Puerto Rico09 mayo 2019

Lamentan el atraso de estados financieros

Expertos sostienen que esta práctica puede incidir en que la Isla no salga de la quiebra gubernamental

El atraso en los estados financieros auditados del gobierno acarrea una falta de transparencia que, en medio de los procesos fiscales que se ejecutan para alcanzar la reestructuración de la deuda, podría afectar la salida de la quiebra gubernamental y el retorno al mercado de capital, según varios expertos consultados por EL VOCERO.

Pese a que corresponde la entrega del estado financiero del año fiscal 2018-2019, la administración del gobernador Ricardo Rosselló entregó esta semana el documento correspondiente al año fiscal 2015- 2016 que la Junta Federal de Control Fiscal había solicitado hace dos años. El mismo refleja una deuda pública de $88,058 millones y un déficit acumulado de $70,295 millones, lo que representa un aumento de 4% aproximado al compararse con el déficit acumulado de 2014-2015.

La presentación del documento se da en momentos en que el ente federal acusa al gobierno de no mantener un presupuesto balanceado e insiste en que la falta de estados financieros puede afectar la reestructuración de la deuda pública, ascendente a más de $70,000 millones.

El director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf), Christian Sobrino Vega, indicó a EL VOCERO que “publicar los estados restantes es necesario para poder completar la recuperación fiscal de Puerto Rico”. No obstante, sostuvo que, a pesar de la demora, “en estos momentos hay más información financiera del gobierno que en cualquier otro momento”.

Invitación a los errores

Por su parte, el economista Santos Negrón, exjefe de Análisis y Estudios Económicos del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), entiende que la demora en la elaboración de los estados financieros obstaculiza e induce a error en la toma de decisiones del gobierno relacionadas a los acuerdos que se están generando para el repago de la deuda.

Sostuvo que las dudas y cuestionamientos sobre las finanzas de Puerto Rico retardará el acceso de la Isla al mercado de capital.

“La dinámica de política pública se supone que sea de mes a mes. Es algo anacrónico que lleva un mensaje aterrador. Crea un pánico desde el punto de vista de perspectiva económico y financiero. Mientras no existan cuentas claras y un perfil financiero como se les exige a las corporaciones, nuestro crédito va a estar en duda y en el mercado nos darán intereses más altos para cubrir el riesgo”, dijo Negrón.

Con esto coincide el economista José Caraballo Cueto, quien teme que la falta de datos e información concreta sobre las finanzas del gobierno alargue los procesos y afecte los acuerdos alcanzados. El experto indicó a EL VOCERO que no descarta que el gobierno tenga que acogerse a una segunda ronda de reestructuración de deuda en los próximos cinco a 10 años, producto de los generosos acuerdos a los que está llegando con los bonistas.

A diferencia de Negrón, Caraballo Cueto indicó que a su juicio y “tomando en consideración que el retraso en los estados financieros es una práctica histórica en la Isla, aun cuando todavía se tenía presencia en el mercado capital, esto no debe ser un determinante para atrasar el regreso”. No obstante, recalcó que es necesario que se mantengan datos claros para impulsar la credibilidad del País.

“Es un reflejo de los procesos anticuados del gobierno. Esto da la impresión de una falta de transparencia y puede que sea así, esto crea sospecha”, agregó Caraballo Cueto.

Impacto en el plan de ajuste

Por otro lado, John Mudd, abogado experto en quiebras, sentenció que la falta de datos actualizados podría repercutir negativamente sobre el plan de ajuste que se pretende radicar a final de año. “Esto probablemente tome más tiempo y con la falta de datos podría tardar aún más. Si se afecta el plan de ajuste, también se afecta la entrada al mercado. Otra quiebra es posible porque (la ley) Promesa no dice en ninguna parte que si sales de la quiebra no puedes reestructurar de nuevo en algunos años”, puntualizó.

La junta federal otorgó hasta el 31 de diciembre para recibir los estados auditados de 2016-2017 y exigió una fecha estimada para la finalización de la auditoría de 2017-2018.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Deja tu comentario