Puerto Rico 07 mayo 2020

Gimnasios reclaman apertura

Aseguran que se trata más de salud que de economía

Los gimnasios están en la lista de espera de los comercios que comenzarán a abrir de manera escalonada, ya que se entiende que son lugares encerrados con aglomeración de personas, lo que aumenta la posibilidad de contagio con Covid-19.

Esta premisa no la comparten los administradores de los gimnasios, quienes se quejan de que se ha producido la imagen de que son un foco de infección, cuando entienden que la realidad es que el ejercicio tiene un papel protagónico en la salud física y mental del individuo en estos momentos de crisis salubrista.

“Se recomiendan los ejercicios cardiovasculares para mejorar la función pulmonar ante el coronavirus y la actividad física influye positivamente en el sistema inmunológico. El sudor no está entre las causas de contagio, por lo que usando materiales de higienización como guantes, desinfectantes y mascarillas, además del control apropiado en la cantidad de clientes, se podrían reactivar los gimnasios”, indicó Pablo Acosta, gerente general de Crunch Fitness, con instalaciones en Carolina, Caguas y Ponce. Dijo que hay mucha desinformación sobre el tema.

La primera orden ejecutiva (2020-23) emitida el 15 de marzo cerró las operaciones de los gimnasios por la emergencia de la pandemia. La nueva orden ejecutiva, que entró en vigor el lunes pasado, establece que los gimnasios permanecerán cerrados y también los parques, pistas atléticas, playas y balnearios. El decreto está vigente hasta el 25 de este mes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el coronavirus es una enfermedad de las vías respiratorias y se transmite a través de las gotas de saliva o mucosa nasal, cuando las personas estornudan o tosen y no hay evidencia de contagio mediante fluidos corporales como el sudor o la sangre.

“Procederemos con lo que debemos tener ante la situación, como el uso de toallas individuales y mascarillas reusables con doble cubierta y filtro para los empleados, entrenadores y socios, que pueden usar estas o las desechables. Los salones de clase son muy grandes y podemos limitar el número de personas por clase, además de que hemos puesto en el piso marcadores y se limpiará después de cada grupo”, explicó Herminia “Hemy” Ortiz, gerente de operaciones de Crunch Fitness.

“Nos sentimos más que seguros con nuestros protocolos, aunque no estamos en ninguna área en el plan del gobierno. Somos un concepto preventivo, y la primera línea de defensa para una mejor preparación física y mejor sistema inmune para enfrentar el Covid-19 y otras afecciones”, agregó.

La franquicia con 15,000 miembros en Puerto Rico y más de 240 empleos directos e indirectos ha tomado las medidas de salubridad necesarias para cuando pueda volver a operar, que incluyen varias estaciones de desinfección y distanciamiento entre clientes.

“Se limitará el uso de máquinas para conservar el espacio requerido de distanciamiento social. No habrá aglomeramiento en las máquinas. Se usará una sí y otra no, más se pondrán símbolos en el piso —para área de uso y área de espera— para que sepan dónde pararse”, comentó Acosta.

En cuanto al uso de mascarillas mientras los miembros se ejercitan, este aseguró que es posible, aunque aceptó que hay que acostumbrarse.

“Cuando los boxeadores entrenan los llevan a lugares altos donde se les dificulta respirar para aumentar capacidad pulmonar, que es como la mascarilla, que permite mucho mejor el flujo de aire y no limita la capacidad para hacer ejercicio. En la entrada se tomará la temperatura, se limitará el contacto con el personal y ya se cambió el desinfectante a uno de nivel hospitalario. Invertimos en equipos atomizadores portátiles para rociar las máquinas, desinfectar equipos antes y después de usarlos. También se bajará la temperatura en los gimnasios para una menor probabilidad de que se propaguen las bacterias y los virus”, dijo el gerente general.

Reclamo por mensualidad

Ante los reclamos ciudadanos sobre varios gimnasios que continúan cobrando la matrícula a pesar de no estar operando —por lo que la representante Maricarmen Mas Rodríguez pedirá una investigación—, Ortiz aseguró que se trata solo de algunos gimnasios.

“Ese no es nuestro caso. Nosotros desde abril no cobramos. Marzo sí se cobró porque no se sabía qué iba a pasar. Dimos un crédito de 50% por la mitad del mes que no usaron, que se puede usar para abonar a la mensualidad o para adquirir algún producto. Hay varios métodos de pago, se puede pagar mes a mes, pagar varios meses o por contrato. No se puede decir que ese problema es de los gimnasios de Puerto Rico, no es la realidad de la mayoría”, dijo.

Mas Rodríguez aseguró que someterá una resolución para que los gimnasios detengan inmediatamente la práctica de cobrar sin operar. También exige la viabilización de las líneas de servicio al cliente para canalizar las inquietudes de sus miembros y no referir a los clientes que no paguen su membresía a las agencias que monitorean el crédito, como Equifax y TransUnion.

“Durante los últimos días hemos recibido decenas de quejas de consumidores sobre las acciones sin escrúpulos de varios gimnasios que continúan cobrando cada mes la membresía a sus clientes a pesar de que no operan desde el 15 de marzo debido al toque de queda decretado por la pandemia del Covid-19. La gente nos indica que no contestan los teléfonos cuando se les llama para reclamar. Todo eso estará bajo investigación”, señaló la legisladora.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario