Puerto Rico 05 noviembre 2021

Los menores de 5 a 11 años empiezan a recibir su dosis de Pfizer contra el covid-19

Ayer comenzaron a inmunizar 227,000 niños con la vacuna de Pfizer

Verónica Rosa esperaba en fila a las afueras del Departamento de Salud junto a Alejandro, su hijo de nueve años. Al entrar, encontraron música, princesas y superhéroes, una mesa con dulces, globos de colores y la razón que los llevó allí: la vacuna pediátrica contra el covid-19.

Rosa sonrió pensando en que vacunarían a su hijo. “Esto es un alivio”, reconoció. “Para que pueda andar por ahí, que pueda jugar con otros niños, que pueda ir a cumpleaños”, afirmó.

La mujer labora en la oficina de respuesta al covid-19 del Departamento de Salud. Ayer, cuando comenzaron las inmunizaciones contra el covid-19 en menores de 5 a 11 años, la agencia organizó un evento para que los hijos de los empleados fueran vacunados.

“Para mí esto es lo más esperado... poderla vacunar”, indicó Carmen Díaz, quien labora en la oficina de prevención del VIH y llegó para inocular a Mía Crespo, su hija de 10 años. Aunque la niña no se expresó tan eufórica como la mamá con la idea de recibir una inyección, sonrío con la idea de poder tener un poco de normalidad. Díaz explicó que en su familia inmediata, solo faltaba Mía por vacunar.

“Nos hemos privado tanto tiempo de compartir en familia. Lo poco que se hace se hace con mucho temor”, indicó.

Varios centros en la Isla comenzaron ayer a inmunizar a 227,000 menores con la vacuna pediátrica de Pfizer, que fue autorizada para la población de entre 5 y 11 años. Es una dosis más pequeña que la que se administra al resto de la población.

La vacuna estará disponible a partir de hoy en las cadenas de farmacias. Se espera que durante el fin de semana se inaugure un centro de vacunación pediátrico, a cargo de la organización Voces.

Ayer, el secretario de Salud, Carlos Mellado, administraba vacunas en la agencia entre personajes vestidos de Cenicienta, Iron Man y el Hombre Araña. Hacían sus mejores intentos para evitar los gritos y llantos. No siempre lo lograron.

“Los pediatras utilizan muñequitos, superhéroes y distracciones. Se tranquilizan un poco”, afirmó el secretario.

Explicó que en el caso de los más pequeños, la vacuna puede administrarse en el muslo en vez del brazo, y puntualizó que el tiempo de espera luego de vacunarlos es de media hora y no de 15 minutos, como ha sido la norma para los más grandes.

“La vacunación ha ido muy bien. Estuvimos esta mañana (ayer) en Naranjito y vacunamos bastantes niños. Vamos a estar esta tarde en el Hospital Pediátrico. Comenzamos en 20 centros de vacunación en la Isla y mañana (hoy) comienzan las farmacias y otros centros. El lunes comienza la vacunación en los centros 330”, detalló.

“La información que tengo es que han estado reaccionando superbien”, agregó.

Salud cuenta con 196 proveedores de esta vacuna pediátrica, a los que se suman las farmacias y los centros 330. El secretario adelantó que la semana próxima esperan vacunar a los menores que residen en Vieques y Culebra.

La principal oficial médico de la agencia, Iris Cardona, acudió ayer temprano al Centro Integral de la Montaña, en Naranjito, para comenzar el proceso de vacunación de la población pediátrica.

A preguntas de la prensa, destacó que una de las reservas más comunes contra la vacuna es la idea de que se desarrolló “muy rápido”. Expresó que la vacuna —tanto para adultos como para menores— estuvo sujeta a rigurosos estudios científicos y que se comenzó a administrar hace ya casi un año.

“La vacuna ha sido estudiada tanto en adultos, adolescentes y ahora en los más pequeños. Ha sido estudiada de forma rigurosa. No estamos inventando nada. Está avalada por la ciencia. La otra duda es cuando hablamos del RNA mensajero y ahí surge el concepto de que tiene que ver con el material genético y que nos van a poner un “chip”. Eso es un concepto errado. Realmente es una tecnología del Siglo 21”, sostuvo Cardona.

Sobre la posibilidad de que inmunizar más personas significa regresar a la normalidad, Cardona señaló que eliminar restricciones —como el uso de mascarilla— es “posible, pero no en la inmediatez”.

“Es un virus nuevo. No conocíamos al enemigo. Hemos tenido que aprender en un proceso acelerado y la ciencia lo ha hecho”, puntualizó Cardona. “Se ha puesto la ciencia al servicio de la humanidad”, acotó.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario