15 noviembre 2021

La Comisión Estatal de Elecciones se propone renegociar el contrato con Dominion

Ajustan cambios para agilizar los procesos en la agencia

Aunque la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) enfoca sus esfuerzos en cumplir con las disposiciones del Código Electoral de 2020 para digitalizar aspectos de las operaciones que normalmente se llevan a cabo en las Juntas de Inscripción Permanente (JIP), las inconveniencias que han surgido con la empresa Dominion Voting Systems —la cual arrienda las máquinas de escrutinio electrónico— inclinan a la presidencia a perseguir cambios en el acuerdo.

El contrato con Dominion se ratificó en 2016 por más de $38 millones y expira el 1ro de julio de 2024, pero el juez y presidente de la CEE, Francisco Rosado Colomer, confirmó que la intención es renovar con Dominion, pero bajo términos distintos.

“Creo que el contrato hay que repensarlo. Creo que Dominion tiene demasiada potestad, no dominio, en la relación contractual”, expresó Rosado Colomer en entrevista exclusiva con EL VOCERO.

Según explicó, aunque existe comunicación abierta con la empresa, Dominion suele imponer sus determinaciones en asuntos de programación del equipo y sobre los materiales electorales que se usan. Como ejemplo, expuso lo sucedido con las papeletas del plebiscito Estadidad Sí o No de 2020, pues aunque la CEE prefería separar los recuadros entre ambas opciones para propósitos estéticos, Dominion rechazó la petición.

“Todavía yo no entiendo por qué no pudieron separarlos. Pero al punto de que me dijeron que no lo pueden hacer, no lo van a hacer, y eso fue a 48 días de la elección. ¿Qué voy a hacer si tu proveedor me dice que no lo voy a modificar y si lo modificas no te voy a garantizar los resultados?”, señaló Rosado Colomer.

Dominion provee a la CEE 6,075 máquinas de escrutinio, que requieren el mantenimiento básico de cargado de baterías cada cuatro meses, y hay entre 12 y 18 empleados que se ocupan de esta tarea. Sin embargo, una preocupación que le expresó al presidente de la CEE el subdirector de operaciones electorales, Daniel González, es que necesitan consultar a Dominion sobre la posibilidad de efectuar un mantenimiento a profundidad en las máquinas.

Otro asunto que resaltó es la imprenta, pues a pesar que por contrato Dominion debe certificar al menos cuatro imprentas, hasta la fecha y durante las pasadas elecciones solo habían certificado una imprenta para imprimir las papeletas de escrutinio electrónico.

El acuerdo también obliga a la CEE a procurar los materiales requeridos exclusivamente con Dominion bajo el argumento de que si los obtienen de un tercero no pueden garantizar resultados.

No obstante, para Rosado Colomer la alternativa no debería ser reemplazar a Dominion con otra compañía. Entiende que sería aún más problemático comenzar el proceso desde cero en medio de un año electoral, porque la fecha de terminación del contrato actual coincide con el próximo periodo eleccionario.

“Quizás es simplemente sentarse a la mesa y evaluarlo, porque tú ir a una compañía distinta conllevaría una modificación completa del sistema y entonces habría que ver también el aspecto económico porque esto no es ‘wishland’, aunque tú tengas un ‘wishlist’. Y yo no necesariamente pienso que hay que sustituirla, creo que hay que mejorar la relación”, dijo el funcionario.

Poco tiempo para ajustes

El presidente de la CEE afirmó que está en etapa avanzada el diseño de los nuevos sistemas de tecnología que el Código Electoral les ordena a poner en vigor para agilizar el registro de electores, las listas de electores en los colegios y la operación de la Junta Administrativa de Voto Ausente y Adelantado (Javaa).

Según dispone la ley, antes del 1ro de julio de 2022 la CEE debe habilitar un Registro Electrónico de Electores (eRE) y el Centro Estatal de Servicios al Elector (CESI). El eRE supone habilitar en el portal de la CEE un espacio para que los electores puedan realizar trámites que normalmente realizan las Juntas de Inscripción Permanente (JIP), mientras que el CESI servirá como centro de llamadas y apoyo por internet para proveer asistencia a los electores.

Aunque el Código Electoral dispone la creación de estos servicios para sustituir las JIP, Rosado Colomer insiste en que estas oficinas deberían reducirse a una por región electoral en lugar de una por municipio, pues aunque los esfuerzos son hacia la digitalización, es consciente de que muchos ciudadanos no cuentan con acceso al internet y por tanto dependen del servicio en oficina.

“Siempre va a haber alguien que necesite ese contacto físico para una transacción. Por ejemplo, con los que son más afines a la tecnología, yo creo que va a reducir la necesidad (de las JIP) en quizás un 60%-70%”, señaló.

“Mi interés sería que emulemos lo que están haciendo Panamá y Perú, y es tener quioscos. Porque a veces se nos olvida que hay muchos ciudadanos que no tienen computadora porque evaluamos la realidad personal y la extrapolamos a otras personas que quizás no tienen nuestra misma realidad”, agregó.

Al registro electrónico y al centro de servicios de la CEE le sigue en prioridad el diseño del listado electrónico —Electronic Poll Book—, cuya reglamentación deben tener lista antes del 31 de diciembre.

La función de ese sistema es comprimir dentro de una tableta portátil todos los listados de electores que los funcionarios electorales administran en los colegios de votación.

“Lo que pasa es que al tu digitalizar e integrar la tecnología al proceso te da más controles siempre porque tienes el rastro de las transacciones. Ese rastreo es mucho más confiable, para decirlo de una forma. Además de que tienes el almacenamiento, que es el costo del espacio, te lo economizas. Puedes usar mejor los espacios que tienes. Es más ágil el proceso”, aseguró Rosado Colomer.

Mientras estos trabajos se realizan, sigue pendiente el proceso de selección del nuevo presidente de la CEE —quien sustituirá a Rosado Colomer—, junto a los planteamientos legislativos que impulsan cambios al Código Electoral.

Deja tu comentario