Puerto Rico 02 junio 2020

La firma del nuevo Código Civil provoca un ramillete de reacciones

Diversos sectores de la sociedad que han tomado voz en esta discusión expresaron su sentir esta noche

Embed

La firma por parte de la gobernadora Wanda Vázquez Garced del nuevo Código Civil esta noche no pasó desapercibida entre los diversos sectores de la sociedad que han tomado voz en esta discusión, y que de inmediato reaccionaron a esta acción de la primera ejecutiva.

En el caso del Comité Amplio para la Búsqueda de la Equidad (CABE), grupo que insistió que este proyecto no debía ser firmado, catalogó su aprobación como “retroceso histórico”. Mientras, líderes del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico (Caapr) reclamaron que el Código Civil sea enmendado para extender a un año el periodo de implementación para darle oportunidad a readiestrar a todos los profesionales que intervienen en los procesos legales.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de lo Jurídico de la Cámara de Representantes, María Milagros Charbonier, dijo sentirse complacida del trabajo realizado por el equipo de profesionales que redactaron los nuevos libros del Código Civil.

Lamentan su firma

Portavoces del CABE aseveraron en un comunicado de prensa que el proyecto convertido en ley esta noche lacera los derechos de las mujeres y las personas LGBTTIQ+. Asimismo, reiteraron que las recomendaciones que ofrecieron para corregir el documento fueron ignoradas.

“Parece mentira que en el día que se comienza a celebrar el Mes de Orgullo LGBTTIQ+, la gobernadora convierta en ley un Código Civil que vulnera los derechos de las mujeres y la gente LGBTTIQ+. Es un ataque directo a la dignidad y la humanidad de las personas LGBTTIQ+. Por meses estuvimos alertando sobre las disposiciones lesivas a los derechos civiles de las mujeres y las personas LGBTTIQ+. Exigimos vistas públicas, ofrecimos recomendaciones, denunciamos lo que se tenía que corregir, pedimos que se vetara, pero fuimos ignorados. Este código representa un retroceso histórico a las conquistas de derechos humanos de las mujeres y la gente LGBTTIQ+”, indicó Amarilis Pagán.

Pedro Julio Serrano añadió que el Código Civil “lacera derechos” y “vulnera aún más a poblaciones vulnerables. Es inaceptable, es temerario y es inhumano”.

En esa misma línea, Carmen Milagros Vélez Vega argumentó que “con su lenguaje confuso y contradictorio, pone en peligro el derecho de las personas trans a atemperar su certificado de nacimiento, el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, el derecho a formar una familia como pareja de hecho tanto heterosexual como LGBTTIQ+, no reconoce los discrímenes prohibidos, no prohíbe explícitamente el discrimen en el matrimonio y la adopción y para colmo, las personas LGBTTIQ+ no son mencionadas efectivamente invisibilizándonos”.

Por último, Osvaldo Burgos apuntó que el país pierde con este nuevo Código e insistió que el proceso que se llevó a cabo para su discusión y aprobación fue atropellado y con sesgo religioso.

“La aprobación contó con la cantidad mínima de votos en la Legislatura. El lenguaje es confuso y contradictorio que da margen a interpretaciones lesivas a los derechos civiles. Peor aún, este código resultará en litigios en los tribunales que le costarán al pueblo cuando el gobierno tenga que defender su constitucionalidad, ya que hay derechos que son vulnerados. La gobernadora tuvo la oportunidad de hacer lo correcto, pero terminó en el lado incorrecto de la historia y así será juzgada”, puntualizó Burgos.

Piden enmiendas

Entretanto, el Caapr identificó decenas de enmiendas al texto que nunca fueron discutidas en vistas públicas.

“La Cámara de Representantes aprobó unas 80 enmiendas sin vistas públicas al proyecto original. En el Senado se incorporaron unas 66 enmiendas al proyecto sustitutivo de la Cámara, sin escuchar al pueblo. El proyecto de ley firmado hoy estuvo expuesto a 146 enmiendas que nunca fueron a vistas públicas. En 90 años el Código Civil vigente fue modificado 60 veces”, observó la licenciada Daisy Calcaño López, primera vicepresidenta del Colegio.

En términos parecidos se expresó el presidente del Caapr, Edgardo Manuel Román Espada, quien sostuvo que el organismo que preside denunció “la aprobación de un Código en esas circunstancias, a espaldas de los diversos sectores interesados en colaborar. Enviamos dos comunicaciones a la gobernadora solicitando el veto de la medida y su devolución a la Cámara. Esa era la ruta democrática. Es lamentable que nunca se contestaran nuestros reclamos”.

El ente insistió que es necesario extender a un año la etapa de implementación de la nueva ley, no solo para readiestrar a todo el personal legal, sino para para la introducción de los cambios que son necesarios en el conjunto de leyes.

“Hoy se deroga un Código Civil de 1930, que ya era anticuado, y cuyas disposiciones impedían el desarrollo social y económico de una sociedad moderna. Sin embargo, ha sido sustituido por otro Código que, aunque incluye adelantos importantes, también se queda corto frente a las aspiraciones puertorriqueñas. Este tema no queda aquí. Ahora comienza una jornada intensa para lograr dotar a nuestra clase jurídica y al País del conocimiento que permita implementar el código. Como primer paso, hay que introducir una enmienda urgente para extender a un año el periodo en que tardará en entrar en vigor”, expresó el licenciado José Javier Lamas, presidente de la Comisión de Derecho Civil del Caapr.

“Puerto Rico ha dado un paso hacia el frente”

La represente Charbonier, que desde la Cámara timoneó los esfuerzos para lograr el Código aprobado, dijo que el nuevo estatuto está “ajustado a las generaciones de hoy día”.

“Me siento sumamente contenta en haber aportado a este nuevo capítulo en la historia de Puerto Rico. Pues han sido largos años de espera para que nuestro sistema jurídico y nuestro pueblo contara con un Código Civil local ajustado a nuestros tiempos. Los nuevos seis libros añaden derechos a nuestros ciudadanos que antes no existían, y pueden estar seguros de que a todos se les trata con el mismo derecho, respeto, dignidad e igualdad que todos los puertorriqueños se merecen”, compartió la legisladora en declaraciones escritas.

De la misma forma, el vicepresidente de la Comisión de lo Jurídico, el representante José Enrique “Quiquito” Meléndez, expresó que “el nuevo Código Civil es una de las piezas legislativas más importantes aprobadas en las últimas décadas”.

Charbonier acompañó su comunicado con declaraciones de varios profesores y dos juezas retiradas, que también alabaron la medida. Este grupo está compuesto por los licenciados Ramón Antonio Guzmán, Miguel Garay Aubán, Evelyn Benvenutti Toro, Rubén T. Nigaglioni Mignucci y Juan David Vilaró; y las exjuezas Yolanda Doitteau Ruiz y Nidia Z. Jiménez.

Asimismo, el presidente cameral Carlos ‘Johnny’ Méndez Núñez recalcó la importancia de la firma por parte de la gobernadora.

Hoy cumplimos con el pueblo de Puerto Rico ese compromiso que hicimos a finales de noviembre de 2016, cuando anunciamos que como parte de la nueva agenda legislativa para enero de 2017 se encontraba el desarrollo de un nuevo Código Civil de avanzada, completo y con las garantías de ley para todos, sin distinción alguna”, puntualizó.

Fuente: elnuevodia.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario