

Las mociones, que fueron deselladas el pasado 20 de enero, se concentran en los escritos de defensa para suprimir como evidencia la grabación de una llamada telefónica entre Pina Nieves y su socio, Joed Romero Soler y los intentos de desestimar el caso por supuesta mala conducta del gobierno. El juez federal Francisco Besosa autorizó la apertura de los escritos, a pesar de que la defensa objetó la movida por entender que perjudicará a Pina Nieves en el proceso de apelación.

El pasado 22 de diciembre Pina Nieves fue encontrado culpable por un jurado federal por cargos de posesión de armas de fuego, habiendo tenido una convicción previa. La vista de sentencia fue pautada para el 1ro de abril a las 9:00 a.m. Este se expone a una sentencia de 20 años de prisión.

En esencia, la defensa argumentó que de revelarse las mociones que discuten la solicitud para suprimir la llamada grabada en esta etapa de los procesos, “seguramente inflamará al público y amenazará el derecho del señor Pina a un juicio justo”.

El rol de la fuente confidencial

De una orden emitida por el juez Besosa el 10 de agosto del año pasado se desprende que la investigación del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) inicialmente se concentró en la gasolinera Rogelio’s Gas Station en Caguas, propiedad de Pina Nieves y manejada por Romero Soler, “confidente cercano y contable personal” del productor musical.

La fuente confidencial indicó al FBI que Pina Nieves, Romero Soler y otros dos individuos no identificados presuntamente lavaban dinero mediante gasolineras, mientras que los dos sujetos no identificados se dedicaban al trasiego y distribución de narcóticos ilícitos en la Isla. Surge también del afidávit del agente especial del FBI, Justin Turner, la alegación de que Romero Soler y Pina Nieves lavaban dinero para organizaciones de trasiego de drogas, mezclándolo con los recaudos generados por conciertos.

De otras conversaciones recopiladas en la orden de Besosa se desprende que las personas desconocidas le aconsejaron a la fuente confidencial que hablara con Romero Soler sobre asuntos de lavado de dinero, pues Pina Nieves no hablaba de eso.

Con esa información, recopilada por el agente especial Turner, el FBI logró obtener la autorización judicial para interceptar las llamadas telefónicas hechas y recibidas por Romero Soler.

Lo que se había divulgado y discutido en el juicio sobre la figura de Romero Soler era limitado a que elaboró los estados financieros de Pina Nieves y fue quien preguntó por teléfono sobre qué hacer con el contenido del cuarto oculto donde se encontraron las dos armas de fuego que sirvieron para acusar al productor musical por posesión de armas.

De la orden de Besosa, que a su vez cita extensamente el afidávit sellado del agente Turner, se abunda que la fuente confidencial grabó 11 conversaciones en las que Romero Soler y otros terceros no identificados hablaron sobre los servicios de lavado de dinero que supuestamente prestaba el contable.

En una conversación que recopiló el agente Turner en un informe, la fuente confidencial habló con una persona no identificada sobre un cargamento de cocaína, el precio por kilogramo y la habilidad de Romero Soler de lavar dinero, manifestando que es “el mejor lavando”. A pesar de objeciones de la defensa cuestionando la credibilidad de la fuente confidencial, el juez Besosa estableció su credibilidad al indicar que esa fuente alertó al FBI sobre el cargamento de cocaína y se procedió exitosamente con la incautación de la misma en altamar por la Guardia Costera.

“El individuo no identificado ‘da a entender que [Romero] está lavando dinero, entre otras cosas, para [Pina]’”, reza textualmente la orden de Besosa, citando a su vez el informe de Turner.

A pesar de los esfuerzos investigativos realizados por el FBI, no lograron obtener suficiente evidencia para confrontar a Romero Soler ni a Pina Nieves sobre las alegaciones de lavado de dinero que realizó la fuente confidencial.

Buscaban un chivo expiatorio

Apenas tres días antes de que comenzara el juicio contra el productor musical, la defensa solicitó desestimar el caso tras percatarse de que el gobierno tuvo un informante que detalló el contenido de las comunicaciones privadas de Pina Nieves después de su acusación. Se trataba de dos reportes elaborados por el agente especial Turner con información obtenida por una fuente confidencial, que a su vez obtuvo la información de personas cercanas al círculo íntimo de Pina Nieves.

El reporte que corresponde al 17 de agosto de 2020 relata que Pina Nieves supuestamente buscaba que alguien asumiera la titularidad de las armas confiscadas y que afirmara que colocaron las pistolas en el cuarto oculto sin que Pina Nieves lo supiera. También señala que el rifle al que el productor de música urbana hizo referencia en la llamada interceptada con Romero Soler fue removido poco antes del allanamiento a la residencia en Caguas Real.

Mientras que el otro reporte, que corresponde al 2 de octubre de 2020, cuenta que después de reunirse con sus abogados, Pina Nieves reunió a familiares y asociados en su yate para discutir el caso, partiendo del hecho de que sus abogados le indicaron que probablemente pasará tiempo en cárcel. En ese encuentro discutieron la continuidad de sus negocios mientras estuviese sirviendo su sentencia y también exploraron la posibilidad de sobornar a un policía para verificar si las armas confiscadas estaban registradas a nombre de otra persona o reportadas robadas, pero Pina Nieves decidió no hacerlo por temor de que le causaría más problemas legales.

Fue por ese segundo reporte que la defensa planteó en una moción de desestimación que: “El hecho de que el gobierno supo que el acusado estaba resignado al hecho de que tendría que pasar tiempo en prisión es una tremenda ventaja a tener en negociaciones de pliego”. La declaración obró en contra de la defensa, pues en corte abierta fue empleada por la Fiscalía federal para abonar a los argumentos de conciencia de culpa contra Pina Nieves.

A pesar de que Besosa denegó esta y todas las mociones de desestimación presentadas por la defensa, los abogados advirtieron que a raíz de esta información obtenida por una fuente confidencial, Pina Nieves perdió toda ventaja que tenía en las negociaciones con el gobierno, “por la violación del gobierno a su derecho sagrado de comunicaciones confidenciales entre abogado y cliente”.

Tanto Pina Nieves como los abogados de defensa, Francisco Rebollo Casalduc y María Domínguez, afirmaron al concluir el juicio que apelarán el caso tan pronto se produzca la sentencia en abril.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario