Puerto Rico 17 marzo 2022

Legislador insiste en hablar con empleados que reciben propinas antes de rendir informe de medida que elevaría el salario mínimo

El representante Domingo Torres García ha dicho que quiere escuchar a estos trabajadores y advirtió que sabe de comerciantes que prohibirían el pago de propinas si el proyecto se convierte en ley

El presidente de la Comisión de Relaciones Laborales de la Cámara de Representantes, Domingo Torres García, dejó entrever que no rendirá un informe sobre el proyecto de ley que propone elevar el salario de empleados que dependen mayormente de dietas hasta que conozca de primera mano, aunque sea confidencialmente, el sentir de estos trabajadores.

El representante Torres García dirige la evaluación del Proyecto de la Cámara 1133, que propone elevar al salario mínimo de estos trabajadores para que alcance el 75% del ingreso mínimo que reciben los demás trabajadores a partir del 1 de julio del 2022 y que alcance el 100% para el 1 de julio del 2023.

El salario mínimo para estos trabajadores, por disposición de la ley federal de Normas Justas en el Empleo, es de $2.13 la hora y se ha mantenido así desde el 1991.

El pasado 20 de febrero Torres García indicó a El Nuevo Día que escucharía en lo que se conoce como vista ejecutiva a estos trabajadores que cobran a base de propina.

Esta mañana, la Comisión de Relaciones Laborales retoma la discusión del proyecto con la participación del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos y de una abogada especializada en el derecho laboral, Vivian Santiago Trinidad.

“En cuanto al proyecto de propinas yo le envié cartas a todos los representantes y a los autores de la medida para que me consiguieran meseros para hacer una reunión ejecutiva y todavía estoy esperando que me los entreguen”, dijo Torres García. El legislador popular sostuvo que fijó en la carta una fecha límite y que ya pasó.

“Nadie ha respondido. Habría que tocar base otra vez con ellos”, indicó.

Cuando se le preguntó hasta cuándo estaría dispuesto a esperar antes de rendir un informe sobre el proyecto, Torres García insistió en que no recomendará un proyecto “que tendrá un impacto sustancial tanto en los meseros como en los restaurantes sin tener la parte de los meseros”, dijo. “Yo me tomo mi tiempo y no voy a bajar un proyecto como ese sin tener la información completa. Sería irresponsable si lo hago”.

El legislador de primer turno indicó que quiere hablar con los meseros para conocer qué porcentaje del salario mínimo sería aceptable para, según él, no colocar el peligro el cobro de propinas ante la posibilidad de que se encarezcan los precios de los productos debido a que se le estaría aumentando el salario base a estos trabajadores.

Torres García argumentó que ha escuchado de dueños de restaurantes que están dispuestos, según él, a de alguna manera prohibir o desalentar el pago de la propina en sus negocios si un proyecto como el que se propone es aprobado.

“Eso es más peligrosos todavía. Se van a presentar como un negocio libre de propinas y vas a colocar en desventaja al mesero”, señaló el legislador al plantear que el trabajador que cobra propina dejaría de devengar este ingreso.

En una vista pública en febrero de este proyecto de ley, propulsores de la medida señalaron que no hay manera de que se le pueda prohibir a un consumidor dejarle una propina a un trabajador que históricamente ha recibido este tipo de paga.

En una vista pública de la Cámara el 17 de febrero trascendió que, según datos recopilados por el Instituto de Estadísticas, al menos 10,000 personas trabajan como meseras y bartenders en Puerto Rico y el 70% son mujeres. También trascendió que múltiples estudios reflejan que estos trabajadores, pero particularmente las mujeres, están más expuestas a incidentes de hostigamiento sexual de parte de clientes. Otros trabajadores como los que laboran en salones de belleza, en negocios de lavado de autos, repartidores de comida y croupiers también trabajan a base de propinas.

El Departamento del Trabajo Federal encontró, al estudiar el periodo del 2010 al 2012, que el 84% de los más de 9,000 restaurantes estudiados incurrían en violaciones en el pago de sus trabajadores que dependían de propinas.

Fuente: elnuevodia.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario