Turismo 02 noviembre 2017

María trastoca el turismo

Uno de los paraísos escondidos del municipio de Manatí desapareció. La llamada “Poza de las Mujeres” quedó sepultada bajo arena. La furia del huracán María transformó la geografía de la icónica playa, que había sido declarada como Reserva Natural en 1986.

La marejada ciclónica se unió al desbordamiento del río Grande de Manatí para crear una fuerza arrolladora que derribó a su paso casas, caminos vecinales y destruyó las enormes dunas que bordeaban el singular cuerpo de agua; que era utilizado sólo por mujeres de la alta sociedad en los años 1600, cuando Puerto Rico era una colonia española.

La carretera, que llevaba hacia la playa, caracterizada por sus aguas cristalinas de poca profundidad, ahora conduce a un nuevo cuerpo de aguas turbias.

Tras María, la “Poza de las Mujeres” quedó aislada, llena de piedras y escombros. Y ya no puede servir de sustento a los pescadores ni de atractivo turístico a quienes la visitan.

Embed

Fuente: americatevepr.com

Deja tu comentario