internet 02 noviembre 2018

Bajo lupa ética jefa de Justicia

Se alega que intervino indebidamente en un caso criminal contra imputados de escalar la casa de una de sus hijas

Como secuela del escándalo del chat de la campaña electoral del gobernador Ricardo Rosselló, ahora la secretaria de Justicia, Wanda Vázquez, está bajo investigación de la Oficina de Ética Gubernamental (OEG) por presunta intervención indebida en una pesquisa criminal.

Ha trascendido que este asunto también es investigado por el Panel sobre el Fiscal Especial Independiente (PFEI). La funcionaria fue referida por el propio gobernador, quien ayer admitió haber sido entrevistado por dos fiscales del PFEI. Despachó con un “es correcto” la pregunta de si la secretaria cuenta con su confianza. La respuesta de Vázquez a la pesquisa en su contra fue enfilar los cañones contra la presidenta del panel del FEI, Nydia Cotto Vives, insinuando que le puso el ojo en represalia por haberle cancelado el contrato que tenía con la Oficina de la Procuradora de las Mujeres cuando ella la dirigía.

Así, el día de ayer transcurrió con la revelación de información que puso en entredicho el funcionamiento completo del sistema de justicia del País.

Desde temprano, Rosselló dijo a la prensa que había sido entrevistado por fiscales del FEI y que había hecho los referidos correspondientes. Luego, fue la directora de Ética Gubernamental, Zulma Rosario, quien confirmó en comunicado de prensa que investiga a la secretaria de Justicia.

“Por tratarse de una investigación activa, que no ha culminado y en la que nos continúa llegando información, estas serán las únicas expresiones que realizaré por el momento para salvaguardar la confidencialidad de los procesos investigativos”, dijo Rosario en el comunicado. Vázquez es investigada por la OEG por supuestamente intervenir en el proceso criminal contra dos hombres acusados de haber escalado la casa de una de sus hijas. Según relató la funcionaria en entrevista radial (WKAQ), la mamá de uno de los imputados llegó a La Fortaleza el mismo día que sentenciaron a su hijo para presentar una querella por esa presunta intervención.

Casos se cruzan

La mujer —dijo Vázquez— fue recibida por la entonces secretaria asociada de la Gobernación, Itza García, quien al otro día (4 de abril) estaba citada a Justicia para testificar como parte del caso del chat de WhatsApp que eventualmente le costó el puesto. Al saber que García tenía esta querella en su contra, la secretaria indicó públicamente que pretendían interferir con su investigación sobre el chat. Luego denunció que el PFEI nunca le preguntó sobre este asunto. La respuesta de esa oficina es que no encontraron evidencia para corroborar la denuncia de la secretaria de Justicia.

Vázquez acusó al PFEI de haber “filtrado” que existía una pesquisa en su contra y dijo que pudo percibir un “secretillo” entre la presidenta de ese organismo, Nydia Cotto Vives y la directora de la OEG.

En la entrevista radial, Vázquez admitió haber estado presente en al menos una reunión de los fiscales que procesaron el referido caso de escalamiento.

“Me abstuve, con mi dolor, mi sufrimiento, esas niñas son la luz de los ojos de mi esposo y míos. Puse mi cargo por encima de todo y no intervine. Así las cosas, luego que el caso fuera sometido, la fiscal (Olga) Castellón —que es jefa de fiscales— cita a los dos fiscales que bregaron el caso —que manejaron la situación— al departamento para verificar si habían sometido y cómo había sido el procedimiento”, dijo Vázquez. “Yo estuve presente en esa reunión, pero yo no di instrucciones; vi qué era lo que habían sometido y eso fue todo”.

La secretaria dio detalles muy específicos sobre el récord criminal de una de las personas imputadas, pero señaló que lo supo porque buscó en la página de internet de la Oficina de Administración de Tribunales. Cuestionó incluso que a la madre del acusado se le ocurriera acudir a La Fortaleza para presentar una querella en su contra.

“La señora sale del Tribunal de San Juan el 3 de abril y no sabemos cómo le vino a su mente la idea de hablar con Itza (García). Llegó a los portones de Fortaleza y entró como si fuera invitada. La atendieron ese mismo día y ¿quién la atendió? La atendió Itza García. ¡Qué casualidad! Pero no creemos en casualidades”, indicó la secretaria.

“Luego tuvo la querella mía diez días debajo de algún documento para tener el momento apropiado que la iba a utilizar. A los diez días me llaman y me dicen que tengo una querella que tomó Itza García —cuando teníamos un procedimiento contra ella y yo tomé eso como un intento de obstruir mi investigación— cuando ella no tenía ninguna facultad para tomar una querella contra la secretaria (de Justicia)”, agregó.

Aunque la querella a la OEG llegó de manos del propio gobernador, la secretaria de Justicia responsabilizó a Cotto Vives y al panel del FEI, entidad con la que se supone Justicia trabaje mano a mano en la radicación de casos criminales. Insinuó que si los fiscales del FEI llegaron a entrevistar al primer ejecutivo fue en represalia por el contrato que le canceló a Cotto Vives cuando era procuradora de las Mujeres.

Ni niega ni confirma

Cotto Vives por su parte, alegó que fue ella quien pidió rescindir el contrato con la procuradora de las Mujeres. No confirmó ni rechazó que el PFEI tenga una investigación contra la secretaria de Justicia.

“Yo no puedo decir que la investigación es contra la secretaria de Justicia. Hemos sido consistentes que en el caso contra (el expresidente de la Comisión Estatal de Elecciones) Rafael Ramos Sáenz se presentaron los cargos relacionados con el chat y que los fiscales pidieron autorización para ampliar su investigación. El panel autorizó ampliar la investigación sobre unos hechos que advinieron en conocimiento en el curso de su investigación”, dijo Cotto Vives. “Esa investigación no ha concluido”.

Los fiscales —señaló Cotto Vives— tienen hasta el 16 de noviembre para determinar si radicarán cargos como parte de esta investigación colateral relacionada al caso del chat de WhatsApp.

¿Por qué no llamaron a la secretaria de Justicia luego que dijo que trataron de intervenir con ella?, se le preguntó a Cotto Vives.

“Porque cuando se refirió ese asunto a los fiscales, ella refirió una alegada investigación confidencial que no fue confidencial porque a renglón seguido dijo que había sido intimidada y dejó de ser confidencial y lo refiere a nosotros”, manifestó. “Los fiscales concluyeron que no había los elementos del delito de intimidación”.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario