Puerto Rico 26 abril 2022

Hay un posible acuerdo en el proyecto de salario mínimo para trabajadores que cobran a base de propinas

Existe ambiente entre La Fortaleza y miembros de la Cámara de Representantes

Todo apunta a que hay consenso entre La Fortaleza, y miembros penepés y populares en la Cámara de Representantes para modificar el salario mínimo de los trabajadores que dependen mayormente de propinas para que alcance la mitad del salario mínimo vigente, indicó el representante popular Juan José Santiago, uno de los autores del proyecto de ley con que se intenta modificar esa compensación.

Por disposición de una ley federal, el salario mínimo de estos trabajadores solo alcanza $2.13 la hora. El Proyecto de la Cámara 1133, de Santiago, Orlando Aponte Rosario, Mariana Nogales y José Bernardo Márquez Reyes, propone elevar este salario mínimo para que alcance el 75% del ingreso mínimo que reciben los demás trabajadores a partir del 1 de julio de 2022 y que alcance el 100% para el 1 de julio de 2023.

La Ley 47-2021 elevó el salario mínimo a $8.50 la hora comenzando el 1 de enero e incrementa ese salario a $9.50 la hora a partir del 1 de julio del 2023. Otro aumento, a $10.50 la hora entraría en vigor el 1 de julio del 2024 si una comisión especial determina así procede.

No obstante, Santiago sostuvo que solo hay ambiente en el Ejecutivo para elevar ese salario a la mitad del ingreso mínimo por hora que esté vigente y así se lo dejó saber Carlos Rivera Justiniano, asesor legislativo del gobernador Pedro Pierluisi.

“Tuve una conversación con él luego de que el Gobernador dijera que estaba dispuesto a revisar esa salario, reconociendo que estos trabajadores llevan más de dos décadas con un salario de $2.13 la hora”, indicó Santiago a El Nuevo Día. “Dijo que estaba dispuesto a mirarlo (Pierluisi) si era $4.25 o la mitad del salario mínimo por ley”, agregó Santiago al referirse a su conversación con Rivera Justiniano. “La realidad es que estamos en un gobierno compartido y, buscando la viabilidad de la medida y su firma, se comenzaría a hacerle justicia a etsos trabajadores mientras se alcanza un balance entre los comerciantes y los trabajadores”.

Santiago indicó que ha hablado con Nogales y con Márquez sobre los posibles cambios a la medida para conocer si siguen interesados en figurar como coautores de la medida.

“Me dijeron que quieren darle hacia adelante como está la medida”, dijo Santiago. “Pero Aponte y yo queremos que ocurra algo. No podemos jugar a la política”, dijo Santiago.

Torres García argumentó, por su parte, que el lenguaje que se podría aprobar y que eleva el salario mínimo de estos trabajadores a la mitad de lo que sería el vigente se asemeja al estado de derecho antes de que se congelara la fórmula a nivel federal.

La última vista pública del proyecto se celebró el 17 de marzo, pero Torres García no ha rendido informe. Según ha sostenido en repetidas ocasiones desde entonces, espera por recibir testimonios de estos trabajadores para conocer sus posturas, pero según dijo no ha tenido éxito. Incluso le ha solicitado a representantes de distrito que lo ayuden en esa misión.

“Estoy esperando por los compañeros representantes que me den la información que les solicité. Les he enviado dos comunicaciones a todos para que me consigan meseros de sus áreas. Sería irresponsable de mi parte bajar un informe sobre la medida sin conocer la posición de las partes impactadas”, sostuvo Torres García. “No voy a forzar al proyecto sin conocer la postura de los impactados”.

Torres García sostuvo que ya celebró todas las vistas públicas que tenía en mente.

“Voy a acoger a los de mi precinto y de compañeros del sur y bajo esa prerrogativa voy a trabajar el proyecto”, abundó. Según Torres García, la postura de los meseros con quienes ha hablado es que quieren permanecer como están “o que se les suba el salario 50%, pero no a un $8.50″.

Torres García sostuvo que estos trabajadores prefieren continuar trabajando por propina. Sin embargo, dueños de restaurantes han indicado, según él, que deshabilitarían los sistemas electrónicos que tienen actualmente para que los clientes puedan dejar propina, al menos en transacciones electrónicas.

“Lo anunciarían y diría que es un comercio libre de propinas”, dijo Torres García. “El dueño no tiene por qué tener esa oportunidad en una tarjeta de crédito, así que se lo tendrías que dar en efectivo”.

Fuente: elnuevodia.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario