Puerto Rico 01 octubre 2021

Justicia federal no ha determinado si buscará la pena de muerte contra Félix Verdejo

La defensa del boxeador sigue a la espera para conocer la determinación final sobre si su cliente enfrentará la sentencia capital en el caso relacionado al asesinato de Keishla Rodríguez Ortiz

La fiscalía federal informó hoy, viernes, que todavía no ha decidido si buscará la pena de muerte contra el boxeador Félix Verdejo, acusado por el asesinato de Keishla Rodríguez Ortiz.

Durante una vista esta mañana ante el juez federal Pedro Delgado, el fiscal Jonathan Gottfried indicó que la petición “sigue pendiente ante el secretario de Justicia” de Estados Unidos.

“Quisiéramos dar una fecha de cuándo tendremos una decisión, pero en este punto no puedo dar una fecha específica”, sostuvo Gottfried.

Ante ese escenario, solicitó un plazo de 60 días, periodo en el que también espera haber completado otra ronda de descubrimiento de prueba para la defensa.

Los abogados de Verdejo y el coacusado Luis Martínez Cádiz estuvieron de acuerdo con el plazo propuesto, por lo que el juez fijó la próxima vista para el 17 de diciembre.

“Estamos cautelosamente optimistas de que para ese momento podamos tener una claridad de (parte la agencia en Washington ) DC para los próximos pasos en este caso”, añadió el fiscal.

Verdejo enfrenta cuatro cargos

Verdejo enfrenta cuatro cargos criminales federales, mientras que contra Cádiz Martínez pesan tres. El caso fue asignado al juez federal Delgado, quien emitió una orden de mordaza para evitar que se divulgue públicamente cualquier información que no haya sido publicada sin restricción en el expediente del caso o que no se haya discutido abiertamente en alguna vista.

Un gran jurado los acusó de carjacking y secuestro, que resultó en la muerte de una persona. Ambos también enfrentan un cargo por la muerte de un bebé que estaba por nacer.

Verdejo fue acusado con un cuarto cargo, que consiste en el uso de un arma de fuego para cometer un crimen violento.

Aunque no se incluyó un cargo de “asesinato por encargo”, en un comunicado de prensa la fiscalía federal indicó que el caso era elegible para pena de muerte porque, entre otros asuntos, Verdejo “procuró la comisión de la ofensa por pago o promesa de pago”, mientras que Cádiz Martínez “cometió la ofensa como consideración para el recibo o en la expectativa de recibir algo de valor”.

Repasa la cronología del caso aquí.

La acusación también dice que cada acusado “mató intencionalmente a la víctima (Keishla Rodríguez Ortiz)”, y cometieron una ofensa de forma atroz, cruel y depravada que involucró el abuso físico de la víctima”.

Asimismo, señaló que cometieron la ofensa “después de una planificación sustancial y premeditación para causar la muerte de la víctima”.

La denuncia del FBI

Según la investigación de la Policía y el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, en inglés), Verdejo contactó a Cádiz Martínez y le solicitó ayuda para terminar con el embarazo de la Rodríguez Ortiz, después de que la joven informara al boxeador que estaba en estado de gestación con su hijo, basado en el resultado de una prueba que se había realizado.

La denuncia del FBI no identifica a Cádiz Martínez, pero su participación se conoció luego, al ser incluido junto con Verdejo en el pliego acusatorio emitido por un gran jurado federal.

La cooperación de Cádiz Martínez con las autoridades fue confirmada por el abogado criminalista Edwin Prado, quien reveló que fue contactado por él para que le coordinara la forma en que informaría a las autoridades sobre lo ocurrido.

De acuerdo con la denuncia del FBI, Verdejo contactó a la víctima el 29 de abril y “arregló para encontrarse cerca de la residencia de ella. Verdejo y el testigo condujeron para la reunión en la guagua Dodge Durango negra”.

La víctima llegó a la reunión en su vehículo, que era un Kia Forte color gris, que después fue encontrado en Canóvanas, y se montó en el vehículo de Verdejo.

“Después de la conversación entre Verdejo y la víctima en el vehículo de Verdejo, Verdejo golpeó a la víctima en la cara y le inyectaron una jeringuilla llena de sustancias compradas en un punto de drogas en (el residencial Llorens Torres)”, indica la declaración jurada.

“Verdejo y el testigo (cooperador Cádiz Martínez) entonces amarraron a la víctima por los brazos y pies con un cable”, abundó. “Un bloque fue amarrado a la víctima”.

Asimismo, indicó que Verdejo y el testigo condujeron los dos vehículos hacia el puente Teodoro Moscoso.

Allí, agregó, “la víctima fue removida del vehículo y lanzada por uno de los lados del puente al agua. Verdejo le disparó a la víctima con una pistola desde el puente”.

“El FBI revisó el pietaje de las cámaras de seguridad del Teodoro Moscoso”, destaca la denuncia. Señala que a eso de las 8:29 de la mañana de ese día una guagua “consistente con la apariencia del vehículo de Verdejo se estacionó en el paseo del puente. Hay movimiento visible de al menos un individuo en el lado del vehículo”, señala la declaración jurada, sin detallar qué tipo de “movimiento se observa”.

“El vídeo entonces muestra a la guagua irse del lugar y regresar a un punto cercano del puente en al menos dos ocasiones. La guagua se va aproximadamente a las 9:31 de la mañana”, planteó la querella federal.

El cuerpo de Rodríguez Ortiz fue encontrado el sábado 1 de mayoen la orilla de Isla Verde de la laguna San José, cerca del puente Teodoro Moscoso, donde la policía ocupó al menos un casquillo de bala.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario