internet 13 junio 2017

No caiga en el pescaíto sexual

Hombre relata cómo lo extorsionaron con un vídeo fabricado, en el que presuntamente aparecía en escenas de contenido sexual.

“Esteban” (nombre ficticio) se encontró un sábado con una solicitud de amistad a través de la red social Facebook. Era una mujer llamada “Rebeca” y, aunque no la conocía, no vio razón para desconfiar y la aceptó en su grupo de amigos.

“Se veía tan real”, comenta el hombre. “Me pregunté ‘¿qué c… es esto?’ y empezaron con esta insistencia de que lo iban a subir… Cada 10 minutos me texteaban y no sé ni cómo consiguieron mi número”, lamentó. “Me dañaron la cabeza, uno piensa lo peor… me insistieron tanto que les transferí el dinero; primero $500, luego $1,000”, recordó con disgusto.

Tras cumplir con las exigencias de Rebeca, le dijeron que iban a borrar el vídeo, pero no. “Fue peor, porque a los dos días me llega un mensaje de que la Interpol había interceptado un vídeo mío y que si no pagaba $25 mil me iban a llevar preso”.

Ahí fue que cayó en tiempo de que había sido víctima de un “pescaíto” bastante común: extorsión a cambio de no revelar imágenes sexuales, también conocido por el término “sextortion”, en inglés.

Se puso a buscar dónde quedaba Mali y se dio cuenta que era en África, y “pues imagínate, me metí en internet, verificando si habían tirado el vídeo, y nada. Luego escribí ‘extorsión a través de internet’ y dentro de los muchos ‘sites’ apareció un reportaje de la cadena BBC sobre ‘sextortion’ y pude ver, paso a paso, lo que me hicieron a mí”.

“En ese momento me sentí ultrajado, violado. Es algo que pasó y no le quiero dar casco, pero hay gente que se ha suicidado por esas cosas”, comentó Esteban.

“En el reportaje de BBC fueron a una intervención en Filipinas con la Interpol e hicieron una redada en los sitios donde se dedicaban a esto y era como un rancho bien grande, con cientos y cientos de computadoras”, explicó.

La cosa se calmó de momento, pero luego, semanalmente, le llegaba un e-mail exigiéndole dinero a cambio de no arruinarle la reputación.

“Llamé a mi proveedor de internet para bloquear todos esos e-mails y al sol de hoy, gracias a Dios, no me ha llegado más nada y me mantengo monitoreando, pero no ha salido el bendito vídeo”, enfatizó.

De esto no ha pasado ni un mes y Esteban todavía siente la presión y la ira por haber sido víctima. “Yo lo que quiero es denunciar esto y alertar a la gente porque es bien, bien malo”, recalcó.

El famoso caso de “la española”

Consultado sobre el asunto, Carlos Osorio, oficial de prensa del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) en San Juan, explicó que esta modalidad de fraude tuvo un auge hace meses y todos los entrevistados hablaban de “la española”, una mujer que les pedía solicitudes de amistad, conversaba con ellos y a algunos llegó a engatusarlos para cometer actos de naturaleza sexual frente a la computadora, para luego extorsionarlos.

“Siempre cae alguien, lamentablemente”, comentó Osorio, quien insistió en que hay que usar el sentido común y no dejarse seducir por el supuesto anonimato de Internet. “No se arriesguen porque van a terminar pagando dinero, a esas personas es bien difícil conseguirlas”.

Por su parte, la licenciada Julizzette Colón-Bilbraut, fundadora de Monitor SN, una firma de inteligencia social, recalcó que “hay que entender en la mayoría de las redes sociales, si no en todas, ese vídeo no va a poder correr mucho porque no lo van a permitir. A lo que uno no puede ceder es a esa presión inicial”.

Si bien Esteban logró reunir el dinero para pagar, no suele ser el caso. “No se puede ceder. En la medida que pagues, debilitas tu caso y las posibilidades de que se detenga la extorsión son mínimas. Vamos a ver, ¿de cuándo a acá los criminales tienen honor? Si le diste dinero la primera vez y no lo publicaron, cuando pidan la segunda vez y no des el dinero, pueden tirarlo”, razonó. “Esta es la versión cibernética del clásico ‘scam’ de que te tienen un hijo secuestrado, que en muchas ocasiones se origina de las cárceles”.

Existen alternativa contra el sextortion

Si se encuentra en una situación como la de Esteban, lo primero que tiene que hacer es cesar toda comunicación y querellarse ante las autoridades.

En la Policía de Puerto Rico existe la Unidad de Crímenes Cibernéticos, donde puede orientarse y éstos, si lo consideran pertinente, refieren el caso a la agencia federal ICE-HSI, particularmente en el Centro de Querellas sobre Crímenes en Internet (ICCC, en inglés) en la siguiente dirección: https://www.ic3.gov

Si bien en la Policía no hay estadísticas de cuántas personas han sido víctimas de sextortion, la sargento Loyda de Jesús, directora interina de la Unidad, aseguró que a diario reciben -al menos- una llamada por este tipo de crimen.

“Nosotros lo que hacemos es orientar, porque somos una unidad de apoyo técnico”, indicó De Jesús.

“Nos llaman por el susto cuando ven que les están enviando los vídeos, pero deben saber que no se comete fraude si no mandan en dinero y que muchas de estas situaciones se dan a través de un proxy que no es en Puerto Rico. No tenemos jurisdicción”, añadió.

De Jesús también alertó a ser bien celosos con la privacidad. “Uno no sabe qué está haciendo el otro con tu imagen. Si no conoces a la persona, tienes que denegar la solicitud de amistad porque, aunque esa persona no te haga nada, tiene un amigo, y otro y eventualmente alguien cae en este pescaíto”, advirtió.

Fuente: primerahora.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario