Justicia 06 febrero 2019

Ofensiva de Opfei contra Vázquez

Informe final remitido a Ética y al Supremo imputa perjurio y otros actos fuera de ley a la jefa de Justicia

La Oficina del Panel sobre el Fiscal Especial Independiente (Opfei) volvió a la carga contra la secretaria de Justicia, Wanda Vázquez, esta vez con la difusión de un informe final en el que le imputa perjurio, promover una “investigación infundada” para protegerse y la comisión de otros actos fuera de ley.

La supuesta intervención indebida que tuvo la secretaria en el caso criminal en que su hija fue víctima, así como la investigación irregular que esta promovió contra otros funcionarios con el propósito de tomar una ventaja “no permitida por ley” en su defensa son parte de los “hallazgos” de la Opfei en su informe, referido tanto a la Oficina de Ética Gubernamental (OEG) como al Tribunal Supremo para el procesamiento disciplinario o administrativo que corresponda.

La Opfei difundió el informe tan solo cuatro días después de anunciar su decisión de no ir en alzada contra la funcionaria. El documento no contiene el texto íntegro de las declaraciones juradas que los fiscales sometieron en la vista de Regla 6 contra Vázquez el 7 de diciembre pasado y en la cual la jueza Yazdel Ramos determinó no causa para arresto en cargos relacionados a violaciones a la Ley de Ética y el Código Penal.

Solo se hace referencia —a modo de resumen— a mensajes de texto y parte de las 14 declaraciones juradas de funcionarios y fiscales del Departamento de Justicia, los cuales fueron “testigos independientes cuyos testimonios claramente establecían los elementos del delito y su conexión con la imputada”.

Como parte de los “hechos esenciales”, los fiscales especiales independientes establecen que, días después de que ocurriera el escalamiento en una residencia donde estaba la hija de Vázquez, la funcionaria participó activamente de una reunión referente a los dos acusados, Tyrone Torres Betancourt y Francisco Soto Velilla.

“Fuera del proceso establecido”

“En la referida reunión la secretaria de Justicia, Wanda Vázquez Garced, examinó el sumario fiscal de dichos casos. La secretaria de Justicia intervino y propició que se asignara una asistente de víctimas en específico al caso de su hija. Las razones para la asignación de la asistente de víctimas en particular fueron de carácter personal y relativo a la licenciada Vázquez Garced. La asignación de la asistente de víctimas a testigos se hizo fuera del proceso establecido”, reza el documento.

Asimismo, los fiscales especiales independientes establecen que la secretaria intervino directamente con el personal bajo su supervisión para diversos asuntos relativos al caso, al tiempo que señalan que fue la propia funcionaria la que impartió la instrucción de que no habría preacuerdo para Torres Betancourt.

“El 1 de noviembre de 2018, la secretaria de Justicia admitió públicamente haber intervenido en el caso de su hija e intentó justificar su acción e incluso la minimizó faltándole a la verdad”, lee el documento.

Al descubierto ambiente “hostil”

Del relato de los fiscales, y los testimonios, también surge el ambiente “hostil” que hubo en el Departamento de Justicia con la investigación del escándalo de WhatsApp, por el cual solo fue acusado el expresidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), el exjuez Rafael Ramos Sáenz.

De hecho, la exfiscal Yanira Liceaga, quien formó parte del equipo investigador del escándalo de los chats de WhatsApp de la campaña electoral del gobernador Ricardo Rosselló, explicó cómo la pesquisa de este caso motivó su renuncia.

“El ambiente de trabajo en el (DJ) durante la investigación fue uno hostil, poco profesional y en ocasiones maltratante. Directamente recibí mucha presión como fiscal investigadora por parte de la secretaria de Justicia y (la jefa de fiscales, Olga) Castellón”, dijo.

“Reacción visceral”

“Por ejemplo, cuando en las reuniones con las personas antes mencionadas indicaba que la investigación estaba centrada en el exjuez (Rafael Ramos), la reacción de la jefa de fiscales y la secretaria de Justicia era visceral en cuanto tenía que incluir la participación de otros funcionarios, tales como la licenciada Itza García (subsecretaria de la Gobernación) y el licenciado William Villafañe (secretario de la Gobernación)”, abundó.

Liceaga alegó que “estas personas daban puños en la mesa durante la reunión, nos gritaban, usaban un tono de voces agresivas; y se ponían bien agresivas”. Además, indicó que minutos antes de salir a una conferencia de prensa en mayo de 2018, fue que Vázquez les informó que iba a anunciar que García la había intimidado.

“De la investigación de los FEI, surge que no existe prueba ni directa, ni indirecta de que la licenciada García intimidara a la secretaria de Justicia, ni obstruyera la investigación que estaba realizando el Departamento de Justicia respecto a los incidentes con el exjuez Ramos Sáenz”, concluye el informe.

Según alega la Opfei en el escrito, “desde antes de la transmisión de la vista del caso, hubo una extensa campaña en los medios que provocó expresiones públicas negativas, independientemente de las acusaciones que enfrentaba Vázquez Garced. Esa desinformación fue dirigida a minar nuestra labor fiscalizadora”.

En declaraciones a este diario, el licenciado José Andreu Fuentes, abogado de Vázquez, cuestionó en duros términos el informe al tildarlo de “acomodaticio”.

EL VOCERO intentó obtener una declaración de la Opfei sobre este informe, pero se dijo que ni los miembros del panel ni los fiscales especiales independientes van a comentar sobre el mismo.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario