Puerto Rico02 julio 2019

Fiscalía busca cuadrar caso contra matricida

Continúa la investigación para no dejar cabos sueltos

Doce días después de que un adolescente de 16 años llevara a los agentes del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Carolina hasta un paraje en Canóvanas donde dispuso de los restos de su madre, la enfermera Jeanette Mojica Rivera, las autoridades no han radicado cargos contra el menor, al continuar la pesquisa para “no dejar cabos sueltos”.

La expresión de los “cabos sueltos” fue hecha por una de las personas que participa en la investigación, en la cual han entrevistado a varios menores y jóvenes adultos en repetidas ocasiones, así como a varias amigas del autor confeso del matricidio.

Entre las amigas se encuentra una jovencita de 14 años que aparenta ser la novia del matricida.

Los interrogatorios dirigidos por Víctor Carbonell, fiscal de Distrito de Carolina, procuran determinar si alguno de los amigos y amigas del joven ayudó en la comisión del asesinato y en la disposición del cadáver.

Algunos de los amigos han comparecido en varias ocasiones al Centro Metropolitano de Investigaciones y Denuncias (CMID) en Hato Rey, acompañados por abogados o familiares. Los agentes del CIC de Carolina y los fiscales no acudieron ayer al CMID, como lo hicieron durante todos los días de la semana pasada hasta altas horas de la noche.

El joven de 16 años acudió en la tarde del 19 de junio a la Policía y admitió que le había dado muerte a su madre entre la noche del domingo 26 y la madrugada del lunes 27 de mayo, tras una disputa.

El jovencito —estudiante de escuela superior— narró que golpeó a su mamá y que al ella caer al piso la atacó con un cuchillo de cocina, el que fue ocupado. Se quedó en la casa al lado del cadáver y al día siguiente se fue a la playa en la guagua de su madre, una Hyundai Tucson color blanca, como si nada hubiese pasado.

Cuando las amistades y familiares llamaron a Mojica Rivera, el joven les contestó con mensajes de texto como si fuera ella, diciéndoles que estaba bien.

El 28 de mayo regresó a la casa en la Finca Calzada, en el barrio Campo Rico, y amortajó el cadáver en una sábana. Lo cargó —según los ángulos bajo pesquisa— con la ayuda de unos mozalbetes hasta la guagua de su mamá y dispuso del cuerpo en la entrada del sector La Vega en la PR-185, a pasos de su hogar.

Sin vínculo con asalto

Por tratarse de un menor, las autoridades no han confirmado si había sido intervenido a mediados de 2018 por un atraco junto a un adulto en una farmacia en Río Grande. Por el caso supuestamente fue condenado a una probatoria de tres años.

Fuentes de la Fiscalía sostuvieron que no se trata del presunto matricida y que el joven no tiene expediente como menor. La fuente descartó que el joven que aparece en el vídeo que ha circulado sobre ese atraco sea el que admitió haberle dado muerte a su madre.

El menor está bajo custodia desde el 1ro de junio, cuando le imputaron faltas por un caso de apropiación ilegal de unos $5,000 que sustrajo de la guagua de un contratista. Las autoridades tienen una grabación del menor cometiendo la fechoría.

Hasta la tarde de ayer no había movimiento alguno para radicar el caso por la muerte de Mojica Rivera, ante la posición de los fiscales de tener un caso lo más sólido posible.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Deja tu comentario