ICE17 octubre 2019

Viuda de cubano hallado muerto en Louisiana no cree que se suicidara

Roylán Hernández Díaz, de 43 años, fue hallado muerto por ahorcamiento en una celda de castigo de un centro de detención privado en Lousiana

MIAMI, Estados Unidos.- Yarelis Gutiérrez Barros, de 43 años, dijo en entrevista con el Nuevo Herlad que no cree que su novio, Roylán Hernández Díaz, también de 43, se haya suicidado en el centro de detención privado Richwood Correctional Center, en Louisiana.

La mujer, residente desde hace solo cinco meses en Tampa, contó que la agencia federal ICE no le ha dado detalles de la muerte de Hernández Díaz, solo la Policía de Inmigración para lamentar que Roylán muriera bajo custodia.

“Lo que sé ha sido a través de las noticias. Nadie de ICE se ha comunicado conmigo nuevamente. No entiendo por qué. Lo único que le puedo decir es que no creo que su muerte haya sido por suicidio”, aseveró al Herald.

De acuerdo a la nota, ICE dijo en un comunicado que la causa preliminar de la muerte parecer ser “estrangulamiento autoinfligido”, sin embargo, que el caso está bajo investigación pues están comprometidos “con la salud y el bienestar de todos los que están bajo su custodia”.

Gutiérrez Barros contó al Herald que Roylán Hernández salió de Cuba hacia Guyana en 2016, que en Cuba dejó tres hijos y a su madre anciana, y que su camino para llegar a Estados Unidos ha sido muy largo y muy difícil.

Los dos se conocieron en Ecuador justo antes de que el entonces presidente Barack Obama derogara la política pies secos pies mojados, en aquel país intentaron casarse, pero no pudieron por falta de papales. Ahora su muerte les ha truncado el sueño.

En 18 de mayo pasado los dos llegaron a la frontera con Estados Unidos, a El Paso. Solicitaron asilo político y a ella le dieron un parole para continuar su proceso en libertad, a él lo enviaron a un centro de detención, primero en Mississippi, luego lo enviaron a Lousiana.

“En Mississippi le dijeron que tenía que firmar un traslado porque allí no daban Parole ni libertad bajo fianza. Él aceptó porque creía que en Lousiana las cosas serían más rápidas, pero desde que llegó allí comenzaron los problemas”, dijo Gutiérrez a Herald.

Sin embargo, a pesar de los problemas, nunca contó a su novia que tenía ideas suicidas, eso sí, “me decía lo mismo que dicen todos los cubanos: yo para Cuba no vuelvo, prefiero morir. Lo que quería él era hacer una huelga de hambre, plantarse para que lo liberaran, no para morirse”.

Según cifras oficiales, unos 51 000 migrantes están detenidos en todo el país y más de 8000 solo en Lousiana, lo que convierte al estado en uno de los principales centros de detención de ICE en Estados Unidos.

Fuente: cubanet.org

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario