Puerto Rico 04 octubre 2021

La generación de electricidad en Puerto Rico con energía renovable tomará tiempo

Advierten que podría tardar hasta 10 años y que hay opciones que no son megaproyectos

En medio de la peor crisis energética que ha vivido Puerto Rico desde el paso del huracán María hace cuatro años, las autoridades han establecido que una de las opciones hacia las que se mueve el País es la generación de electricidad por medio de fuentes de energía renovable.

Sin embargo, conocedores en el tema aseguran que no se puede proponer esa alternativa a corto plazo porque los proyectos podrían tardar hasta 10 años en empezar a producir la energía necesaria. Entienden que es un error dejar de darles mantenimiento a las plantas de generación que dependen de combustible fósil porque el plan trazado va a requerir al menos una década en lo que arranca.

Según se informó, la Isla apenas produce 5% de la energía que consume de fuentes renovables.

El presidente del Colegio de Ingenieros y Agrimensores y ex director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Juan Alicea Flores, expresó que es contradictorio dejar de cuidar la flota de generación —porque próximamente se sacará de servicio— y descansar en que pronto estarán listas las fuentes de energía renovable. Expuso que a su juicio no es tan sencilla la ecuación.

“Los que conocemos este negocio sabemos perfectamente que eso no es cierto. Aunque hay una política pública adoptada de que se va a transformar el sistema por uno que sea mayormente movido por energía renovable, la realidad es que eso tardará por lo menos 10 años todavía. Por eso es que las generadoras que hay se tienen que mantener al día y el problema es que ahora mismo no se está invirtiendo lo necesario para eso”, señaló en declaraciones a EL VOCERO.

William Ríos Mera, director de generación de la AEE, aseguró durante una vista pública en la Cámara de Representantes que el presupuesto de mantenimiento de la flota ha sido consistente durante los pasados cinco años.

Pero Alicea considera que quienes toman las decisiones de política pública deben asumir que no es verdad que esos proyectos de energía renovable estén a la vuelta de la esquina.

Según se indicó, a finales del mes pasado se debió publicar la solicitud de propuesta (RFP, por sus siglas en inglés) para la generación de 500 megavatios de energía renovable y 250 megavatios de almacenamiento. Esa fecha se retrasó para este mes.

En el cronograma entregado por la AEE al Negociado de Energía hace más de una semana se indica que la solicitud de propuesta podría estar en ejecución en junio de 2024.

La meta final según el Plan Integrado de Recursos (PIR) de la AEE es que en cuatro años el 40% de la generación provenga de fuentes alternas, lo que debe incrementar a 60% para 2040 hasta llegar al 100% para 2050, según estipula la Ley 17-2019, Ley de Política Pública Energética de Puerto Rico.

Tomás Torres Placa, representante de los consumidores ante la Junta de Gobierno de la AEE, aceptó que ha habido retrasos con la solicitud de propuesta para los proyectos de energía renovable: el primer proyecto tuvo dos meses de atraso y el segundo tres meses en la primera fase. Ambos están ante la consideración de un comité especial y hasta la fecha se desconocen detalles sobre su futuro desarrollo.

Aunque puede haber atraso en las restantes etapas de evaluación —en las que debe intervenir el Negociado de Energía, la Junta de Control Fiscal y la Junta de Planificación, entre otros— así como en la posterior etapa de construcción, Torres Placa entiende que no debe ser tanto como 10 años. “Lo importante es no seguir arrastrando los pies”, añadió.

Destacó que los proyectos de energía solar se deben hacer en áreas ya impactadas, como en los techos de instalaciones deportivas, en los estacionamientos o en áreas tipo ‘brownfield’, como la antigua refinería de petróleo Corco o el antiguo vertedero de San Juan.

“Si se hace bien lo haremos en un término razonable, pero si en estas etapas iniciales se hace mal, se evalúa mal, se hace mal el seguimiento, eso puede llevar a retrasos significativos o simplemente que no se puedan culminar; no estaríamos cumpliendo con el itinerario propuesto. Lo importante es que estas metas que tenemos para 2025 no podemos retrasarlas. Hay que cumplir con ellas porque si no vamos a quedarnos con unidades fósiles, viejas, caras, que sirven para darnos dolores de cabeza”, advirtió Torres Placa.

Otras alternativas

Arturo Massol, director de Casa Pueblo, la organización que ha colocado cientos de paneles energía solar en Adjuntas, afirmó que si el plan es construir megaproyectos que luego requerirán de transmitir la generación por cable a lugares distantes eso significaría seguir construyendo un sistema vulnerable a los huracanes, los terremotos y cualquier otro evento natural, aun cuando se produzca energía renovable.

Explicó que lo ideal es que haya pequeñas microrredes en los techos de los hogares para que no se afecten los terrenos de alto valor agrícola ni se eliminen zonas boscosas como se ha propuesto en el pasado. Agregó que para que ningún ciudadano se quede atrás, el financiamiento puede venir de los fondos federales ya designados a la reconstrucción tras el paso del huracán María.

Massol propone que las personas de escasos recursos no tengan que pagar, sobre todo si viven en zonas aisladas. Considera que las personas que tengan un ingreso medio pueden recibir 75% en ayudas y poner el 25% restante.

Detalló que según aumente el nivel de ingresos se cambie a que por cada dólar que el consumidor invierta el gobierno pareará hasta un tope. Afirmó que este modelo ayudaría a multiplicar los recursos y crear empleos en la Isla y se democratiza el acceso a la energía.

Un pedido al Negociado de Energía para que explique las razones para el atraso en el análisis de los proyectos de energía renovable no fue atendido al cierre de esta edición.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario